Sentados en el borde de un lote. Sacamos la calculadora y una libreta y comenzamos a anotar nuestros  futuros gastos. Una y otra vez, calculábamos y calculábamos. Los números  no  daban. Pero nuestro amor no podía esperar un segundo más. Teníamos 22 y 24 años.

A esa edad, llenos de juventud, nuestras hormonas en un momento genial y estrenando trabajos, todo parecía indicar que era el momento clave para casarnos. Mis suegros nos dieron la bendición final y nos regalaron nuestra primer casita, en Santo Domingo de Heredia, y el menaje completo. Nada nos podía atrasar. Estábamos listos, teníamos casa, cero deudas, carro, trabajos y amor.

Pero nos faltó un ingrediente fundamental y sumamente importante: Inteligencia Financiera.

Los primeros 5 años fueron hermosos. Ya saben, él era el más guapo del planeta y yo la más preciosa de todas las preciosas. Todo se centraba en la atracción y la intimidad. Ninguno de los dos se detuvo a pensar en un norte financiero. En cuentas de ahorros, en un fondo para el retiro, en que si algún día llegaban los hijos qué les ofreceríamos en fin… tantos sueños por construir. Tener arroz,  frijoles  y el dinerito para pagar las cuentas del día no son suficientes para construir un hogar, financieramente, estable y el amor menos. Era necesario sembrar los pilares para edificar, además de un hermoso nidito, un patrimonio a prueba de fuego.

5 Decisiones para Garantizar la Satisfacción Financiera De Ellas

El Amor No Alcanza

Lamentablemente, el 80% de los causales de divorcio se encuentran en la billetera de los matrimonios. Y es que la verdad, nadie te prepara para ese escalón de vida y menos a nivel económico. Los cursos pre matrimoniales, que con toda buena voluntad preparan las diferentes Iglesias, jamás podrían abarcar, el sin fin de bemoles financieros que tiene esta misteriosa unión.

El amor no alcanza para darle de comer a los hijos, suplir diferentes necesidades, complacer caprichos, pagar unas buenas vacaciones, las tarjetas de crédito, la deuda de la casa; la hipoteca del lote; el carro; los viajes; las ayudas a los papás; los estudios de los hijos, los seguros; los  gastos médicos; el mantenimiento de la vivienda; las áreas comunes; el nuevo condominio; el segundo vehículo, etc, etc y etc.

Tuvimos nuestro primer hijito al año 5 de casados y dos años después tarde nació nuestra princesita. Ambos fueron inmensamente pedidos y amados. Pero ya la casa se nos hacía pequeña. En el carro ya no cabíamos los 4.

¿Y qué creen?… efectivamente, nos endeudamos para construir una casa tres veces más grande, como si los niños, fuesen a convertirse en gigantes de la noche a la mañana. Al mismo tiempo, nos endeudamos para comprar un auto con mayor capacidad, cuando ambos chiquis ni se veían.

Comprar casa, la decisión más tonta o la más inteligente

Las Puertas del Infierno

Así, tanto  la publicidad, el buen mercadeo, los bancos, el aumento de nuestra capacidad de endeudamiento, nuestras necesidades inventadas y nuestra estupidez e ignorancia financiera, nos fue llevando a las puertas del infierno.

De ese modo, 15 años más tarde, nadábamos en deudas. El estrés de mi esposo llegaba a tal nivel que nuestra relación llegó al borde del precipicio. Y si en ese momento me  hubiesen ¿qué quería yo?… mi respuesta hubiese sido, volver a vivir en mi casita de Santo Domingo, sin plata, sin lujos, pero en armonía.

Llegamos a tener más de US$350 mil en deudas y como les he contado, por la Gracia y Misericordia de Dios y gracias a nuestros mentores, limpiamos en 24 meses. Al año siguiente de haber limpiado ese infierno, llegó nuestro tercer pequeñín, quien, efectivamente, trajo debajo de su brazo, un montón de pancitos.

Guía antes de Casarnos

Siempre me gusta darte herramientas prácticas y recomendaciones. La primera que te voy a dar, sé que te va a rechinar en tu cabeza y seguro me vas a odiar. Pero lo siento, luego me lo vas a agradecer:

Pasos Mecánicos

Paso 1: Jamás se casen si tienen deudas. Antes de casarse su primer paso debe ser limpiarlas. Tómese el tiempo que se tome. Créanme, si realmente se aman, el amor sabrá esperar. Si entran en esta unión endeudados, la luna de miel se acabará más pronto de lo normal.

Paso 2: Hagan un plan de gastos. Pero como aún no tienen un escenario claro de cuánto gastan los matrimonios, sería bueno que consulten con parejas del mismo estrato social y de edades similares. ¿Por qué?… porque parejas con más años, más experiencia o de diferente edad, tendrán una realidad financiera diferente. Así tendrán un escenario más real de su futura situación.

Paso 3: El primer proyecto como pareja, será formar el fondo de emergencia de US$1.000. Es más, les recomiendo que en lugar de pedir chunches, que muy posible no usen, pidan platica para hacer ese fondo. Es más, les cuento que luego de 25 años de matrimonio, hace un par de semanas sacamos una máquina para hacer queso derretido que NUNCA estrenamos. Mejor pidan platica.

Paso 4: Estructuren su plan de gastos de la siguiente forma.

  1. Pago de impuestos (renta, municipales y todos los demás).
  2. 10% para ofrenda o para dar a sus luchas sociales.
  3. 15% del ingreso de cada uno, para su fondo de retiro o jubilación (El régimen de pensiones estatal no cuenta).
  4. Vivan con el Saldo. Y ordenen ese saldo en las siguientes prioridades: a) Alimentación, b) Techo, c) Seguros de gastos médicos (si es una prioridad, luego me lo van a agradecer), d) Vestido, e) Transporte y todo lo demás.  Les adjunto una tabla de excel para que puedan acomodar sus gastos. Presupuesto-familiar-2020xlsx

Paso 5: Tengan metas financieras para comprarse las cositas: Los muebles, el auto, alguna vacación, etc. Esto para evitar las deudas.

Paso 6: Vivan CERO deudas: Nada he visto yo más destructivo, nocivo y devastador para un matrimonio que las deudas. Es más, ni siquiera una infidelidad ahoga y desgasta tanto una unión que la mano de satanás (o sea la deuda).

