Corría de lado a lado; brincaba y se bajaba; brincaba y se bajaba; la fiebre le estaba dando una extraña inyección de energía, más de lo acostumbrado. Entre  risas nerviosas y  desesperación su madre no se atrevía a calmar a su hermosa pequeña. Luego de varias semanas entre cita y una cita, la familia Altamirano se quedó sin el dinero suficiente para investigar las calenturas repentinas de su niña de 4 años. Y es que hubiese deseado tener el mejor seguro de gastos médicos mayores.

Tenían un seguro corporativo que les cubrió hasta US$175 mil, los cuales se fueron en exámenes, medicamentos y más pruebas. A falta de un diagnóstico certero y ante la desesperación optaron por vender uno de los vehículos y unas cuantas joyas.

Esta semana sus familiares, amigos y vecinos iniciaron una campaña para recaudar fondos. El seguro corporativo llegó a su límite, faltaban baterías de exámenes y pagar nuevos médicos que se sumaban a la investigación. La gran pregunta: ¿Cómo escoger un seguro para gastos mayores?.

Antes de firmar un Seguro de Gastos Médicos

¿Qué son Gastos Mayores?

Existen dos tipos de seguros de gastos médicos: Los que cubren gastos menores (tos, resfríos, alergias, operaciones pequeñas, quebraduras, mocos, y padecimientos de menor costo). Y otros, para gastos mayores, relacionados con enfermedades más serias como cáncer, diabetes, accidentes graves, problemas endocrinos, entre otros.

El tema es que normalmente, los seguros corporativos, por su baja cobertura, únicamente, pagan cosas menores y los costos que se suman al inicio de alguna enfermedad seria.

Muchas veces la gente dice que nunca se enferma y por eso no ocupa ese tipo de seguro. Precisamente, está en el momento indicado para contratar uno bueno que lidie con los gastos médicos mayores y que no acabe con su patrimonio o con los ahorros de toda la vida.

7 Consejos al comprar un seguro

4 Claves para Contratar el Mejor

1) Revise muy bien los antecedentes médicos de sus familiares. Por ejemplo, si varios murieron de padecimientos cardiacos, mejor contrate un seguro cuya cobertura sea superior al millón de dólares. Para que tenga una idea, un cáncer gástrico puede costarle unos U$350 mil.

2) Es importante que tenga cobertura mundial. Es decir, que usted pueda tratarse su padecimiento en los mejores hospitales del mundo.

3) Si tiene seguro corporativo entonces, contrate el seguro de gastos mayores con un deducible alto (superior a los US$5.000), ya que el de su empresa le hará frente al deducible de su nuevo segurito.

4) Investigue que la aseguradora a contratar tenga buenas re aseguradoras que le respalden y que esté supervisada por las autoridades de seguros de su país. Nunca contrate empresas que no siguen los lineamientos de un país, pues nada garantiza que estarán ahí para cuando usted los necesita.

Por favor, compartí este artículo con tu círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te invito a descargar mi PodCast: Dra Finanzas en itunes, Ivoox o Sound Cloud. También búscame en mi canal de you tube: Dra.Finanzas.

También podés hacerme tus preguntas en vivo por el Facebook Live Consejos Prácticos para tu Bolsillo. Te espero todos los sábados a las 10:00 am.

Y Recuerda ¡Organízate y Sé Libre!

 

 

 

 

 

