-De verdad lo vas a tomar?… te acabas de mear en los pantalones. Esto no es nada en comparación a lo que viene. No creo que tengas las agallas para meterte en esto. Mejor acabo con usted de una vez, dijo el tipo de la llamada.

-No, por favor, gritó Andrés, ahogado de miedo, sudoroso y con olor adrenalina desprendiéndose de sus glándulas corporales.

-Mañana tiene la primera misión. Si lo logra sin cagarse, estarás dentro. Sino, al final de la tarde será hombre muerto. Despídase de los suyos de una vez. No creo que seas capaz.

El recuerdo de ese primer carrito amarillo que le regaló el abuelo Felipe. Una Navidad con los Ugalde. La graduación de sexto grado. La cara de su madre cuando le quebró el famoso florero azul. Y el rostro de su esposa dormida la noche anterior. Todos esos pensamientos desfilaban por su atormentada cabeza. Su vida en segundos. Quería salir corriendo, gritar. Comenzó a caminar en círculos al rededor del lago de la Sabana. Sus pensamientos sin control lo aterraban. Metió las manos en el agua. Se refrescó la nunca y se decidió. «No volveré a deberle a los bancos, ni a vivir de quincena a quincena. Cueste lo que me cueste», dijo.

Regresó a su casa. Se bañó y puso su cara de indiferencia y para él la vida continuó.

Hannah, que tenía rato despierta, tomaba el desayuno para ver atender pacientes. Pero en su corazón algo se desprendió. Un sin sabor daba vueltas. Una pena comenzaba a florecer. Desconocía el origen de sus sensaciones. Pero, desde ese día el amor hacia Andrés, se reventó, definitivamente.

¿Como se logra?

Marcela no podía dejar de pensar en las palabras de Hannah sobre la conexión en el matrimonio.  Será que si logramos conectarnos podríamos resolver todos los males?, Ricardo estaría dispuesto?

-Ricardo, sé que nuestra relación viene flaqueando y nuestros problemas económicos ya no dan más. Pongamos las cartas sobre la mesa. Querés intentarlo?

-Ahy Marcela, vos siempre trágica. Haré lo que sea necesario para demostrarte que me seguís interesando como mujer. Pero si estoy ahogado en las deudas. Ya no doy. Debemos más de US$250 mil. Mi salario es de US$8 mil mensuales.

-Trabajemos en la conexión Ricardo. Luego nos preocupamos por las deudas. Debemos estar fortalecidos como pareja primero.

Hannah, a sabiendas de que lograr la conexión en un matrimonio es una tarea llena de creatividad, hace muchos años hizo una guía para sus pacientes. Se la envió a Marcela con la siguiente advertencia:

«Marcela, te mando esta guía para lograr la conexión con tu esposo. Esto no garantizará tu éxito. Pero, en el camino, descubrirán si el barco debe o no sostenerse. La clave está en ser sinceros con la verdad de su corazón. No se engañen a ustedes mismos», advirtió Marcela.

Guía para reconectar con la pareja

En el próximo capítulo conocerás la primera misión peligrosa de Andrés. Y como esa decisión dañó, profundamente, su vida y la de Hannah.

 

Recuerda que todos los jueves 6:30 pm, hora Costa Rica, tengo mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas por mi canal de You Tube: Dra. Finanzas.

Y Recuerda: Organízate, Invierte y Sé Libre!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.