Tuve una cita y muy amorosa con mi yo de 5 años. Verás, a esa edad se divorciaron mis papitos. Fue el momento más doloroso de toda mi vida. Ni siquiera mi diagnóstico de cáncer, fue tan desgarrador como la imagen de ver a mi papi salir de la casa. Que gran dolor! y cuando te escribo se me vienen lágrimas.
Eso provocó una serie de conductas y creencias que me convirtieron en la mujer que soy. En las redes solo puedes ver mi faceta linda y exitosa, pero tengo mi lado oscuro y muy oscuro. A mis casi 50 años nunca superé la pérdida de mi núcleo familiar.

Eso me trajo una madrastra, a quien amo con el alma y le digo mamá. Un padrastro que se convirtió en mi gran soporte. Y 4 preciosas hermanitas (bueno ya tienen más de 35 años) con quienes he podido disfrutar, pelear, compartir, llorar y amar. Así que Dios también tenía planeada la pérdida de mi hogar.

Volviendo a mi Date, decidí tomarme un café con la Moniquita de 5 años y contarle cómo está mi vida ahorita. Qué hice muy bien. Que no hice y qué quiero desarrollar.  Ese encuentro fue muy interesante.
Le pedí perdón, lloramos juntas. Nos reímos. Nos abrazamos, nos dijimos te amo. Nos felicitamos y pude verla a los ojos y explicarle que a pesar de todo, es una excelente mamá.  Tiene 3 hijos maravillosos, maduros, felices y sanos.

​En ese encuentro, sucedió  algo que necesito compartirte: «la dejé ir… Es decir, me despedí de ella. Y le dije «no quiero que sigas sufriendo por cosas que ya no tienen remedio. Ya pasaron. Perdona, y perdónate. Pero necesito volar sin las ataduras que me pones. Necesito limpiarte las lágrimas, curarte las heriditas que aún arrastras y decirte: amor, lo vamos a lograr. Puedes irte. Tus caprichos y locuras de niña me están impidiendo madurar y eso me está afectando el crecimiento. Ocupo crecer, le dije. Adiós».

Justo, cuando di mi último adiós y entendí el por qué de ciertos comportamientos, buenos y malos, algo se desató en mi corazón. Un alivio. Una paz. ​Una plenitud inexplicable. Te aclaro que ese encuentro estuvo acompañado de oración y algunas lecturas de citas Bíblicas.

Ahora más que nunca tengo claro mi norte y qué cosas no debo repetir. 

Pero lo más lindo será mi encuentro con mi yo de 70 años. Quiero que esa viejita sexy, jajaja, se sienta muy orgullosa cuando converse con la Moniquita de 47 añitos.

¿Qué tiene que ver esto con las finanzas?…. muchísimo.

No soy psicóloga ni pretendo serlo. Estos comentarios están sustentados en muchos años de estudio del comportamiento financiero, tanto de mis clientes, como de los clientes de mis mentores, maestros y otros colegas.  Siempre recomendaré ir a un profesional en psicología para atender cada caso en particular. 


1) En tu crianza deben haber asuntos que aún no haz resuelto y esos te impiden tomar buenas decisiones financieras. Por ejemplo, en tu familia hubo mucho dinero o no no hubo del todo. Eso te lleva a tomar decisiones erradas.

2) A lo mejor tenés programaciones equivocadas con relación a la plata: Por ejemplo: «No pida eso porque no podemos comprarlo»… «Somos pobres»… «No amor, eso es para los ricos, nosotros no lo somos»… «no podés ir, no hay plata»… «No tenemos dinero». «El dinero es pecado». «El Dinero corrompe a la gente», etc.

3) Papá ausente. A lo mejor en tu familia nunca hubo un papá proveedor y eso te mueve a gastar o endeudarte para darte a tus hijos lo que tu padre no te dio. O tenés una vida financiera, fuera de las posibilidades de tu billetera, con el objetivo de demostrarle a ese papá imaginario, que lo lograste.

4) Ausencia de atención maternal. Muchas veces, la carencia de una adecuada atención de parte de la mamá, lleva a los hombres a querer «comprar» a las mujeres con regalos o cosas materiales. Claro, hablo en casos extremosos. No me refiero a chicos detallistas. Esa falta de atención, en muchas ocasiones, los hace tener malas relaciones con el sexo femenino y suplen esa carencia con posesiones que les llevan directo a la deuda.

5) Papás divorciados y chicos criados con padrastros: Si los padrastros fueron inspiradores y amorosos acá no hay problema. El asunto es cuando fueron abusivos. En muchas ocasiones los niños quieren salir de ese abuso y se convierten en adultos que tratan de llamar la atención con opulencia y despilfarro. Con falta de auto control. Es como una rebeldía oculta detrás de un carro o una casa que definitivamente no pueden pagar.

6) Mucha abundancia o mucha escasez.

7) La historia que te contaste. Cuando tenía entre 12 y 14 años, no preciso. Solìa imaginarme que tenía varios negocios al unísono. Que mi oficina estaba en la cúspide del edificio de la Contraloría (jajaja siempre soñé con ese hermoso edificio). Además, me imaginaba con el pelo de colores. Esa parte si no tengo idea por qué?. Pero hoy puedo darme cuenta como la historia que me conté en ese momento se hizo realidad. Hasta mi pelo. Solo que aún no compro el edificio de la Contraloría. La mente es muy poderosa. Cuál historia te contaste y qué debes re plantear de ese cuento?

Abandonando a tu Yo niño

Llegó la hora de dejar todas las historias, heridas y victorias pasadas. Despedirte de tu Yo niño y abrazar a tu yo viejito con todas las fuerzas. 

Acá te comparto algunos tips:

Tip 1: Agenda una cita con tu Yo pequeño.

Tip 2: Llora, habla. No pasa nada. Todo se vale.

Tip 3: Pide perdón y agradece.

Tip 4: Toma un  cuaderno y reescribe la historia.

Tip 5: Plantéate un reto fácil de cumplir y de corto plazo.

Tip 6: Cuéntate una nueva historia.

Tip 7: Analiza con qué recursos cuentas en este momento. Tiempo, edad, disponibilidad, etc. Te digo esto porque en mi caso, al estar entrando a la otra mitad de la vida. He tenido que hacerme un replanteamiento de mis posibilidades. Por ejemplo: Ya no puedo optar por una beca para estudiar en China. Así que eso no tiene sentido. Pero sí puedo hacer crecer mis negocios. Si puedo estar en la directiva de otros negocios. Si puedo seguir ayudando a ejecutivos a salir de la deuda, etc.

Tip 8: Habla con tu yo de los próximos 20 años y escríbele una carta. 

Si se te ocurren nuevas ideas, por favor, compartímelas acá mismo en los comentarios y comparte este artículo con tu círculo de influencia y así me ayudarás en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Y te espero todos los jueves en mi programa en Vivo Consultas con la Dra. Finanzas, a las 7:00 pm hora Costa Rica, por mi canal de you tube.

Y Recuerda: Organízate, Invierte y Sé Libre

«Hay tres tipos de personas en este mundo: primero están las que hacen que ocurran las cosas, luego están las que ven como ocurren las cosas y, por último, están las que preguntan qué ha ocurrido. ¿Cuál quieres ser», Steve Backley.

Cuando analizamos a los multimillonarios nos damos cuenta que son inconformistas. Es decir, están en la constante búsqueda de soluciones. Ellos identifican un problema. Le ponen la mira, trabajan duro y conquistan el mundo.