Estaba ¡tan molesto! Que su esposa no quiso tocarle el tema durante el almuerzo. Y es que Jorge tenía razón. Durante sus vacaciones por Europa, su hijo menor enfermó, lo llevaron a un hospital de la localidad y cuando les tocó pagar los US$3.500 se dieron cuenta de que su seguro NO tenía cobertura internacional.
Hacía unos meses su agente vendió un seguro “internacional”. Lo que el mismo vendedor desconocía era que la cobertura servía en su país de residencia y en Estados Unidos. Pero Europa, estaba excluida.
Así que a Jorge no le quedó más remedio que vender su bicicleta de carreras y unos cuantos juguetes electrónicos para saldar la factura del hospital europeo.
La pregunta es: ¿Cómo se escoge un seguro de gastos médicos?
El primer paso es tener clara cuál es tu necesidad y la de tu familia. Aquí algunas preguntas que debes hacerte:
1) ¿Quiero un seguro para cosas pequeñas (tos, mocos, apendicitis, quebraduras, resfríos estacionales)?.
2) ¿Quiero un seguro para cosas grandes (cáncer, diabetes, problemas endocrinos, accidentes muy aparatosos)?.
3) ¿Quiero un seguro que incluya todo lo anterior?
Con esas respuestas claras, viene el segundo tema: La cobertura.
Por cobertura se entienden dos cosas: el país donde mi seguro tiene vigencia y  el monto que el seguro pagará de mis gastos médicos, después del deducible
Escoger  cobertura
4) ¿Me interesa la cobertura solo en mi país?
5) ¿Quiero cobertura en Estados Unidos?
6) ¿Quiero que tenga cobertura en mi país y en Latinoamérica?.
7) ¿Quiero  cobertura en mi país y en USA?
8) ¿Quiero cobertura mundial?
También se entiende por cobertura el monto por el que tu familia estaría cubierta. Y en esto hay tantas posibilidad como compañías de seguros existen en el mercado.
Van desde US$150 mil a U$5 millones. Obviamente, entre mayor sea el monto a cubrir mayor será el monto a pagar.
Escoger el Deducible
El deducible es aquel monto que usted tiene que sacar, de su bolsillo, y pagárselo a las instancias médicas (hospitales, clínicas, laboratorios, consultorios y farmacias). Una vez que el cliente cumplió con el deducible el seguro comienza a funcionar.
Mi recomendación es que éste sea igual a tu fondo de emergencia. Es decir, si tu fondo de emergencia es de U$2.500, entonces puede escoger este deducible.
Por el contrario, si tu fondo de emergencia es de US$200 entonces asegúrate que el deducible sea similar a esa cifra.
Entre más alto el deducible más barata la mensualidad que vas a pagar por tu seguro.
Es importante recordar que el seguro NO es una inversión, es una protección. Ojalá nunca tener que utilizarlo. Pero si algo sucede, como en el caso de Jorge, es mejor estar bien protegido.
7 Consejos al comprar un seguro
Más Cobertura
Los seguros de salud incluyen otras cosas que pueden ampliar tus posibilidades. Aquí te detallo algunas:
9) ¿Te interesa que incluya seguro de vida?
10) ¿Que cubra maternidad y sus complicaciones?.
11) ¿Que pague incapacidad total y permanente del titular?.
12) ¿Que cubra el 100% de tus gastos o estás dispuesto a pagar una parte. Por ejemplo, hay seguros que cubren solo el 75%, 80% ó el 90%?.
13) ¿Con asistencia viajera?.
14) ¿Que incluya repatriación de restos mortales?
15) ¿Servicio de ambulancia aérea?
16) ¿Cobertura para transplante de órganos?
Con las respuestas anteriores tendrás una idea clara de cuál es el seguro de gastos médicos que mejor se adapta a tus intereses. Ahora sí, llego el momento de buscar una buena compañía y un buen agente.
¿Preparado para una tragedia?
Otras recomendaciones:

  1. Que la aseguradora está regulada y tenga oficina en tu país. De lo contrario, tu historia médica podría volverse una entera pesadilla.  Desconfío de aquellas empresas que no quieren someterse a la legislación  y no pagan el derecho de operación en ese país. Pues, nada garantiza que estarán dispuestos a cubrir tus gastos médicos.
  2.  Que los cobros te los realice, directamente, la compañía de seguros y NUNCA el agente.
  3. Que la compañía cuente con, al menos, 10 años de experiencia en el mercado.
  4. Que tenga casos de éxito conocidos y que podás ubicarlos fácilmente. Es decir, que no sean inventos en una publicación de Internet. Recordá que la web aguanta lo que le pongan).
  5. Preferiblemente que cotice en bolsa y tenga una calificación superior a A+.
  6. Que tenga re aseguradoras conocidas y con buena calificación de riesgo.