Paso 7: Definan cuál de los dos será el supervisor de sus vidas financieras: Les recomiendo que sea el más ordenado, el más cuadrado, el más esquemático, el menos compulsivo de los dos. Pero no me malinterpreten, ambos deben construir todo juntos. Pero uno de los dos, con las características anteriores, debe ser el supervisor que se aseguren que las cosas se cumplan.

Paso 8: Busquen un mentor. Preferiblemente, parejas mayores y con matrimonios estables.

Pasos Profundos

 Paso 9: Los anteriores son los pasos mecánicos.  Es decir, lo que en automático, se debe hacer. Pero hay otros que son más profundos, por llamarlos de alguna manera, y son aquellos que tienen que ver con construir el norte financiero.

Es decir, cuál es la visión de ambos. Llegar a este paso es muy importante, porque sus vidas se siembran bajo un proyecto común, el cual caminará y seguirá su inercia, aún cuando las mariposas desaparezcan y las relaciones sexuales aminoren. Es decir, cuando el amor mágico haya seguido su rumbo para nunca más volver.

Ambos deben sentarse, con papel, lápices, crayolas, marcadores y una buena pizarra y van a dibujar una visión un sueño juntos:

Por ejemplo: Ambos se sueñan con una hermosa casa en la playa, con un par de niños. Viajando de vacaciones todos los años a diferentes destinos. Ambos se sueñan con una linda vejez, que les permita disfrutar y pasar su retiro en las Islas Griegas. No importa lo que sea… es muy probable que esa visión cambien conforme vayan madurando, lleguen los hijos o las circunstancias cambien. Pero la visión y los sueños, aun cuando todo se transforme con el paso del tiempo, los mantendrán unidos.

Algo así como sucedió en la película Up. Si no la han visto se las recomiendo. Vayan a buscarla ya mismo.

Una vez realizada esa visión, la van a estar revisando, año con año. Anoten los pasitos que deben hacer para llegar al destino.

Pongan fechas para cada una de sus visiones o sueños.

Asignen tareas, hagan presupuestos e ilusiónense con el porvernir. Busquen formas de buscar dinero feliz (es decir, sin deuda).

Y que esta pizarra de sus sueños o visión financiera, los ilusione cada día de sus vidas. Cuando logren un paso de cada sueño, celebren, tómense fotos. Hagan todo para estar unidos, financieramente, porque hay un principio que dice: «Toda casa dividida contra sí misma no permanece».

Y disfruten mucho su vida en pareja. Les deseo lo mejor. La clave y la respuesta sigue siendo Cristo Jesús.

Te espero el próximo martes a las 6:00 pm hora Costa Rica, en Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de you tube: Dra.Finanzas.

Y si te gusto este artículo, por favor, compartilo con tu círculo de influencia y así me ayudas en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Y Recuerda: !Organízate y Sé Libre!

 

 

«Federico, con ese ritmo de ventas, no vamos a cubrir, ni siquiera, el 60% de los costos operativos. No entiendo ¿por qué si tenemos un excelente producto y un buen precio, las cosas no se están moviendo?, solía «hostigar» don Diego Mena a su vendedor estrella.

Efectivamente, Federico había ganado, por 6 años consecutivos, premios como el mejor vendedor de la firma de consultoría. Aún así, Mena, siempre  le ponía la barda más alta y más alta. Todos pensamos que llegaría el día en que la esposa de Fede nos llamaría para avisar de que su marido fue internado por un colapso de tanta presión. Este día jamás llegó. A diferencia del resto de vendedores, éste ni siquiera se inmutaba con la presión  y siempre tenía cartas bajo la manga.

He de confesarles que como agente de seguros tengo que aplicar todos los consejos que brindo en este artículo, los cuales no son de mi autoría, sino de lo que aprendí conversando con el personaje principal de la historia.

¿Tienes hambre?

«Dra., me dijo Federico, tengo una pregunta que hacerte: ¿cuando trabaja lo hace por hambre, por pasión, por compromiso o solo porque necesita pagar sus cuentas y llevar el sustento todos los meses?…

Mi respuesta, que mantengo el día de hoy es: disfruto el llevar soluciones financieras a cientos de ejecutivos. Soy feliz sabiendo que estoy aportando para mi sociedad de abundancia.

Para mi sorpresa, mi respuesta no le encantó. Y me llamó la atención: «Dra. su respuesta es muy filantrópica y está bien. Pero, usted no trabaja con el estómago vacío. He ahí la diferencia. El día en que usted abra la refri y vea que no hay ni leche para sus hijos, ese día  no solo mejorará la sociedad, sino también su billetera», agregó Federico.

Pero tener hambre tampoco es suficiente, dijo. Será necesario tener objetivos muy bien definidos y difíciles de alcanzar. «Por ejemplo: la primera vez que me gané el premio de ventas fue porque soñaba con llevar a mis hijos a Disney. Creo que no existe una sola familia en el mundo, que sueñe con ese día. Así que hice mis cálculos, cuánto tenía que vender, para además de pagar, las facturas, ahorrar para ese viaje. Esa fue mi meta de ventas. Y cuando mi ánimo decaía, sacaba alguna imagen de mis hijos y otra de Disney y me levantaba de nuevo. Y un año después no solo ganaba mi premio, sino que empacaba las maletas. Estuvimos tres semanas y disfrutamos hasta el agotamiento», sonrió Federico.

Fede resultó no solo el mejor vendedor de una firma de consultores en arquitectura y diseño, sino que fue contratado por una firma internacional para capacitar en ventas a otros arquitectos.

Es muy extraño pensar que una firma de arquitectos tenga un vendedor. Pero, él se vió en esta necesidad. Salió a vender sus servicios porque, efectivamente, llegó el día en que no había leche para sus hijos.

Aquí mismo puedes descargar la guía, basada en la experiencia de Federico, para aumentar las ventas de tu firma consultora. Aplica a cualquier ramo: abogados, coaches, arquitectos, médicos y firmas de consultoría en general.

Aumentar las ventas de tu firma consultora

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

 

 

La semana pasada una de mis grandes amigas me invitó a ir de compras, virtualmente. En condiciones normales, hubiésemos pasado todo un día en el centro comercial para salir cargadas de bolsas y bolsas. Esta vez, nuestro día de shopping fue  diferente: lo hicimos de manera virtual y en una época en la cual jamás compro ni un helado, en Navidad.