Me encanta leer bibliografías y estudios de multi millonarios, y todo material que  detalle sus hábitos y patrones conductuales para, literalmente,  copiarlos.  

Me impresiona la vida de Jeff Bezos, el creador de Amazon. De Elon Musk, dueño de Tesla y de la nueva tecnología de mundos espaciales. Amo a Lei Jun, creador de Mii, uno de los unicornios chinos que le pone la mano a Apple;  Jack Ma, fundador del imperio Alibaba. o Ren Zhengfei, fundador de Huawei.

¡Cuidado! con el "Síndrome del Beverly Rico"

8 Consejos

Todos, absolutamente, todos los hombres de éxito tiene características muy similares:

  1. No toleran las zonas de confort.
  2. Si no hay solución a un problema específico la inventan y no piensan en el dinero. Solo ejecutan. Eso me encanta.
  3. Delegar. Personalmente, les cuento que estoy trabajando en esto. Mi corazón necesita estar preparado para contratar una asistente personal, que me está urgiendo. 
  4. Automatizar. Con los avances tecnológicos, prácticamente, todo puede automatizarse. De hecho este artículo que estás leyendo fue escrito hace unas semanas y lo dejé en automático para que se publicara solo. Mi news letter, también lo programo. Básicamente, todos mis post se diseñan mucho tiempo antes de publicarse. Si algo tan sencillo, como mi negocio, puede automatizarse, estoy segura que en tu área habrán miles de soluciones.
  5. Desarrollar el sistema INCA (tomado del libro el Código de las Mentes Millonarias). Se trata de un sistema según el cual recibas Ingresos, Numerosos, Constantes y Automáticos.
  6. Pensar en grande: Somos el resultado de nuestros pensamientos. Si pensamos en pequeño, así seremos. Ahora, si es importante lo siguiente: está bien pensar en grande. Pero no te olvides de dar un pequeño paso cada día. De lo contrario, te convertirás en solo un soñador.
  7. Auto disciplina. Amo este estilo de vida. Siempre he sido sumamente auto disciplinada. Pero últimamente, me doy cuenta de que me desenfoco por culpa de las redes sociales. Normalmente, las uso para el trabajo. Pero si me hacen perder tiempo. Así que tuve que ponerme horarios. Pero estoy segura que ninguno de los multimillonarios, mencionados anteriormente, desperdicia, ni 20 minutos en las redes para tontear.
  8. Salir de la mediocridad mental. El no puedo o imposible es una palabra que debes erradicar de tu vocabulario y Ya mismo. O las excusas como: es que vengo de una familia pobre, no tengo estudios, no tengo dinero, tengo deudas, ahora tengo una familia muy grade, precisamente, todas esas excusas pueden ser las razones para salir de la mediocridad.

Material tomado del libro: El Código de las Mentes Millonarias

Por favor, si te gustó este artículo, te pido compartirlo con tu círculo de influencia y así me ayudarás en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero en mi programa Consultas con la Dra. Finanzas, son los jueves 7:00 pm por mi canal de you tube.

Y Recuerda: Organízate, Invierte y Sé Libre!

Cuando Dalia me contó que recién acaban de comprar un «solar» (espacio de terreno) en Nicaragua para heredar a sus hijos y que en Costa Rica ya tenía casa y dos autos propios, uno para el uso de la familia y otro  trabajando en Uber.  Y todo  esto sin   cuentas bancarias, ni deudas, realmente, me sorprendí. Pues esta mujer de 35 años es empleada doméstica y muy respetada en el vecindario por su arduo trabajo y honradez.

«¿Cómo le hiciste?, tenés más activos propios (sin deuda) que cualquiera de los dueños de las casas que limpias. Quiero saber tus hábitos financieros. Quiero aprender de tu método para convertir tu salario de servidora  en un verdadero patrimonio», le comenté.

8 Acciones para Vivir Mejor que su Lavador de Carros

Ella estuvo de acuerdo en compartirme sus secretos. Pero lo que más me encantó fue la sencillez y la sabiduría de su explicación.

Para que se den una idea, en Costa Rica, los ingresos anuales de una servidora doméstica, basándome en las tablas del salario base del Ministerio de Trabajo,   no llegan a los US$4.000. ¿Cómo amasó esa fortuna?

La respuesta de Dalia fue la siguiente: «Miré doña Mónica, se trata de hábitos y buenas costumbres. Es decir, yo me planté como meta, cuando vine a trabajar a Costa Rica, hacer dinerito para dejarle un solar a  mis hijos. Bueno, primero para comer nosotros y luego el solar», dijo, sonriendo.

«Lo primero que hice es usar el salario de la mitad de las casas donde trabajo para ahorrar y la otra mitad para comer. Es decir, no tengo lujos. Pero si sueños. Otra cosa, a mi los bancos no me embarcan les tengo miedo. Así toda la plata la guardo en un escondite, jajaja». Su espontaneidad me encantó. Aunque claro, no les aconsejo que ustedes guarden el dinero en escondites.

10 Hábitos 

Hábito 1: Cambiar la mentalidad. Deja de pensar en gastar gastar y gastar. Primero ahorrar. Luego pagar cuentas y después gastar el dinero que sobra.

Hábito 2: Ahorrar. Pero de manera automática para no hacerte boicots con tus ahorros. Y ponerle nombre. Un objetivo. Ojalá de largo plazo. Como fue el caso del lote de Dalia.  Ser constante. No subestimar el ahorro pequeño. Porque de poquito en poquito se va llenando el tarrito. Lo suficiente como para tener hasta un año de tus ingresos guardados.

Hábito 3: Cada vez que vas a gastar algo debes hacerte la siguiente pregunta: Realmente lo necesito?, por qué no puedo esperarme?. Es de vida o muerto o eso me va a generar más dinero?. Y analiza si ese gasto está o no alineado a tu estilo de vida futuro. Además, ponte reglas. Por ejemplo, si el gastos es superior a los US25 entonces lo debo consultar. O si me gusta algo lo anoto en mi libreta de antojos y espero que pasen algunos días. O pido cotizaciones. Podés establecerte tus propias reglas.

Hábito 4: Como dice el libro: «El millonario de la Puerta de Al lado»,  ellos no malgastan su dinero. Al contrario, guardan más de lo que gastan. La mayor parte de la riqueza de los USA proviene del trabajo constante y la perseverancia. Intimidades de un millonario

Hábito 5: Monitorear el flujo de efectivo, diariamente. En lo que te enfocas se expande. Por eso hay que visitar, todos los días, el flujo de ingresos y gastos.

Hábito 6: Vivir sin deudas. Éstas son las que separan a la clase media de la rica. Pero la que verdaderamente es es rica, no tienen deuda. Así lo dicen varias investigaciones relacionadas con los hábitos de los millonarios. La deuda limita la creatividad y el crecimiento.

Hábito 7: Usar, únicamente, tartejas de débito. De esta forma, tendrás control absoluto de tus ingresos.

Hábito 8: Generar fuentes de ingresos pasivos. Y asegurarte que esos ingresos pasivos se ahorren y luego se conviertan en inversiones.

Hábito 9: Tener diversos ingresos o fuentes de ahorro para darle de comer a tu yo viejito. No esperar al sistema de pensiones gubernamental.