Ticos Inmortales
Por favor, compartí esta publicación con tu círculo de influencia y ayudame en mi lucha contra la esclavitud financiera.
No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tu Podcast de i Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live: (www.facebook.com/acoyolpartidocoyolcomido) en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Orden.
Y recuerda:Organízate y sé libre.

Imagínese lo que le pasó a don Julio Sandoval. El señor de 50 años pagó casi US$3 mil dólares, de un solo tiro, creyendo que su familia estaría protegida y él podría disponer de algún dinero unos 20 años.
¿Cuál fue su sorpresa?, primero, que la cosa que le vendieron NO era un seguro de vida. Era simplemente un ahorro. Segundo, que esa compañía no tienen ningún respaldo local ni internacional. Incluso, estaba prohibida en otros países. Como decimos los ticos, era marca “patito”. Por lo tanto, no tenemos garantía de que, efectivamente, le devolverán el dinero en algún momento.
Y es que con la plata y la salud no se juega.
Antes de adquirir un seguro de vida o gastos médicos tome los siguientes consejos:
1) Revise que la compañía, efectivamente, tenga el respaldo de las autoridades de seguros de su país. Éstas tienen páginas donde publican información de aquellas empresas que son supervisadas, controladas y reguladas a diario. En el caso de Costa Rica, puede buscarlas en www.sugese.fi.cr
2) Verifique que efectivamente, la compañía esté respaldada por re aseguradoras de prestigio. Es decir, son otras compañías de seguros que se van a hacer cargo de los compromisos con el cliente en caso de que la aseguradora primaria tuviese algún problema de insolvencia económica.
3) En el caso de un seguro de vida, como su nombre lo dice, es aquel que protege la vida del titular. Y si éste fallece, a la familia le dan la indemnización contratada. Para calcularlo haga el siguiente ejercicio:
Primero sume todos los gastos mensuales de su familia. Luego réstele los gastos de quien sería el titular (la persona que podría fallecer). Ese monto multiplíquelo por 12 para determinar sus gastos anuales. Ahora, multiplique ese resultado por 10 ó 12. Eso le dirá cuánto necesita para mantener el mismo nivel de vida durante los próximos 8 años. ¿Por qué no dije diez años o 12?, simplemente, por el incremento en el costo de vida.
A partir de este dato, puede escoger el seguro de vida que mejor le convenga.
4) En cuanto a los gastos médicos tome en cuenta los siguientes aspectos:

  1. a) Tenga un seguro que le cubra enfermedades que uno nunca quiere mencionar como el cáncer. Y que pueda acceder a la mejor medicina, según sus posibilidades económicas.
  2. b) Tenga un seguro que le cubra los mocos, la tos y cualquier caída. Es decir, para cosas pequeñas.
  3. c) Tenga aquel seguro que protegerá su patrimonio. ¿Qué quiero decir con esto?, que si viene una enfermedad seria, usted no termine deshaciéndose de su casa, la finca, sus lotes y hasta su alma para cubrirla.

5) No se atenga a que su empresa le paga un seguro corporativo. Porque ese seguro terminará el día que usted salga por la puerta de esa compañía. Y si para ese momento, usted tiene alguna pre existencia (una enfermedad), es muy probable que ya no sea asegurable. O al menos, la nueva aseguradora no le cubriría nada relacionado con su padecimiento. Mi consejo es: tenga su seguro personal.
6) Los seguros se contratan cuando usted está joven y sano. Después, le saldrá muy, muy caro. Y el riesgo de no ser asegurable aumenta con la edad.
7) Recuerde, los seguros son una protección NO un negocio. Ojalá nunca tenga que usarlos, pero si algo sucede, son los únicos que le acompañarán en los momentos más amargos de su vida.
https://misfinanzasencontrol.com/2017/10/14/preparado-para-una-tragedia/
Si quiere revisar su cartera de seguros solo escríbame a monica@misfinanzasencontrol.com
No se pierda la próxima publicación. Hablaremos de los seguros con ahorro, sus pros y sus contras. Por favor, compartí este artículo con tu círculo de influencia y bajá mi Podcast en i tunes Consejos Prácticos para Tu Bolsillo en i tunes y escribime una reseña. Te lo agradeceré muchísimo.