Como tengo esta extraña de costumbre de no comprar nada en diciembre, pues todo se pone carísimo y no disfruto los tumultos, mis seguidores generalmente, me preguntan  si me gusta o no ir de tiendas, que si compro y qué cosas compro, cuánto gasto. Inclusive, me han llegado a preguntar, específicamente, por las tiendas donde voy, creyendo que probablemente, están plagadas de descuentos.

Si bien es cierto, no soy una típica mujer en el sentido de que no me gustan los zapatos, las carteras o cosas de maquillaje. Nada de eso.  Claro que me gusta comprar y tengo aficiones muy específicas (libros y ropa para entrenar). A mi no me gusta nada relacionado con el fashion y la moda, jajajaja. Admiro a las divas «influencers» que se ven de revista. Pero ese tema no es el mío.

Mis Secretos al Comprar

Aunque mis gustos no son los típicas de mi género, claro! que me encanta gastar y gastar. Pero lo hago con inteligencia financiera. Así que te compartiré mis secretos para disfrutar de este proceso, SIN REMORDIMIENTO.

Secreto 1: Nunca compro en diciembre, ni en el día de la madre. Ni en temporadas altas. Es decir, no pago caprichos. Procuro hacer mis compras anuales a destiempo. Cuando nadie más las hace.

Secreto 2: Hago una lista de regalos al año. Es decir, los cumpleaños de mis seres queridos. Sus obsequios de Navidad. Los días especiales. Esa lista, prácticamente, se mantiene similar todos los años, así que voy comprando esos regalos de a pocos. Aprovecho descuentos.

Secreto 3: En cuanto a mi ropa, accesorios y demás, les confieso que hasta ahora, por el programa Consultas con la Dra.Finanzas, que son todos los martes a las 6:00 pm por mis redes, es que trato de variar un poco mi repertorio. Pero soy de las que voy haciendo  lista de necesidades durante todo el año. Y normalmente, en  marzo o abril, llevo la lista y me compro las cosas que me hacen falta. Por el programa me he visto obligada a adquirir una blusa al mes para que ustedes no se aburran de verme uniformada.

Secreto 4: Jamás voy sin lista. Creo que ya me volví muy auto controlada. Pero la mejor manera de no hacer compras impulsivas es con una lista.

Secreto 5: Preparo mi tarjeta de débito, únicamente, con el dinero disponible para gastar. Y ya he pasado por la pena de tener que devolver prendas porque salió denegada. Muy digna, la devuelto y listo. Ya me acostumbre jajaja.

Secreto 6: Tengo un filtro. Es decir, si se me antoja algo muchisísimo lo paso por el siguiente filtro: Es realmente necesario o podría sustituirlo por un curso que me va a aportar valor. Soy fanática de los cursos on line. Esto si es todo un peligro para mi billetera, así que cuando quiero algo que no está en la lista, solo me pregunto si valdría más la pena invertir ese dinero en un curso o un buen libro. Normalmente, terminan ganando las otras opciones.

Secreto 7: Me doy premios. A veces resulta un poco aburrido no tener nada que comprarse o manejar tanta lista. A mi me genera orden, pero a veces se quita la ilusión de las compras, así que, constantemente, me doy mis premiecitos. Tengo un rubro en mi plan de gastos que se llama: premios personales. Y cuando hago una buena venta. Cierro un negocio interesante o logré superar alguna barrera o simplemente, me siento muy embotada, me doy un premio. Y eso me encanta.

Secreto 8: No voy a ver ventanas nunca. Para mi, desde hace muchos años, la afición por ir a ver ventanas es sencillamente agotadora. Además, te generas nuevos antojos y supuestas necesidades. Así que solo voy de compras cuando realmente, tengo que ir. Pero jamás desperdicio mi tiempo rondando por los pasillos de un centro comercial.

Secreto 9: Este secreto creo que no es tan bueno. Pero es mi secretito. Normalmente, para evitar ir de tienda en tienda, voy a una sola y ahí procuro comprar todo lo que ocupo y en diferentes colores. Sí, lo sé soy una mujer atípica. Pero la probadera y el tomar la decisión, entre tantas opciones me abruma, así que si encuentro una tienda que me gusta me compro todo ahí.

Secreto 10: Me pongo un tiempo límite. La verdad, eso de ir de compras, muchas veces, me resulta muy estresante. Así que procuro llegar al centro comercial cuando faltan 10 minutos para que abran y así encuentro buen parqueo y no hay ni un alma. Trato de irme justo al medio día, cuando ya comienza el  movimiento.

Te espero el martes en Consultas con la Dra. Finanzas a las 6:00 pm hora Costa Rica. En cualquiera de mis redes, pero prefiero que vayas a mi canal de you tube: Dra.Finanzas. Te dejo el link: Suscribirme al canal de You Tube

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

Próspero inició con un negocio hace algunos años, invirtiendo mucho tiempo, madrugadas, fines de semana y tiempos en familia. Años después el entorno colapsó y se enfrentó a un gran dilema: cerrar o sobrevivir. Por suerte,  Próspero logró gestionar, al pie de la letra,  los 5 ingredientes  para evitar que su organización, a diferencia de su competencia, llegara al Cementerio.

La empresa de Próspero, anteriormente, comercializaba productos relacionados con el cuidado del cabello y años más tarde se dedica al transporte de carga. Ese giro de 180 grados le permitió sobre vivir y mantenerse a flote, aún desconociendo los pormenores del segundo giro de negocio.

Para hablar sobre el tema invité a mi Consultorio Financiero a Manuel Sinitsin, coach y experto en emprendedurismo.

Dra. Finanzas: ¿cuál es el primer ingrediente a gestionar para que las empresas sobre vivan las diferentes crisis o tormentas?

Manuel Sinitsin: 1) Lo primero es que no podemos apegarnos a los  negocios ni convertirlos  en algo personal.  Muchas veces, será necesario dejarlos morir. Después de la muerte hay cimientos para construir algo nuevo.

Los apegos implican cargas emocionales muy fuertes. Y se pierde la dirección. Porque el dueño se distrae. No se replantea las cosas .

Los apegos tienen que ver mucho con el control. El ser humano cuando tiene algo se acostumbra. Lo familiar es lo ideal y lo que no es familiar es doloroso. Lo importante es manejar el dolor. Es como un luto. Porque uno no avanza. Y el que no avance retrocede. No está mal que lo dejes morir con el objetivo de dejarlo vivir.