Hábito 10: Tener un asesor financiero. Pero no cualquiera, el que elijas debe ir adelante tuyo en todos estos hábitos. Debe ser toda una autoridad en el manejo de todo lo anterior. Ahora, si no puedes pagar alguno, entoces, busca un amigo o un familiar que sepas que vive cumpliendo los puntos descritos. Y le sumaría otro requisito: que tenga un matrimonio estable de más de 20 años de casados. Quien sostiene un matrimonio por todos esos años, sostiene y lidera lo que sea. Esa será una persona de fiar.

 Si te gustó este artículo te pido compartirlo con tu círculo de influencia. Además, te invito a mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas. Ahora, todos los jueves a las 7:00 pm por mi canal de you tube: acá te dejo el link:

www.youtube.com/c/drafinanzas

 

Y Recuerda Organízate y Sé Libre

¿Te haz puesto a pensar, Mónica, que la vida financiera que estás viviendo en este momento fue construida tiempo atrás?, que nada es fortuito. La pregunta que quiero hacerte es… ¿qué estás construyendo en este momento?.

Esas palabras que me dijo el señor Juan quedaron resonando en mi mente durante años. Este señor es un gran empresario, tiene varios negocios en mi país. Le da trabajo a más de 200 familias. Tiene muy buenos hábitos de vida y la verdad es alguien de quien siempre se aprende mucho.

Cuando lo conocí, recién habíamos terminado de pagar la última deuda. Nosotros, por la gracia de Dios y la ayuda de mentores, limpiamos  US$350 mil en deudas en 24 meses. Eso sucedió hace unos 8 años, aproximadamente.

La transformación de tu billetera no es algo que va a suceder mágicamente. En nuestro caso, llegó después de mucho dolor. Pero, si tomas las acciones correctas sí podrás ver cambios de manera inmediata.

Haz esto en 5 días

Dia 1: Identifica si tenés mentalidad de pobre. Suena muy duro. Pero, definitivamente, los latinoamericanos, fuimos educados para ser tercer mundistas. El cambio debe ser espiritual. Algunas expresiones que denotan tu mentalidad de pobreza son las siguientes: «Ojalá me aprueben el préstamo»; «yo pago mis tarjetas de contado»; «estoy deseando que me pague el aguinaldo para comprar varias cosas de la casa»; así como me pagan el salario, así se me va»; «el dinero no me alcanza para ahorrar»; «después veo cómo lo pago», entre otras. En este día uno quiero que reflexiones y hagas una introspección para identificar esos patrones.

Día 2: Escribe todas las formas que se te ocurran para generar ingresos. Durante todo este día quiero que, cada vez que tengas unos minutos, escribas posibilidades para generar plata. No importa si en este momento no tenés los medios o la infraestructura para lograrlo. Ese no es el punto.

Lo que quiero es que desarrolles el músculo generador. El músculo de la abundancia y de pensar en grande.  Lo que yo llamaría: La creatividad generadora. Te cuento, desde pequeña me gustó mucho generar dinero. Así que a mis 6 años, junto con mi primo James, vendimos dos sacos de cocos del tío Oscar, que por cierto, se puso furioso porque eran de su trabajo. Vendimos los huevos, naranjas, mangos y cuánta cosa nos encontrábamos en la cocina de la abuelita. Curiosamente, ambos terminamos estudiando carreras relacionadas con finanzas. Luego,  a mis 11 años, monté una academia de danza. Recluté tres niñas del vecindario a quienes les enseñé pasos básicos de danza y les cobraba por eso .

A los 15 años, en mis vacaciones, era dependiente de una tienda por departamentos y los sábados lavaba carros en el vecindario. Aclaro, no era por necesidad, vivíamos bien. Era por pura ganas de tener dinero extra y negocios propios.

Eso desarrolló mi creatividad generadora. Cada día se me ocurren, al menos, dos formas de negocios diferentes. La mayoría no las llevo a cabo. Pero, tengo el músculo muy desarrollado. Precisamente, eso lo que quiero que hagas, que desarrolles el tuyo.

Día 3: Si tenés deudas vas a escribir un plan para pagar las deudas en el menor tiempo posible que se te ocurra. Claro, siendo  realista. Vas a poner una fecha límite. Quiero que escribas ese plan de acción y lo compartas con alguien de tu entera confianza y quien te puede apoyar en el proceso. Vamos comprométete con esa meta. Pégala en todas partes de tu casa. Ten ese objetivo frente a tus narices todo el día. Visualízate pagando la última deuda. Celebrando la victoria.

Día 4: Orden, orden y orden en todas las estancias de tu casa, oficina y automóvil. Eso sí, si tenés cosas que ordenar en tu cabeza y corazón, comenzá con esas. Son las más importantes. Luego, observa con mucha atención las gavetas de tu oficina, cocina, habitaciones; la zapatera; las alfombras de tu auto; los baños. Todo lugar donde tengas rango de acción tiene que estar impecable. Es impresionante el efecto que esta actitud tiene sobre una billetera. Aquí se cumple el principio que dice: «quien es el fiel en lo poco también en lo más es fiel».

Día 5: Lee un buen libro de hábitos exitosos, superación financiera. Te recomiendo el libro de Victor Hugo Manzanilla: Despierta Tu Héroe Interior; cualquiera de los libros de Jurgen Klaric. Me gusta el «Monge que Vendió su Ferrary». También te recomiendo: El Código de las Mentes Millonarias. Cualquier libro de Raimón Samsó. 

Haz todo esto por 5 días y verás una transformación de tu billetera. Si además, sostienes esos hábitos en el tiempo, realmente, saldrás de la mediocridad.  Por favor, escribe en los comentarios como te fue con esos 5 días y sus tareas. Me encantará saber cómo te fue. 

Y te espero todos los jueves a las 7:00 pm en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas por mi canal de you Tube: https://www.youtube.com/c/DraFinanzas

Además, martes y jueves, publico un episodio nuevo en mi Podcast: Consejos Prácticos para tu Bolsillo. El link está arriba en el menú de esta misma página.

Y Recuerda: Organízate y Sé libre!

Las matemáticas no fallan. Pero lamentablemente, cuando de autos se trata, muy pocos hombres están dispuestos a realizar números. Para ellos, un carro representa status, virilidad, poder, sueños prohibidos y otra herramienta de conquista.

Probablemente, ahorita que está leyendo, su cabeza le dice: «no es cierto, para mí solo es un medio de transporte». Efectivamente, eso es lo que su mente consciente le dice, pero para su yo inconsciente, el auto es su trono.

Este medio de transporte tiene tanto poder sobre los caballeros que los hace correr de rodillas al banco y perder dinero a mano suelta.

La Fórmula Nefasta

Depreciación Más Deuda Más Gastos de Mantenimiento

Los millonarios tienen un principio financiero que me ha tenido meditando por semanas: «Lo importante no es ganar. Lo verdaderamente importante es NO perder».

Basados en ese principio, un auto, de cualquier costado que se mire, SIEMPRE será una pérdida. Más adelante del artículo te compartiré algunas maneras de adquirir uno, perdiendo menos, pues soy consciente que es mucho más lindo tenerlo que andar en bus.

Por ejemplo: Un Gran Vitara Turbo nuevo  cuesta, en efectivo US$36.000. Pero, si lo compras con financiamiento, a un interés del 8,75% (en dólares). Tendrás que pagar una cuota mensual de US$528 durante 8 años. 

Al final de los 8 años habrás pagado: US$50.688. 