Perder tu casa, trabajo, autos, propiedades y el esfuerzo de muchísimos años, será el resultado si viene una tragedia a tu vida y no estabas preparado, económicamente. Si quieres ver el artículo completo e imprimirlo solo dale clik Ticos Inmortales.

Y si quieres escucharlo, solo dale click al link que está aquí abajo.
[iframe style=”border:none” src=”//html5-player.libsyn.com/embed/episode/id/5840135/height/100/width/480/thumbnail/no/render-playlist/no/theme/custom/tdest_id/532270/custom-color/#87A93A” height=”100″ width=”480″ scrolling=”no” allowfullscreen webkitallowfullscreen mozallowfullscreen oallowfullscreen msallowfullscreen]
Check out this episode!

Ligia tenía 36 años, nunca fumó, ni bebió licor, no es fiestera, hace ejercicios desde los 12 años; come frutas y verduras en abundancia; se toma sus dos litros de agua… Cualquiera de nosotros podría decir que Ligia es sumamente saludable.
Pero, lamentablemente, hace 5 años le diagnosticaron un cáncer de seno inflamatorio, siendo uno de los más agresivos e invasivos.
A partir de ahí la vida de esta joven transcurre entre exámenes, tratamientos, esperas, vaivenes emocionales, y los ahorros de, prácticamente, toda la familia se diluyen entre los mejores especialistas del país.
Lamentablemente, cuando tenía 30 años, una amiga le ofreció un seguro de gastos médicos con una cobertura de US$500 mil. Pero, Ligia le dijo que era demasiado joven y saludable para pensar en eso.
Prefería comerse esos US$75 dólares mensuales, que le costaba el seguro en ese momento, que gastarlos en un seguro médico.
A que no sabías…
Y es que el caso del Ligia no es el único. De acuerdo con el último estudio realizado por el Ministerio de Salud sobre la siniestralidad de Costa Rica, dice que “numerosas evidencias científicas señalan que prácticas como el sedentarismo, inadecuada alimentación y el consumo del tabaco, son el principal factor de riesgo clave en el desarrollo de enfermedades no transmisibles”.
De acuerdo con el análisis del Ministerio de Salud, nuestro país tiene DOS décadas de que los ticos nos morimos por enfermedades cardiovasculares, obesidad, hipertensión, diabetes y diferentes tipos de cáncer.
La Encuesta de Factores de Riesgo Cardiovasculares, realizada por la CCSS en el 2010, dirigida a mayores de 20 años, encontró una prevalencia del 31,5% de hipertensión diagnosticada y 6,3% no diagnosticada, lo que da una prevalencia nacional de 37,8%. Eso significa que entre 3 ó 4 ticos mayores de 20 años son hipertensos.
Esa misma encuesta determinó que 4 de cada 10 costarricenses mayores de 20 años tiene valores altos de colesterol.
La prevalencia de sobrepeso fue de 36%, mientras que la obesidad fue del 26%.
Lo que más preocupó a la CCSS es que la mayoría de los encuestados presentaron más de un factor de riesgo.
Muertes antes de los 60 años
“La tendencia de la mortalidad prematura de las enfermedades no transmisibles ha tenido muy poca variación, y en el caso del cáncer y la enfermedad isquémica del corazón más bien se observa un incremento”, asegura el estudio de la CCSS.
Las muertes prematuras (entre los 30 y los 69 años de edad) representa el 20% del total de las muertes ocurridas en el último estudio (2012) y el 55% del total de muertes en este grupo de edad.
Dentro de las muertes prematuras el cáncer aporta la tercera parte de las defunciones antes de tiempo, seguida de la enfermedad isquémica del corazón con un 16%.
Además, otro estudio de la Organización Mundial de Salud (OMS) dice que más de 9 millones de las muertes atribuibles a las enfermedades no transmisibles se producen en personas menores de 60 años; que afectan a hombres y mujeres por igual y que para el 2008 habían más de 1.500 millones de adultos (entre los 20 años y más) con sobre peso. Y Costa Rica es parte de esas alarmantes cifras.