El día a día, las frustraciones, deudas, y demás que se pierde la perspectiva del futuro. Entonces, el dueño se repite la historia presente una y otra vez.  Los apegos no pueden verse desde un punto de vista humano, sino empresarial: resultados, números, estrategias.

Le pasó a Donal Trump. Una pérdida siempre será una ganancia. Si aprendes lo que no tienes que hacer a través del fracaso, ésta será una gran escuela. Los mejores empresarios son los que han fracasado. Pero cuando nos anclamos en el pasado, y tu pasado se convierte en el presente y este presente el futuro.

El  negocio es como un ser humano que nace, crece, se reproduce y hay un momento de la rebeldía que ya no da. Entonces hay que dejarlo ir y replantearse y darse un espacio.

Dra.Finanzas: ¿Cuáles son los síntomas para identificar que la empresa está rebelde y que hay que darle un giro?

Manuel Sinitsin: Los síntomas se dan en el flujo de caja: no hay ventas, demasiadas deudas y uno anda viendo a ver cómo lo salva. El flujo de caja es el corazón. Las ventas no son un indicador. No es un tema de ganancias sino de escasez de recursos y ganancias. ¿Dónde estoy en mis ingresos, en mi  posición de mercado, en el  flujo de caja.?

Se debe pensar con números no con el corazón: dónde, cuándo, quiénes, cómo. Todo lo que sea medible.

Dra.Finanzas: Otro de los Ingredientes será darse un descanso. ¿A qué se refiere con eso?

3) Darse un descanso. Es la técnica de las R: Re plantearse, Re organizarse, Re Estructurarse.  No necesariamente se trata de hacer un cambio en el giro del negocio, sino de hacer  un giro mental. El cerebro trabaja por apegos. El va a evitar el dolor y buscar la recompensa. Y Cuando uno está acostumbrado a la recompensa y no le ha puesto candela el cerebro se mal acostumbra. El éxito requiere replantearse siempre TODO. Buscando siempre la incomodidad.

4) Será necesario, además, hacer la gestión de evaluar todo el panorama de la compañía, sea grande o pequeña.  Es imprescindible conocer el nivel de producción, distribución,  ventas y que estén alienados a los objetivos.

En empresas más pequeñas tienen que comenzar a crear un concepto de cultura organizacional. La empresa es el producto. Esa cultura debe permear a todos los niveles y que los intereses personales no se coman el negocio.

Dra. Finanzas: ¿Cuándo es el momento oportuno de comunicar cambios a la organización, especialmente aquellos que tiene que ver con una transformación en el giro del negocio?

Manuel Sinitsin: Cuando se deja el ego, los niveles pueden dar muchas ideas y hacer que la información fluya a todos los niveles y se convierte en un líder horizontal y el tema del liderazgo es claro. Se involucra  todo el equipo como si fuesen socios y no empleados. Que tengan sentido de pertenencia y no de urgencia.

Tener un mecanismo que me permita ver la operación del negocio todos los días.

5) El quinto ingrediente a gestionar  es el arte de delegar. Cuando comenzamos a delegar la organización no es  tan rígida. Aunque el dueño sea la cabeza, también  depende de los hombros, los pies, las manos. Y cuando comenzamos a delegar se hace necesario hacer una cultura de sistemas. El sistema de contabilidad, el sistema de producción y estandarizar. Y que la organización funcione como un todo y no dependa de la cabeza del dueño, sino todos los roles. Y pueda desprenderse en lo estratégico y no operativo que es donde terminan todos los dueños de empresas.

Siempre pensar en que las personas son una mina de oro, un diamante que hay que estarlos puliendo todo el tiempo. El líder debe ir empujando y que la gente sienta que tienen apoyo. Lo que tiene que hacer es modelar.

Ser un meta líder consciente de que sin la gente no hay empresa y que las personas son el activo que mueve la organización. Ese líder va  más allá del liderazgo tradicional.

Dra.Finanzas: ¿Entiendo el concepto en empresas grandes. Pero qué pasa cuando son organizaciones pequeñas o de dos socios, únicamente?

Manuel Sinitsin: Cuando son empresas muy pequeñas lo importante es que se definan roles. De lo contrario, estará muy desorganizado. Pero cada una tiene un rol específico, un plan para cada uno.

La clave es cómo establezco metas que puedan ser visibles para ambos y entendibles para ambos. La forma en que se alienen los objetivos. Entre menos personas se vuelve más simple. Entre más es más complejo.

No es se debe tener miedo a perder el poder.  Este es mental y las estructuras mentales son las que hay que cambiar.  Cuando a la gente se le toma en cuenta  siente menos temor. De lo contrario, salen corriendo, se llevan el dinero y se llevan los clientes que es lo peor.

Todos los cambios o sucesión del negocio. La forma en que yo me comunique con todo el eco sistema. La transparencia es clave y una campaña interna es fundamental. Con mi cliente interno y externo. Con todo el eco sistema.

Para Contactar con Manuel Sinitsin

Si te gustó este artículo compartilo con tu círculo de influencia y ayudame en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te espero todos los martes en Consultas con la Dra.Finanzas, a las 6:00 pm (hora Costa Rica) en mi canal de you tube: Dra. Finanzas.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

«Yo estaba en una relación con una mujer que ya traía deudas de su matrimonio anterior. Pero estaba tan enamorado que no me importó y asumí, inclusive, las deudas de la casa que había comprado con su ex esposo. Entre los dos nos hicimos de nuestras propias deudas. Para comprar un auto, luego para una operación estética, un viaje. Así fueron creciendo y creciendo hasta que nuestro matrimonio se vino de pique. Recién nos divorciamos y mis gastos, enredos y deudas se triplicaron», me contó Felipe Rojas (nombre ficticio), durante una mentoría.

Cuando Felipe contrajo matrimonio se sumaron las siguientes deudas: las de su esposa, las suyas, las de ambos. Y ahora con el divorcio los gastos se duplicaron y también el nivel de endeudamiento.

Para nada apruebo el divorcio y francamente es el peor negocio desde todo punto de vista. Pero, hay situaciones de situaciones y como no soy «dra. corazón», sino Dra.Finanzas, pues me voy a enfocar en el área que me corresponde: la financiera.