Eso no es lo peor.  Para el año 3 tu auto ya no vale los US$36 mil, sino que se ha depreciado un 30%, aproximadamente. Ahora vale US$25.200.  Para el año 8 (cuando termina de pagar la deuda) ese mismo vehículo tendrá un valor de mercado (gracias a la depreciación) de aproximadamente, US$19.800. 

Es decir, pagaste un total de US$50.688  y a razón de venderlo, 8 años después, el mercado te  dará, únicamente, US$19.800. Significa que habrás perdido nada más y nada menos que unos US$30.000.

Una Verdadera Fuga de Dinero

Como si la depreciación y el pago de los intereses  no fueran suficiente, un auto siempre tiene diversas fugas de dinero. Algunas de ellas:

Fuga 1: Un auto nuevo se deprecia un 20% en el mismo momento en que sale por el portón de la agencia. Es decir, que si usted pagó US$100 mil, cuando pase por el garaje, su vehículo valdrá US$80 mil. Los otros US$20 mil los tiró a la basura. Y durante su primer año habrá perdido entre el 30% y el 35% de su valor.

Fuga 2: Los autos se deprecian, en promedio, un 70% cada década. Significa que NUNCA serán una buena inversión y menos si se adquieren con deuda.

Fuga 3: Si usted lo debe, significa que en 8 años, usted habrá pagado casi dos veces más por el valor actual de ese carro. Es una verdadera fuga de dinero.

Fuga 4: El pago del marchamo o derecho de circulación

Fuga 5: Costos asociados a su mantenimiento (cambios de aceite, de llantas, repuestos, seguros y gasolina).

8 Consejos para comprar un Auto de Manera Inteligente

La única manera de perder menos es comprar un auto  cash. Así, puedes conseguir buenos descuentos y no estarás pagando caprichos en intereses.

Y esto NO es un mito. En Latinoamérica sí se puede comprar un carro cash, pero necesitas tener carácter y seguir lo siguientes consejos:

1)Lo primero que debes hacer es un plan de control de gastos. Esto para determinar cuánto dinero tienes disponible para todos los gastos del vehículo (impuestos, gasolina, seguros, reparaciones, derechos de circulación, mantenimiento, etc).

2) Ese monto NO debe ser mayor al 15% de sus ingresos disponibles. Si esa cifra es mayor, haga un alto!, ese vehículo NO es para usted.

3) Una vez que tiene claro cuál es el monto disponible,  haga una lista de opciones, de acuerdo con ese presupuesto.

4) Con el dinero en  mano, su lista de necesidades y sabiendo la realidad de su plan de gastos, ahora sí puede ir a ver las opciones del mercado. Antes no.

5) Ahorre suficiente dinero  para adquirir  uno lo más barato y bien cuidadito posible. Obvio de segunda. Este primer auto lo vas a comprar cash, por eso tiene que ser bien baratico.

6) Luego, te recomiendo hacer el siguiente ejercicio: ahorrar la cuota que hubieses tenido que pagar al banco. Por ejemplo, y basados en el ejemplo del Gran Vitara Turbo. Si por un financiamiento tenés que pagar una cuota mensual US$528. Ese mismo dinero lo vas a guardar en tu cuenta de ahorro. Así, en 2 años tendrás US$12.672.

7) El siguiente paso será tomar esos US$12.672 más el dinero de la venta del carro actual  y comprar otro  mejor. Ese mismo ejercicio se hace las veces que sea  necesario, hasta llegar al auto de tus sueños, totalmente cash. El objetivo es ir escalando.

8) Ese cambio de auto debe hacerse en un mínimo de 3 años y un máximo de 5. Entre más tiempo pase más difícil hacer los cambios.

Si te gustó este artículo te pido que lo compartas con tu círculo de Influencia y así me ayudarás en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te espero todos los martes a las 7:00 pm en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de You Tube: Dra.Finanzas.

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

Estaba tan feliz el día que pagué esa primer deuda. Finalmente, el carro era mío, después de 8 años, cuando ya no valía nada, el banco me entrega el título de propiedad.

Recuerdo que  última cuota fue de  US$350. Cuántas cosas no hubiese hecho con ese dinero. Así que al mes siguiente, tomé plata, que ya no tendría que regalarle al banco y me lo gasté chucherías.

El problema fue que aún tenía deudas y muchas. Cuántos errores no cometí mientras me deshacía de la esclavitud. Para que no te suceda lo mismo, quiero compartirte los 5 errores que nos pasan a todos los que, finalmente, tenemos la valentía de romper las cadenas del endeudamiento.

¿Deudas Buenas y Deudas Malas?

5 Errores

Error 1: Si ya pagaste una deuda, pero aún te quedan otras, ese dinero NO está libre. Es decir, debes usarlo para amortizar a otras deudas.

Error 2: Estar pagando deudas y tener ahorros en el banco o en instrumentos de inversión. Ni un solo medio de  inversión, honesto y regulado, te va a pagar lo que el banco o la tarjeta te cobra, en intereses, por tu crédito.

Así que la mejor inversión es pagar deudas. Por ejemplo, si tenés un certificado de depósito a plazo, en dólares, este te va a rendir, en el mejor de los escenarios, un 2% anual. Pero en los intereses de tu deuda, en cualquiera de sus manifestaciones, tendrás que pagar, en el mejor de los escenarios, un 5% mensual. O sea, no hay relación alguna. Lo mejor que podés hacer con tu certificado es cambiarlo y pagar tus compromisos.

¿A Quién Debo Pagarle las Deudas?

Error 3: Alocarse. Cuando uno toma la decisión de salirse de caos financiero, francamente y si son como yo, querrá pagar todo  y de una buena vez. En mi caso, me aloqué tanto por salir de la maraña que vendí, absolutamente, todos los muebles de la casa. Solo dejé las camas. Además, saqué a mis hijos de clases particulares y me puse a dar talleres de cuanta cosa podía. Fue una absoluta locura. En mi metodología, como los llevo por un camino menos tortuoso y más controlado, les evito pasar por donde asustan.

Error 4: Comenzar por la deuda más grande. Obviamente, si la única deuda que tenés es la de la casa, pues tendrás que comenzar por esa. Pero si tenés varias, no te aconsejo comenzar por la más grande. Porque eso te traerá frustración. Así que lo mejor será comenzar por la más pequeña.

Error 5: Buscar un segundo trabajo para salir de deudas. El error está en mantenerlo habiendo salido del embrollo. Es muy probable que con este segundo trabajo hayas tenido que sacrificar tu salud, el tiempo y lo más importante a tu familia. Pagar un precio tan alto por dinero, no vale la pena.

7 Consejos para Manejar Emocionalmente el sobre Endeudamiento

Si tienes más errores que compartirme puedes hacerlo en la sección de comentarios. Si te gusto este artículo, te pido el favor, de compartirlo con tu círculo de infuencia y así me estarás ayudando en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero todos los martes  a las 7:00 pm en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de You Tube. Acá te dejo el enlace: https://www.youtube.com/channel/UCOU2lg5I7DPhqtOuEcRtPng

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

El niño lloraba de hambre. Mi angustia era espantosa. Mi esposo se había quedado sin trabajo hacía 6 meses y prácticamente, estábamos subsistiendo con el dinero de su liquidación. Abrí el refrigerador y solo había un tarro de leche, dos huevos y una manzana, fue en ese instante cuando me desplomé emocionalmente.