Muertes asociadas al fumado
Aunque, en Costa Rica, el consumo del tabaco ha disminuido, en los últimos años, un estudio realizado por el Instituto de Efectividad Clínica y Sanitaria (IECS) de Argentina, el Ministerio de Salud de Costa Rica y la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), reveló, en enero del 2017, que la recaudación por impuestos al tabaco no llega a cubrir ni el 30% del gasto anual en que incurre la seguridad social, al atender las enfermedades resultantes del consumo de cigarrillos como problemas cardíacos, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), neumonía, accidentes cerebro vasculares (ACV) y cáncer.
Solo en Costa Rica, el tabaquismo genera un costo directo anual de 129 mil millones de colones, lo que equivale al 0,47% del Producto Interno Bruto (PIB) y al 4,8% anual de TODO el gasto público en salud al año.
Relacionadas con el tabaco, anualmente, se dan: 1.747 muertes; 1.369 enfermedades cardiacas y 145 cánceres al año. Según el estudio, el 12% de todas las muertes que se producen en Costa Rica son por causa del tabaco. También se incluyen fumadores pasivos.
Los años de vida perdidos, como consecuencia de fumar son en promedio 6 años de vida en fumadores y en ex fumadores cerca de 3 años.
Masacre en las carreteras
Cada hora hay 10 accidentes de tránsito.
La muerte en nuestras carreteras ya se considera una epidemia. Según el Ministerio de Salud, por año, mueren más de 700 ticos y muchos quedan heridos o con lesiones permanentes.
“Los accidentes de tránsito le cuestan al país 1% del Producto Interno Bruto. Y cada accidente tiene un costo promedio de unos 20 millones de colones por persona”, asegura el análisis del Ministerio de Salud.
El 30% de los ingresos a las salas de emergencias de los hospitales se debe a los accidentes de tránsito.
Pero nos creemos inmortales
Aún con las estadísticas mencionadas, los costarricenses aseguran sus autos, sus bienes. Pero su activo más importante, su vida, anda suelta por la calle sin ningún tipo de protección.
Démosle un vistazo a las estadísticas de la Superintendencia General de Seguros (SUGESE). Del total de ingresos por primas en el ramo de los seguros voluntarios un 31% se fue para asegurar los autos y solo un 18% y un 19% para asegurar la vida y la salud, respectivamente.
Muchos de los costarricenses se atienen a los seguritos que ofrecen los bancos de manera expedita. Pero jamás, se dan a la tarea de leer las condiciones de tales seguros y si realmente, serán o no, cobrables en el tiempo. Inclusive, no se toman unos segundos para pensar si será esa la protección que su familia necesita.
Peor aún, muchos creen que están salvados con el seguro de vida que tomaron con la hipoteca de su vivienda. Pero ¡Sorpresa!, ese seguro NO le pertenece a usted, el dueño legítimo es el banco.
Aquí le lanzo algunas preguntas:
1) ¿Qué pasaría con su familia si usted fallece hoy?
2) En caso de estar asegurado, ¿Cómo sabe si ese es el seguro que su familia, realmente, necesita?
3) ¿Tiene claras las coberturas de sus seguros de vida y gastos médicos?
4) ¿Tiene un seguro de gastos médicos que le permita sufragar, en el mejor hospital del mundo, el mejor tratamiento del mundo, para una enfermedad seria?.
5) ¿Sabía que los seguros del Instituto Nacional de Seguros (INS), no son la mejor opción?. En el mercado existen otros seguros mucho mejores y a un precio muy accesible.

No se pierda el próximo artículo sobre cómo se calcula un seguro de vida y qué condiciones debe tener. También les explicaré los elementos básicos que debe incluir un seguro de gastos médicos.

Si quiere que valore su protección familiar y le recomiende el mejor seguro para usted y sus seres amados, solo escríbame a monica@misfinanzasencontrol.com.