«Yo lloraba todos los días. Era frustrante estar con él. Nunca me daba un beso. No quería tener intimidad y me trataba, continuamente, como su sirviente. Sin embargo, yo seguí  por años, porque me daba miedo perder mi «status» económico y porque había decidido quedarme en casa con los niños, así que no veía posibilidades de generar ingresos de mi parte. Eso me daba pavor», explicó Valentina Pacheco (también nombre ficticio) en una mentoría.

«Un día, me estaba maquillando y vi que aún era hermosa. Revisé mi cintura, mis caderas y mis nalgas, pues tenía años de no verme con detenimiento. Y dije: aún puedo rehacer mi vida. Aún tengo chance de tener más hijos. Aún puedo buscar trabajo y salir adelante. Fue como si el espejo me hubiese alentado y tomé la decisión de divorciarme. Por varios meses la pasé muy mal, económicamente. Pero con el tiempo me levanté y salí adelante», agregó Valentina.

«Acepto» Determina tu Realidad Financiera

El miedo a perder el status

Uno de los grandes temores por las que muchas parejas no se divorcian, pese a estar sufriendo incontables situaciones, es por el área financiera. La comodidad, el confort económico e inclusive la posición social pesan mucho.

En este artículo, pretendo darte las pautas. NUNCA alentarte al divorcio. Eso va en contra de mis principios. Pero, es una realidad que no puedo ocultar y que también ha requerido mi consejo en muchas oportunidades.

Antes quiero advertirte que el divorcio es un terremoto financiero por las siguientes razones:

  1. Ya no es una casa que mantener. Son dos. En esta sociedad,  los hombres llevan la peor parte, pues además de mantenerse así mismos, deben mantener la otra cosa.
  2. El divorcio divide las cosas, así que el nivel de ingresos también se partirá, mientras que los gastos aumentarán proporcionalmente.
  3. Cuando hay deudas, una de las partes, generalmente, el hombre, asume la mayor parte. Eso dependerá de quién haya quedado como deudor principal.
  4. En un divorcio el seguro de gastos médicos también se convierte en un problema.
  5. Si además, debes contratar niñera, psicólogos y psicopedagogos para sacar a tus hijos del transe, serán más gastos que asumir.
  6. Curiosamente, en las primeras etapas de la separación, ambos tienen a incrementar su vida social, generando más gastos.
  7. Cambios de escuela. Esto en muchas ocasiones también genera gastos que no estaban considerados.
  8. Transporte de los niños. Si antes mamá iba por ellos, ahora la madre debe trabajar para sostenerse y tendrá que contratar un servicio de transporte para los chicos.

  Medidas a Tomar

Les confieso que no me está gustando nada escribir este artículo. Me parece desgarrador, pero considerando la situación de muchos es que me atrevo a poner estas líneas:

  1. Un divorcio es algo que no se puede hacer a la ligera. Como en cualquier cambio hay que prepararse con tiempo. Es muy probable que la persona que lo solicite venga pensando en esta decisión desde hace mucho tiempo. Así que si ese sos vos, también tendrás que pensar en tu billetera.
  2. El primer paso será considerar tus gastos viviendo solo más los niños. Tenés que hacer un presupuesto aparte.
  3. Tenés que pensar si la casa se vende y dividen el dinero en dos o si mejor se la dejas a ella para que pueda estar tranquila con los chicos.
  4. Considerar cuáles propiedades o bienes se van a vender y cuánto dinero podría representar. Eso será tu fondo de emergencia.
  5. No será un momento oportuno para pensar en comprar casa. Al menos que las finanzas sean demasiado buenas y no tengas que endeudarte. Será mejor alquilar algo pequeño.
  6. Una vez analizado las consideraciones anteriores, es momento de prepararse con un fondo. Es decir, saber que además de tu salario normal, vas a tener la posibilidad de mantenerte, al menos, unos 6 meses, sin ningún problema.
  7. Salir de deudas. Ya suficiente terremoto vas a tener, sentimentalmente hablando, como para tener que lidiar con bancos, tarjetas y acreedores. Así que de hablar con un abogado, primer vas a matar todas las deudas posibles.
  8. Te aconsejo que prepares un ahorro para salud mental y soporte psicológico. No necesariamente para vos, sino para tus pequeños. Será quienes lleven la peor parte.
  9. Si sos mujer y no estás trabajando, es hora de buscar un trabajo inmediatamente. Muchas mujeres prefieren quedarse ahí con todo lo que su relación implica, con tal de no perder el nivel de vida. Así que llegó el momento de buscar tus propios ingresos.
  10. Ir comprando algunas cositas, poco a poco, para la nueva casa. Y claro está las vas a guardar en casa de tu mejor amigo o amiga. Así cuando de mudes no vas a tener que hacer un gasto grande en menaje.

Estoy segura que si te decides a llevar a cabo cada uno de los puntos anteriores, te van a parecer tan aburridos, complicados y tristes, que mi gran deseo es que  en el camino te arrepientas de tomar esa decisión. Te deseo lo mejor, pero lo que más quiero es que tu hogar permanezca contra viento y marea.

Te espero el próximo martes en Consultas con la Dra. Finanzas a las 6:00 pm (hora Costa Rica). Preferiblemente, por mi canal de You Tube: Dra.Finanzas.

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

 

La semana pasada un gran amigo me escribió el siguiente mensaje de texto: » estoy encantando con tu emprendimiento, refiriéndose a  China Trader. Ustedes son geniales ( mi socio, Ren Bao Xun y yo). Su estrategia está super interesante y quiera que me tomen en cuenta como uno de sus proveedores. Aunque el comentario tenía un tono positivo. Hubo una palabra que me enfureció: «Emprendimiento».

En tiempos del Covid, me molesta muchísimo esta palabra. China Trader es una empresa. No un emprendimiento. Y, por cierto, nació antes del famoso virus. El diccionario de la Real Academia, define emprendimiento como: «Acometer y comenzar una obra, un negocio, un empeño, especialmente si encierra una dificultad o peligro». Si lo notan, el término en cuestión, no tiene nada de malo.  Sin embargo, en este año de pandemia, la connotación que es de algo pequeñito, casero, familiar. Y muchas veces es usado para evocar  lástima e inducir a la compra.

«Le escribo porque estoy iniciando un emprendimiento, vendo unas salsitas de tomate»… «Estamos iniciando un emprendimiento familiar y preparamos pancito artesanal»… «Acabamos de arrancar nuestro emprendimiento y estamos desinfectando casas.»… «una amiga se quedó sin trabajo e inició un emprendimiento de hacer compras en el supermercado»… «Nuestros hijos están emprendiendo y están vendiendo unas galletitas de jengibre»…. y podría continuar con todos los mensajes que aparecen en  chats.