Durante años estuve ahorrando para los estudios de mi hijo. Ese dinerito  me daba mucha tranquilidad e ilusión. Dejé de comprarme ropa, maquillaje, salón, etc. Decidí posponer salidas a tomar café con amigas, compromisos sociales varios, con tal de darle a mi pequeño la mejor universidad. Esa sería mi herencia.

Cuando Juan entró, escuchó la conversación con mi mejor amiga. Mi llanto era tal que no me percaté de su presencia. Fue hasta ese momento, cuando se enteró de mis ahorros. Me obligó a darle toda la plata después de muchas amenazas. Estaba furioso por mi secreto. Tomó esos ahorros, que significaban tanto para mi, para montar un supuesto negocio, que nunca concretó.

Para Juan eso fue una verdadera traición. Así que unos  meses después me pidió el divorcio.

Esa fue la historia de una de las tantas mujeres que llegan a mi consultorio financiero a confesar  sus infidelidades financieras. Es decir, son aquellos guardados, o puchitos de plata que todas tenemos (me incluyo) y que no necesariamente, le contamos al marido.

¿Por qué lo hacemos?

Con mis amigas bromeo sobre el tema, pues de alguna manera, todas tenemos algo guardado y que ocultamos a nuestros esposos. Los hombres más relajados y con mayor confianza en su relación lo saben. Pero se hacen los locos. Es algo que no les atormenta ni les hace dudar de sus esposas.

En el caso del Señor Quirós (mi esposo, lo llamo así para guardar un poquito su privacidad ),  no tiene ningún problema con eso. Es más, siempre termino contándole cuánto tengo y mis planes con ese dinero.

«Es tu plata, no tenés por qué contarme. Podés hacer lo que querás. Confío en tu buen juicio, Dra. Finanzas, sonrie y me bromea constantemente».

Pero,  a los señores más inseguros, de su relación, o de su capacidad de generar ingresos, los afecta muchisisimo. Así que si un matrimonio tambalea, la infidelidad financiera, puede ser el detonante para un divorcio.

Volviendo a por qué lo hacemos, he descubierto, después de asesorar a más de 1.500 ejecutivos, en sus temas financieros, y haciéndome un auto análisis, las siguientes razones:

  1. Seguridad: Las mujeres necesitamos sentirnos seguras. Es decir, que si algo pasa, lo que sea, tenemos un colchoncito para solventar el problema. Recuerdo que desde que comencé a recibir ingresos, a  mis 9 añitos, comencé con esta práctica.
  2. Mamá gallina: Cuando tenemos hijos ese deseo de seguridad y protección es más fuerte. Así que nos vemos en la necesidad de hacer buchacas para ellos. En mi caso, por ejemplo, les tengo una para sus estudios universitarios y otra para darles un lotecito a cada uno.
  3. Independencia: Las mujeres modernas, aun cuando tengamos mil títulos profesionales y los puestos más altos en una corporación, nos gusta sentir independencia financiera. Es más, puede que el esposo nos tenga como una reina (ese es mi caso), pero de igual manera nos encanta sentir que no dependemos de nadie para nuestros gastos, lujos o lo que sea.
  4. Auto estima: Esta razón la he notado mucho en mujeres cuyo padre estuvo ausente o dejó a su mamá tirada. La falta de ahorros afecta mucho la auto estima. Especialmente, cuando han sido maltratadas. Incluso, puede ser que estén bien casadas, y tengan a su lado un compañero de vida extraordinario, si no tienen ese dinerito guardado, se sienten totalmente perdidas, económicamente.
  5. Apoyo secreto: Si esto es muy común. Tengo amigas que apoyan a sus esposos en secreto. Es decir, hacen ahorritos por si ellos llegan a necesitar algún soporte. Tengo una amiguita muy querida, que le pagó la tarjeta, completita, a su esposo, con los ahorros de su vida. Ya se imaginarán la clase de deuda que tenía este hombre. Se lo dio como regalo de cumpleaños.
  6. Miedo al sabotaje: Las mujeres solemos ser muy previsivas y nos gusta empaparnos en el tema del orden financiero. Así que muchas veces, hacemos diferentes estrategias, pero no  las comentamos  para evitar el sabotaje. Es muy normal, que el hombre no de el brazo a toser con respecto a las recomendaciones financieras  de sus  chicas.
  7. Vivir con Hombres soñadores: No hay nada que desestabilice más a una mujer que convivir con un hombre que pasa viviendo de sus sueños y no concreta nada. Eso las obliga a tener diferentes tipos de ahorros para protegerse.
  8. Vivir con Vagos: Hay hombres que son muy buenos amos de casa, cuidan muy bien a sus hijos, hacen el almuerzo y hasta las tareas escolares de los niños, mientras ella se parte el lomo de sol a sol para traer sustento al hogar.  Una cosa es que eso suceda, por un tiempo, pues el señor perdió su trabajo, y le toca asumir ese rol. Y otra cosa es que cuando no hace por dónde buscar un ingreso fijo, convirtiéndose, sigilosamente, en un mantenido.
  9. Tener de compañero a hombre irresponsable e infiel: Creo que esta razón se explica por sí sola.

5 Consejos para evitar la infidelidad

Ya te compartí algunos  secretos de lo que sucede en la mente de una mujer al comentar las infidelidades financieras.

El gran problema de este comportamiento se da cuando el hombre tiene una auto estima muy baja o ha pasado un período muy largo de estrés. Y siente ese secreto como una puñalada. Por el contrario, para los hombres seguros, trabajadores, cuidadores de sus esposas y esforzados, este tema suele ser un motivo de gracia y sorpresa.

Pero, el punto sobre el que quiero que reflexionemos es el siguiente: «Quien es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel». Así que si le estás ocultando esos detalles a tu pareja, podrías ocultarle cosas más fuertes y «toda casa dividida contra sí misma no permanece». Aunque en muchos casos las intenciones son lindas, debemos proteger todas las columnas de un buen matrimonio y la comunicación financiera y sexual son indispensables.

Consejo 1: Analízate. Qué clase de compañero de vida estás siendo para ella?.

Consejo 2: Procura la seguridad de tu esposa. No significa que tenés que comprarle un palacio, pero si darle la seguridad del sustento y la protección para ella y los hijos.

Consejo 3: Se un hombre sumamente trabajador y responsable. Aun cuando no seas millonario o no seas el dueño de la empresa en la cual trabajas, un hombre trabajador trae mucha confianza al corazón de una esposa.

Consejo 4: Se un excelente papá. Cualquier mamá gallina, que vea la mínima inestabilidad para sus pollitos, correrá a armar niditos de plata de plata.

Consejo 5: Ámala y dale la confianza para que te cuente sobre todas sus buchacas. Porque, créeme, siempre las va a tener.

 

Si te gustó este artículo, por favor, compartirlo con tu círculo de influencia. Así me ayudarás en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero todos los martes a las 7:00 pm (hora Costa Rica), en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, a través de mi canal de you tube: Dra. Finanzas.

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!!!

No paraba de llover, temblaba de frío, la ropa adherida a mi piel me hacía sentir, absolutamente, miserable. Había caminado más de 20 kilómetros y el agua se metía en mis zapatos. El frío era tan intenso que ya no sentía hambre y no porque en mi casa no hubiese comidita caliente, sino porque había salido, desde  muy temprano, a vender suscripciones de un periódico muy famoso en mi país.

Bajo la lluvia, decidí seguir con el recorrido por las empresas  de Calle Blancos. Una a  una, entraban en mi cartera de clientes. Me faltaba colocar 5 suscripciones para comprarme los libros del cuatrimestre de la Universidad. Tendría 18 años, pesaba 45 kilos y era una mata de pelo. No se si por mi apariencia de lástima o por mi insistencia, pero lograba vender lo suficiente para pagarme mis estudios y comprarme mis libros.

Para ese momento, también trabajaba en la radio como periodista de noticias económicas, ad honoren, así lograría mucha experiencia. Recién iniciaba la Universidad y  al poco tiempo, me contrataron en Monumental, otra emisora muy famosa de Costa Rica.

Cuando repaso mi pasado, mi orgullo tiende a inflarse y a pensar que todo lo conseguí por mi tesón, inteligencia, capacidad o simplemente, por mi espíritu luchador. Incluso, si le preguntas a mi mamá, se le va a llenar la boca de orgullo hablándote de mis maravillas. Gran error. A mi mamita se lo perdonamos por ser  mamá. Pero en mi corazón y en el tuyo no debemos caer en el error de creer que todo lo que hemos construido tiene algo que ver con nosotros.

Escorpiones y Serpientes

Para ese momento de mi vida mis grandes plagas fueron: la lluvia,   el no tener un auto para salir a vender y las desveladas, para llevar dos carreras universitarias al mismo tiempo (economía y periodismo), y cumplir con dos trabajos.

Estoy segura de que si cada uno de ustedes, empresarios exitosos, ejecutivos de alto nivel, repasan su pasado, se van a encontrar miles de obstáculos, escorpiones y serpientes, a los que se tuvieron que enfrentar para cosechar los éxitos actuales.

Nadie dijo que el éxito se alcanza fácil. Nadie dijo que cada cinco ganado no cuesta, diariamente, sudor y muchos sacrificios, pero mucho cuidado con el orgullo.

 Mucho Cuidado

En latinoamérica, prácticamente, el 80% de la población creen en Dios. Así que basado en esta creencia, te comparto un pasaje que me hizo reflexionar muchísimo en estos días de la Semana Mayor:

«Sin embargo, Ese es el momento cuando debes tener mucho cuidado!. En tu abundancia, ten cuidado de no olvidar al Señor tu Dios, al desobedecer los mandatos, las ordenanzas y los decretos que te entrego hoy, Pues cuando te sientas satisfecho y hayas prosperado y edificado casas hermosas donde vivir, cuando haya aumentado mucho el número de tus rebaños y tu ganado, y se haya multiplicado tu plata y tu oro junto con todo lo demás, Ten mucho cuidado!.

No te vueltas orgulloso en esos días y entonces te olvides del Señor tu Dios, quien te rescató de la esclavitud en la tierra de Egipto. No olvides que Él te guió por el inmenso y terrible desierto, que estaba lleno de escorpiones y serpientes venenosas, y que era tan árido y caliente. El te dio agua de la roca!. En el desierto, te alimentó con maná, un alimento desconocido para tus ante pasados. Lo hizo para humillarte y para ponerte a prueba por tu propio bien. Todo eso lo hizo para que nunca se te ocurriera pensar: «He conseguido toda esta riqueza con mis propias fuerzas y energías». Acuérdate del Señor tu Dios».

El es quien te da las fuerzas para obtener riquezas»  Deuterononio8: 11-14.

 

Fondo de Agradecimiento

Cómo hacemos para no caer en semejante descuido espiritual, que a la postre se transformará, en un descuido de nuestro balance financiero, que nos puede  llevar a la pobreza, y  a un egoísmo tal que nos haga, tan miserables, que lo único que tengamos sea dinero.

En este artículo te propongo algunas alternativas para no olvidarnos de Nuestro Creador, quien es es el verdadero dueño de tus riquezas:

  1. Abre un fondo de agradecimiento. Cada vez que recibas una bendición, debes poner dinero, proporcional, a esa bendición en un fondo de agradecimiento. Si recibiste un regalo, calcula cuánto podría costar ese beneficio, y asígnale un porcentaje para tu fondo. Por ejemplo: Te dieron unos zapatos que costaron US$100. Podés asignar de porcentaje (eso es personal), un 5%. Así que te tu dinero sacas el 5% de esos US$100 (que supones que costó tu regalo) y ese dinero (US$5) lo pones en el fondo de agradecimiento.  Y así vas contando tus bendiciones. A fin de año, el dinero del fondo lo regalas a la causa que más te haga feliz.
  2.  Asigna un porcentaje de tus utilidades para  una causa: No te estoy diciendo que tienes que ser dueño de una fundación de bien social. Pero busca tus propias causas, con las cuales te sientas comprometido y feliz. Y da una parte de tus beneficios para esa causa.
  3. Tu diezmo u ofrenda: Si sos cristiano no te olvides de tu diezmos y ofrendas.
  4. Diversifica tus donaciones: Busca alternativas, ojalá diferentes cada vez, para donar a diferentes personas o causas. Cuando te digo que sean diferentes es para que beneficies a muchos.
  5. Enseña lo que sabes: No necesariamente una  forma de devolver lo que Dios nos ha dado, es con dinero. También podés enseñar lo que sabes y de manera gratuita. Muchos pueden beneficiarse de tu espertis.

Estas son algunas de las formas en que podés devolver a la humanidad lo mucho que el Creador te ha dado. Con eso no solo tendrás presente al Señor, sino que es la mejor vacuna contra el orgullo y el ego, que tanto daño nos hace y que nos impide seguir creciendo.

Si te gustó este artículo, te pido el favor, de compartirlo con tu círculo de influencia. Así me ayudarás en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te espero todos los martes a las 7:00 pm (hora Costa Rica) en Consultas con la Dra. Finanzas por mi canal de you tube. Prepara tus preguntas.

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

 

 

Ese día, mi corazón estaba tan atormentado. Acaba de perder mi empresa. Mi mano derecha, a quien le había enseñado todo lo que sabía del mundo del Tennis, y sus negocios, me traicionó a «sangre fría». Por primera vez, desde mis 15 años de edad, estaba en  casa, sin trabajo, sin ideas, sin energía y con un desorden espantoso en las finanzas hogareñas.

Para ese momento, recién me enteraba de la inmensidad de deudas que mi esposo cargaba sobre sus hombros. Eran más de US$350 mil. Curiosamente, ambos tenemos títulos en administración de empresas, economía, banca, finanzas, organización de proyectos y otros más. Pero ninguna de las enseñanzas universitarias  servía, en lo absoluto, para una billetera sana.

Me senté en las gradas de la terraza y comencé a llorar  y llorar. Calculo  que estuve sumida en mi tristeza  unas tres horas seguidas.

No hacía mucho tiempo  Cristo había alcanzado mi corazón. Así que con toda confianza, clamé y le supliqué que trajera a mi vida herramientas con las cuales pudiésemos salir del hollo financiero.

Por años fuimos, el blanco perfecto para las operadoras de tarjetas y los bancos. Eso sumado a los anhelos de grandeza y las apariencias, nuestra vida financiera nos estaba llevando al colapso psicológico, moral y matrimonial.

Acá les adjunto la lista de  los 6 libros de finanzas que cambiaron la vida de mi billetera. Excepto por los dos primeros, que fueron los de mayor impacto, los demás, no tienen ningún orden en particular.