Y me encanta como de las crisis y problemáticas surgen geniales ideas.  Pero hoy te hago la siguiente pregunta: ¿Hacia dónde estás apuntando?, a seguir solo con un «emprendimiento», con algo chiquitito, para el gasto, para cubrir tus necesidades básicas o vas a desarrollarte como un empresario de grandes ligas?…

Es decir, con el respeto que me inspiran todos estas personas que necesitan llevar el sustento, la gran pregunta: ¿Es cuánto van a durar?, ¿Se van a quedar vendiendo panes para las vecinas del barrio, o quieren ser exportadores de pan?.

Ahora, si tu decisión es seguir vendiendo en tu condominio, eso no tiene nada de malo. Adelante, pero, definitivamente, este artículo no es para vos. ¿Hacia dónde estás apuntando?

De emprendimiento a Empresa

Mi gran empresa China Trader es pequeña.  Tenemos un equipo de vendedores, aun no consolidado, de 5 personas. Pero nunca me escucharás diciendo palabras como: Mi «negocito», mi «empresita». No la veo en pequeño y tampoco la concebí para ser un hobby casero.

«Mónica, cuando usted habla, la gente seguro se imagina que tenemos un consorcio con sucursales en todo el mundo», sonrió mi socio.  A su comentario, le dije: Así es, usted es el Director de nuestra gran empresa. Si ambos no pensamos en grande, nadie lo va a hacer por nosotros. Sueño con dar trabajo a cientos de personas, sueño con que un día, China Trader, sea premiada como la empresa más linda para trabajar en la región», le contesté. Nos volvimos a ver, sonreímos y la siguiente actitud fue, vamos a trabajar para eso.

Ingredientes Clave

  1. Nunca fueron pequeñas en las mentes de sus creadores. Salvo aquellas genialidades que surgieron por casualidad, y fue un momento de «eureka», la mayoría son concebidas, inclusive, años antes de dar el primer paso.
  2. La fórmula EDC. Sin estos ingredientes es imposible: Esfuerzo, Disciplina y Constancia.
  3. No pretendas hacerte millonario de la noche a la mañana. Por el éxito se paga un peaje.
  4. Pasar por miles de NOOOOS. Cuando escribo este ingrediente vienen a mi mente personajes como Waltt Disney, Henry Ford, Andrés Moreno (el fundador de Open English),Steve Jobs, entre otros, de todas las generaciones, quienes muchas veces se enfrentaron a miles de NOOOS. Detrás de cada una de esas respuestas negativas se gestaba el temple y el carácter para desarrollar sus grandes empresas. Les comparto el link de este artículo que me pareció interesante y muy atinado para el tema: https://www.emprendiendohistorias.com/emprendedores-exitosos/
  5. Planear, planear, planear y seguir planeando. Toda empresa requiere un proceso de construcción mental. TODA. Hacia ¿dónde estamos apuntando?, ¿qué pasos necesitamos para cumplir con los objetivos?, ¿cuántos recursos se necesitan? ¿quién es nuestro público objetivo?, ¿cuál será nuestro mercado?, ¿ qué necesidades vamos a resolver?, ¿Cuál será la logística?, ¿Qué tengo?, ¿Qué me hace falta?, etc.
  6. Tampoco caer en la parálisis por análisis. Doy fe de esto muchos de mis posibles empresas se quedaron en meras tablas de excel. Cuidado con eso.
  7. No se vale endeudarse. Esta es la época más bendecida, en toda la historia de la humanidad, en la cual para montar un negocio, no se requieren muchos recursos. Comienza pequeño, pero apunta en grande.
  8. Planificación Financiera. Muchas empresas comienzan a crecer y mueren víctimas de su propio crecimiento. Cuando se ve la plata, se comienza a desperdiciar.
  9. Desde el día uno, aparta, al menos, un 15% por ciento de los ingresos como un fondo de crecimiento. Es decir, si en algún momento necesitas comprar una nueva máquina o algo para mejorar, debes tener ese fondo.
  10. Aparta, al menos un 20%, desde la primer venta, para el pago de impuestos. Si querés crecer debes cumplir con las autoridades. La informalidad no pasa de ahí.
  11. No te comas tu negocio vivo. Es decir, en su momento, debes tener la capacidad de pagarte un salario. Si tenés otra alternativa de trabajo, entonces, viví con esa usa todo el dinero de tu nuevo negocio para reinversión.
  12. No se regala NADA. No sos una fundación de caridad y todo cuesta.
  13. Flexibilidad. Es decir, si el plan que se habían trazado no está resultado, será mejor dar un giro, cambiar la forma de hacer las cosas, buscar otras alternativas, pero no quedarse con los brazos cruzados o creer que el mundo se acabó. La empresa Lego no sería lo que es, sino fuera por que la fábrica de juguetes de madera se quemó más de una vez.
  14. Delegar: Al inicio, todos somos de todo. En mi caso, mi primera página web la monté sola. Era terriblemente fea, por cierto, yo escribía los blogs, me grababa los videos con mi celular, me los editaba, escribía los cursos, daba las capacitaciones, llevaba la contabilidad y además cobraba. Ahora, gracias a Dios, tengo un precioso equipo de 6 personas, quienes me manejan mis páginas, incluida la de la Academia, me llevan mi contabilidad, otros me editan y publican los videos y otros me manejan mis redes sociales.
  15. Crear sistemas o automatización de procesos. Ahora es mucho más sencillo automatizar. Esto te permitirá, a su debido tiempo, que el negocio pueda crecer sin que estés las 24 horas.
  16. Abrir fronteras. Ahora con el Internet es super fácil . Quedarse en un solo país es sumamente peligroso, pues estarás impactado por el riesgo sistémico que envuelve tu mercado natal.

Si te gustó este artículo, te pido por favor, comentar y compartir con tu círculo de influencia. Y te espero todos los martes a las 6:00 pm, hora Costa Rica, en Consultas con la Dra.Finanzas, es mi programa en vivo a través de mi canal de You Tube: Dra.Finanzas.