El libro de Libros

Unos días después de mis súplicas y llantos, venía escuchando una emisora cristiana. Añoro esa época cuando «la pandereta» se me salía por los poros (acá en Costa Rica se les dice «panderetas» a los cristianos evangélicos).

Estaba lloviendo y la presa era kilométrica.  Me percaté de que la música había cesado y escuché una cápsula financiera  mi ahora mentor y  gran amigo, el doctor, Andrés Panasiuk. Quedé hechizada.  Me volví loca y busqué a don Andrés por toda latinoamérica, pues en esa emisora, no me supieron dar información de sus oficinas.

Pasó un año, aproximadamente, desde que escuché ese primer programa hasta que recibí un correo, de parte de las oficinas del señor Panasiuk, en el cual me ponían en contacto con la primer persona que nos instruyó, en el manejo de nuestras finanzas, según los criterios de Palabra de Dios.

Fue, absolutamente, revelador. Era como si Dios mismo se sentara a tomar café conmigo y nos abriera sus más escondidos secretos financieros. Durante días, seguí llorando, aprendiendo, orando y leyendo. No sería la Dra. Finanzas, si no hubiese sido porque a Dios, en su inmensa misericordia, le plació, poner en mis manos, tanta sabiduría de lo Alto para compartirla con otros.

Era imposible para mi quedarme callada. No podía guardarme  tanta luz y ser tan egoísta como para sanear las finanzas de mi hogar en 24 meses, usando, únicamente, la información de la Biblia, y no compartir los principios con todos ustedes.

Así que el primer libro de libros financieros, le guste o no, a quienes no son creyentes, es la Palabra de Dios. Las Escrituras encierran más de 2.350 versículos que hablan, únicamente, del dinero. En un lenguaje sencillo y claro como el agua, Dios trata metas relacionados con: la fidelidad en el manejo de lo ajeno, el establecimiento de metas financiera, el pago de impuestos y las deudas, las fianzas, los intereses y hasta las inversiones en el mercado de valores.

Nuestro Creador no dejó un solo punto sin tratar. M impresiona cómo Sus pautas son vigentes y se aplican en un 100% a nuestro tiempo. Y al día de hoy El Señor, por medio de Su Palabra, nos mantiene cero deudas.

Libro 2: ¿Cómo Llego a Fin de Mes?

Este es mi segundo libro más importante, después de la Santa Palabra. Escrito por mi mentor y gran amigo el Dr. Panasiuk, da pautas muy lindas, que nos permitieron pasar a la acción.

Les dejo el link por si quieren adquirirlo

Libro ¿Cómo Llego a Fin de Mes?

Obviamente, les recomiendo lo más de 14 libros escritos por el señor Panasiuk, fundador del Instituto para la Cultura Financiera. Tengo varios programas y post donde los menciono.

Libro 3: La Transformación Total de Tu Dinero

Su autor es Dave Ramsey. Una deliciosa lectura que te guía a decenas de principios financieros, que inclusive, he tropicalizado, en mis cursos.  Habla largo y tendido sobre la importancia del fondo de emergencia, del que tanto les insisto.

La Transformación Total de Tu Dinero

En ese mismo link pueden encontrar varios de los libros, en español, del señor Dave. Todos son fabulosos.

Libro 4: El Millonario de la Puerta de Al Lado

Escrito por Thomas J. Stanley y Willian D. Danko, es una investigación, de las más completas, que he leído, sobre el comportamiento de los millonarios en Estados Unidos.

Este libro, además de ser muy revelador y dismitifica a los millonarios de las películas de Hollywood, contrastó, de manera muy real, mi estilo de vida, versus el de los millonarios. Me llevó a la reflexión y a hacer cambios muy provechosos, no solo para mi billetera, sino que también en la de mis seguidores.

Acá les dejo un artículo mío. basado en ese libro y el link para su compra.

Intimidades de un millonario

El Millonario de la Puerta de Al Lado

Libro 5: El Código del Dinero

A propósito, si alguno conoce a Raimon Samsó o tiene algún amigo que lo conoce, dígale que la Dra. Finanzas, lo anda buscando. Muero por entrevistarlo.

Ya perdí la cuenta de cuántos libros ha escrito Raimon sobre independencia financiera. Pero este es uno de los libros más didácticos y preciosos que he leído sobre el tema.

Es decir, los textos anteriores, están enfocados en cosas muy prácticas para salir de deudas, ajustar el plan de gastos, establecer un fondo de emergencia. En resumen: en secretos para sanear la billetera.

Pero estos libros, que mencionaré a continuación, están relacionados con el siguiente nivel. Es decir, ya salimos de la esclavitud, ahora vamos a conquistar nuestra libertad.

El Código del Dinero

Libro 6: Secretos de la Mente Millonaria

Amé este libro con todo mi corazón. Inclusive en sus páginas he encontrado material y material para los videos de mi canal de You Tube: Dra.Finanzas. Escrito por T. Harv Eker, te ayuda a trabajar tus paradigmas mentales con relación al dinero.

Cuando creía que lo sabía todo, en temas de plata, llegó este libro y entendí que aún me falta mucho por conocer temas muy profundos, relacionados con la mente y el dinero. Fascinante.

Secretos de la Mente Millonaria

Si te gustó este artículo, te pido el favor, de compartirlo con tu círculo de influencia y ayudarme en mi lucha contra la esclavitud financiera. Y no te olvides ver mi programa en vivo: Consultas con la Dra.Finanzas. Todos los martes a las 6:00 pm por mi canal de you tube: Dra. Finanzas.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

 

Helena se acaba de divorciar, la pensión de su esposo con costos y alcanza para la pagar la escuela de sus hijas y el apartamento nuevo. Por mucho tiempo le insistí que antes de firmar, buscara una fuente de ingresos para no depender de los vaivenes y demás líos relacionados con una pensión.

Conmovida por la situación de mi amiga le ofrecí trabajo como agente de ventas de mis empresas. Y adivinen cuál fue su respuesta: “gracias por considerarme, pero ocupo un ingreso fijo y además nunca he vendido nada”.

Me quedé estupefacta, pues  desde que comencé a hablar comencé a vender. En muy pocas ocasiones, en mi vida laboral, he ganado un salario fijo, característica que no me gusta para nada. Es decir, odio que alguien más le ponga precio a mi tiempo, a mi cabeza y menos a mi capacidad.

Una vez que descubrí la magia de ganar por comisión se acabaron mis pesadillas financieras. Es muy simple, solo me establezco cuánto quiero ganar y a partir de ahí salen todas las ideas posibles para lograrlo.

La mediocridad y el ingreso fijo

Si ustedes revisan las biografías de muchos hombres de negocios muy exitosos, prácticamente, el 90% de ellos, ha sido vendedor. Y es que para exponer una idea de negocio, conquistar un socio,  buscar la aceptación de un proyecto y hasta para conquistar a tu pareja se necesita vender.

El asunto es que desde que estamos pequeños se nos ha dado la siguiente cantaleta mata creatividad: “amor tienes que estudiar mucho, prepararte bien, sacar una profesión y trabajar para una buena compañía”. Ese paradigma nos ha hecho mediocres, pues siempre dependemos de alguien más para sobre vivir.

Además, nada más inseguro que la “seguridad” de un ingreso fijo.

Don Ignacio me escribió hace poco que estaba desesperado porque a sus 45 años, muy joven aún, lo despidieron de una transnacional para la que trabajó desde los 25 años. Así, sin ton ni son, una mañana llegó a su oficina y su jefe lo recibió con la “terrible” noticia. Su vida en la empresa, a la que le había entregado su juventud, había terminado.

“Mónica, he repartido currículos a todo el país y unas empresas me dicen que estoy sobre calificado y en otras que ya contrataron. Y mientras tanto las facturas y las cuentas siguen llegando”. Me quedé viéndolo a los ojos y le dije: Don Ignacio y por qué no se anima a vender con nosotros. Usted tiene buena apariencia, habla muy bonito y tiene una linda personalidad. Le aseguro que en unos tres meses estará duplicando el salario acostumbrado.

Y adivinen cuál fue su respuesta: “Ahy Moniquita, jamás.  Yo ocupo un salario fijo. Y no se vender”.

¿Son tan traumáticas las ventas?

A diferencia de otras profesiones en las que usted tiene que pasar de 3 a 6 años en la Universidad, ésta se aprende en la calle, haciendo llamadas, con prueba y error. Dando tumbos, llevándose portazos o colgadas de teléfono, asumiendo vergüenzas y sacando pecho.

Pero, cuando ya dominas el arte de vender, lo haces hasta sin hablar. Mi primer trabajo en ventas fue a los 9 años. Mi primo James y yo, queríamos comprarnos unos dulces llamados toflex. No recuerdo cuánto costaba el paquetito. Pero, se nos ocurrió tomar los huevos, los limones, las naranjas y hasta las matas de mi abuelita y a todo le pusimos precio de toflex y en menos de 4 horas (las justas antes de que mi abue regresara de hacer mandados), ya habíamos vendido todo.

Juntamos tanto dinero que tuvimos que ahorrar para los toflex en las épocas de  vacas flacas ( o sea, cuando mi abuela nos agarrara con las manos en la masa). Es día llegó. Resulta que mi tío Oscar, por asuntos de trabajo, llevó unos sacos de coco a la casa.

Y en nuestro afán por ganar dinero, comenzamos a vender los benditos cocos. Obvio a precio de toflex. Con la mala suerte, que a doña Darma, la vecina de al lado, se le ocurrió ir a comprar coquitos el fin de semana, momento en que mi tío Oscar y mi abuelita estaban en la casa.

Aún me río, con cariño, al recordar la perseguida que nos dio la abue y la regañada de mi tío y de mi papá. Pero, en esas semanas surgieron dos empresarios. Ambos, mi primo James y yo, hemos tenido diferentes negocios. Hemos quebrado otros y aquí seguimos saliendo adelante. Ambos somos amantes de los números y creo que en muy pocas ocasiones, hemos trabajando para alguien más o dependido de un ingreso fijo.

Si bien en mi empresa, China Trader For You, tenemos un equipo de chicos que nos ayudan a vender, sin proponérmelo, la que mas vende soy yo. Es decir, supero con creces las estadísticas de ellos.

¿Por qué?

Es muy sencillo: porque todo el dinero para la mercadería salió de mi bolsillo y el de mi socio. Es a nosotros a quienes nos cuestan las cosas con uñas y esfuerzo. Somos nosotros los que entramos en pánico cuando las cosas no están caminando.

A ellos (hablo del equipo),la mercadería no les costó un cinco. Tienen otros trabajos, con salario fijo y lo nuestro es solo una oportunidad para redondearse algo. Ahí hay  problema cultural. Se nos ha enseñado que las ventas son algo de oportunidad y no un estilo de vida. Sigo trabajando en cambiar el paradigma a mi  equipo.

Camilo vino a Costa Rica con una mano adelante y otra atrás. Es venezolano, médico de profesión y con una gran carrera. Pero, por razones que todos conocemos, se vino a mi país a explorar nuevas oportunidades.

Jamás había vendido ni un tornillo. Pero, le tocó darle de comer a sus hijos, pagar sus escuelas, buscarles un lugar decente para vivir. Y en un mes estaba vendiendo arepas venezolanas y ropa que  una amiga, de gran corazón, le dio en consigna para vender.

Tres años más tarde, Camilo tiene 4 areperas y su propia logística de distribución de ropa femenina y belleza.

Ingredientes de un buen vendedor

Considerando las historias anteriores y basada en mi experiencia como vendedora que fui de suscripciones de La Nación; del departamento de juguetería de la antigua  tienda Galerias Plaza de la Cultura; vendedora  de ropa deportiva: de membresía de los gimnasios Multi Spa, asunto que me llevó a ocupar, años atrás, la gerencia general de esa cadena; vendedora de Omni Life y ahora vendedora y co dueña de China Trader For You y agente de seguros de BMI, puedo decirles que los ingredientes esenciales para vender son:

  1. Actitud: Nadie quiere comprarle a alguien que da pereza verlo.
  2. Propósito. Cuando se tiene un fin en mente, lo demás llega por añadidura. Si el deseo es ganar dinero por ganar dinero. Eso no funciona. Pero cuando a tus sueños les pone números, plazo y  visualización, las cosas comienzan a suceder.
  3. Agallas: Con el fin de salir de la mediocridad.
  4. Coraza: Si los vendedores nos llevamos toda clase de desprecios, tiradas de teléfono, de puertas, gastadas de carro, zapatos, perfume y en muchos casos miles de NO, para llegar al sí. Pero se forma una coraza que nos hace impermeables a los insultos y los desprecios.
  5. Práctica, práctica y más práctica. Definitivamente, la práctica hace al maestro.
  6. Metodología:  Esto lo descubrí hace poco. Y este descubrimiento hizo que levantara mis metas de ventas en seguros. Siempre creí que vender era solo agarrar el teléfono, durante miles de horas, y orar por los sí. Pero aprendí que también se requiere de metodología. De un paso a paso.
  7. Buena presencia: Digo, no se requiere ser bonito físicamente, pero si verse presentable. Uñas recortaditas, buen desodorante, no mucha colonia. Pelo bien arreglado y faldas bien metidas.

Las Metas y el Auto Sabotaje

Mi mentor en venta de seguros es Luis Ugalde. Y si lee este artículo sabrá que aunque siempre he vendido, conmigo ha tenido que trabajar mucho en este tema. El año pasado, me costaba mucho que alguien más me estableciese metas, pues eso me generaba mucha presión.

Obvio, soy agente de seguros de una empresa seria.Y a ellos les gusta establecer metas de ventas. Es ahí donde yo entraba en una parálisis espantosa.

Hasta que descubrí la razón… es muy diferente cuando es uno quien se pone las metas realistas, alcanzables y medibles y no se las tiene que mostrar a nadie, que cuando alguien más te las pone.

Aunque la empresa nunca nos pone metas a dedo, siempre hay que presentarle una estimación. Y con esa estimación yo me auto saboteaba.

Y mi mentor me dijo: «Mónica, no se ponga un número, una cifra. Solo piense en un propósito. Algo que quiera lograr o comprarse. Algún sueño». Ese día y otros ajustes estratégicos que él me mostró, hicieron un cambio en mi mentalidad. Y mis cifras van mejorando.

Te comparto este secreto en mi corazón porque nunca he dudado de mi capacidad para las ventas, pero si se que descubrí que muchos y según las circunstancias, tenemos una capacidad de auto sabotaje increíble.  Así que te invito a  revisar si te estará pasando lo mismo.

Si te gustó este artículo te invito a compartirlo con tu círculo de influencia y te invito a ver mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, todos los martes a las 6:00 pm por mi canal de you tube: Dra.Finanzas.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!