 

 

«Era un chico encantador, servicial. Muy especial conmigo. Para mí sigue siendo devastador. Es día… yo lo presentía. Mi corazón se sentía agobiado cuando vi la tristeza que cargaba. Le dije: mi amor, no estés triste, pronto nos levantaremos de nuevo y saldremos de esta. Pero en su mirada, pude ver la desolación. Subí  a mi habitación y me arrodillé a orar. Yo estaba desesperada por su reacción. A los 20 minutos bajé y encontré la peor escena de mi vida», me compartió la madre de este joven, con el único propósito de ayudar a otros padres de familia en este tema.

Lamentablemente, no es la primera vez que una familia me cuenta cómo perdieron a sus hijos cuando su nivel de vida se vio afectada por diferentes circunstancias.

«Muchas veces como familias creemos que las deudas son parte de nuestra vida. Y las asumimos como algo normal. Y comenzamos a vivir una vida totalmente irreal sin pensar el impacto que ese estilo de vida, ilusorio, podría traer a nuestros hijos. No creo que exista ningún padre en el mundo, en su sano juicio, que desee darles una mala vida. Pero, ese deseo desesperado por darles lo que nunca tuvimos puede destruirlos tanto, que cuando la fantasía desparece, también se lleva el alma de nuestros hijos», afirmó otro padre de familia que perdió a su hijo de 21 años, después de caer en banca rota.

Edades peligrosas

«Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el suicidio es uno de los factores más importantes de morbilidad en jóvenes: ocupa la segunda causa de muerte en el mundo. La expectativa de vida en esta población se ha visto disminuida por este aspecto. Se está viendo como catastrófico  y se cree que las dificultades de afrontamiento y resolución de problemas son algunos de los factores más relevantes. Por ello, de acuerdo con los estudios que se hacen en la actualidad, en su mayoría es considerado un problema de salud pública y dicen que es prevenible si se interviene de manera oportuna y a tiempo con estrategias multi sectoriales e integrales. La ideación suicida y el intento son más frecuentes en la población femenina y el suicidio consumado en la masculina», dice un estudio sobre el tema, cuyo link les comparto Estudio sobre el suicidio en jóvenes

Cuando hay problemas financieros en la familia existen edades  más susceptibles a la afectación. De los 13 a los 21 años, aproximadamente. Pues es en este momento cuando el impacto social de no tener dinero es más importante que cuando son niños o independientes, económicamente.

«Mal acostumbramos a nuestro hijo a todo tipo de lujos. A los 21 años ya manejaba un BMW. Tenía moto y frecuentemente iba con sus amigos a nuestra casa en la playa y en avioneta. Siempre estaba rodeado de «amigos», quienes disfrutaban de su estilo de vida y quienes también tenían posibilidades similares. Pero, por una mala cabeza, perdí mi empresa, más la inmensidad de deudas, hizo que nuestro estilo de vida se viniera abajo en cuestión de meses. Pasé de tener  chofer a manejar bicicleta para ir al trabajo, asunto que mi hijo no pudo asimilar», comentó este padre de familia, quien también nos compartió su tristeza con el fin de ayudar a otros.

 

¿Qué hubiesen hecho diferente?

 

Cuando les pregunté a las tres familias sobre qué hubiesen hecho diferente para evitar el dolor. Los tres llegaron a las siguientes conclusiones:

  1. Le hubiese enseñado el verdadero valor de la vida y que la valía nuestra no está en si tengo esto o lo otro o si pertenezco o no a este grupo social, sino en lo que  valgo como persona, independientemente, si tengo o no dinero.
  2. Nunca me hubiese endeudado para sostener un nivel de vida ficticio. Porque eso empeoró las cosas, había dinero de sobra, pero no generado por el negocio, sino con pura deuda.
  3. No le hubiera dado tantos lujos.
  4. Les hubiese enseñado que las cosas materiales no valen nada. Son solo cosas que vienen y van, que hay otras mucho más importantes como la salud y el amor.
  5. Le hubiese enseñado a ganarse las cosas. Inclusive, a trabajar desde pequeños, aunque fuese en trabajitos de la casa, para que aprendiera a que las cosas no caen del cielo.
  6. No les hubiésemos dado todo en plato y bandeja. Sin ningún esfuerzo.
  7. Era mejor dejarlo pasar necesidad desde pequeño.
  8. Tal vez, le habría enseñado sobre la administración financiera. Y hubiese sido capaz de asimilar mejor la debacle.
  9. Le hubiese dedicado más tiempo en apreciar las cosas y los momentos simples de la vida.

¿Qué hacer ahora?

Para estas familias los «hubiese» ya no existen. Pero para los que están leyendo este artículo y aún disfrutan de sus hijos, hay esperanza.

Aunque no me gusta tocar temas tan fuertes en mi blog, esta semana recibí un correo de una madre de  desesperada, pues hace unos años, ella y su esposo, se quedaron sin empleo. Así que montaron un negocio, con deuda, y durante los primeros dos años, el emprendimiento fue muy exitoso. Hasta que llegó la competencia.

A partir de ahí tuvieron que adquirir deuda sobre deuda para mantener la empresa y su estilo de vida. Al día de hoy tienen más de 10 préstamos  que superan los  US$50 mil y una adolescente al borde de la depresión. Lo que esta mamá me compartió me hizo recordar las historias similares  y no pude quedarme de brazos cruzados sin, al menos, aportar alguna luz, en este escabroso tema.

No soy psicóloga y no pretendo serlo y perdón a los profesionales en esta materia que me meta un poquito en este campo, con el respeto que todos ustedes se merecen. Y preferiría  que si su familia está atravesando una situación similar corra donde un especialista en la materia, pues mi expertis se queda muy corto en este campo.

  1. Hable, hable y hable con sus hijos. Explíqueles, inclusive, con números, la situación por la que están atravesando.
  2. Pídales perdón. Eso les ayudará a entender que efectivamente, cometieron un error al darles una vida que no estaba dentro de sus posibilidades financieras. Y díganles que aunque no tuvieron una mala intención con ese estilo de vida, sí cometieron un error.
  3. Demuéstrele y asegúrenle  su amor por ellos. Al fin y al cabo, bien o mal, el amor nunca deberá estar en cuestionamiento.
  4. Cuando les hablen sobre la situación, no  la pinten como una tragedia. Y es que en realidad no lo es. El dinero se recupera y la vida continúa. Recuerden que por su inmadurez, ellos tenderán a agravar aún más cosas en sus cabecitas.
  5. Así que modifiquen sus paradigmas mentales, pero con inteligencia. Es decir, pídanles ayuda. «Amor: estamos atravesando por este nuevo reto. Ya no vamos ir a tales o cuales lugares, ni andar en este o aquel auto. Pero queremos que nos ayudes a idear estrategias para salir de esta lo más pronto». Un diálogo de este estilo los empodera, les da confianza y los hacen sentir parte de la solución. Y les permite enfrentar el asunto desde  una óptica menos trágica.
  6. Cuidado con las luchas entre esposos. Ellos serán capaces de enfrentar mejor cualquier situación si ven a sus papás como un equipo que trabaja unido y no en un rin.
  7. Si es mayor de edad, invítelo a trabajar con usted o a que busque un trabajo. Eso lo mantendrá ocupado.
  8. Cuéntele historias de gurús empresariales que cayeron en banca rota y la forma en que se levantaron.
  9. Busque cómo recompensarles el sacrificio. Es decir, como adultos somos capaces de comer solo agua y pan por meses con tal de salir adelante. Pero para ellos el cambio es muy fuerte. Así que mientras está vendiendo sus activos aparte alguito, aunque sea ínfimo, para recompensar el sacrificio de su hijo con algún detalle que le traiga esperanza.
  10. Promueva que el resto de la familia esté pendiente de ellos. No con el tono de lástima o preocupación sino de valía. Es decir, que sientan que cuentan con un núcleo familiar que los ama tengan o no celular.
  11. Y mi última gran recomendación, para mi la respuesta siempre está y estará en la figura de Jesús. Es ahí a Sus pies donde encontramos la solución para limpiar más de US$350 mil en deudas en 24 meses. Todos los principios financieros correctos se encuentran a Sus Pies.

Por favor, se que hay muchas familias que esta época perdieron si nivel de vida y vendrán muchas más en los próximos años, así que te pido compartir este artículo con tu círculo de influencia y entre todos combatamos la esclavitud financiera.

Te espero todos los martes a las 6:00 pm en mi programa: Consultas con la Dra.Finanzas, por mi canal de you tube.

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

 

 

 

 

 

Una vez más aparecía frente a mí con su actitud cabizbaja y demacrada. Yo no soy psicóloga y sinceramente, tengo poca tolerancia a las malas actitudes. Pero esta vez, sus lágrimas me conmovieron.  No es común ver un hombre llorar.

¿Qué pasa pregunte?… vea doña Mónica todo me sale al revés. Nadie me da trabajo. Solo me aparecen ofrecimientos para vender cosas y yo nunca he vendido nada. Estoy ahogado en deudas. No soporto esta situación. No tengo ni para un helado. Además, me acaban de embargar el auto y mi suegra nos está corriendo del apartamento. Dice que soy un vago.

Después de escuchar su retahíla le dije: ¿Y qué haz hecho para mejorar tu situación, digo desde que te conozco tenés una nube negra encima. Te regale el Curso Mis Finanzas en Control y qué decisiones tomaste con esa información?

“Es que usted no me entiende. Yo no nací para estar metido en una oficina de 8 a 5. Yo nací para cosas más grandes. Para otras aventuras. Para andar en un buen auto, una buena casa. Comer en buenos restaurantes. Pero el jefe que tenía antes era insoportable. Yo no pude soportar que mi pidiera cosas y cosas cada cinco minutos. La otra doñita, la dueña de la tienda, me hostigaba todo el día: tráigame esto, lléveme acá, resuelva esto. Esto me tenía agotado”, dijo el personaje de mi historia, que por razones obvias, me guardaré su identidad. Que la estupidez no supere capacidad de generar dinero

El problema suyo, le contesté, está en su corazón. Usted cree que el entorno es el responsable de su situación económica. Pero usted es el único dueño de su destino, financiero. No hace, absolutamente, nada por mejorar. Y yo tampoco puedo ayudarle más. Me levanté y me fui.

Helena (nombre ficticio) vino la primera vez a mi oficina rogándome que le echara una mano con sus enredos financieros. Así lo hice, juntas, montamos un plan de gastos. Un plan para limpiar sus deudas. Hasta una carta para que presentara a los bancos le redacté.

Llevó dos de mis cursos con mucha ilusión. Unos meses después me decía: “Ahy Moni, no lo logro. Tengo falta de carácter y me compré una ropita para entrenar. Hay Moni ya identifiqué dónde se me va el dinero: en comidas afuera. Pero, cómo no voy a comer afuera?… Esta chica gana US$8 mil mensuales. Es soltera y vive con su mamá.

Su último mensaje, hace unos dos años fue: “Moni, necesito ayuda. Pero no puedo pagarte. Me darías otra asesoría”, adivinen cual fue mi respuesta: un rotundo NO.

Analizando las actitudes de ambos jóvenes y comparándolo con aquellos alumnos que sí tomaron las riendas de su bolsillo. Que lograron salir de las deudas, que ahora su patrimonio crece y crece y que a mitad de la pandemia han generado nuevas oportunidades, me puse a pensar en aquellos monstruos internos que nos hacen perder dinero.

Los 10 Monstruos

Monstruo #1:  Actitud de víctima: Creer que todos los demás tiene la culpa de mi realidad. Frase más común:  “No es justo”.

Monstruo #2: Quejas y más quejas: No se si ustedes comparten este criterio conmigo, pero no hay algo que choque más que conversar con alguien de cuya boca solo sale basura. Su frase común es “Que tirada”.

Monstruo #3: Todo lo quieren gratis: Es increíble, en mi curso Rediseña Tu Vida Financiera, se inscriben, mensualmente, un poco mas de 200 personas. Pero en lo cursos de pago, no entra ni la cuarta parte. Y me escriben correos con toda su problemática y les digo que contraten una mentoría y me he llevado hasta insultos. Para que se den una idea, yo he pagado en mentirías, libros, tutorías y capacitaciones, relacionadas con finanzas personales, un poco más de US$10 mil.  Me he capacitado con los mejores. He pagado por ir a las mejores conferencias. Por eso salí adelante. Frase más común: “Estoy en una situación difícil, por ahora, no puedo pagar”.

Monstruo #4: Actitud sabe lo todo: El otro día un ejecutivo me contrató para una mentoría. Y ni siquiera había comenzado a hablar, cuando su primer frase fue: “si, eso ya lo se, pasemos al siguiente paso. Eso también, lo que sigue”. Al final le dije, bueno ya que los sabes todo, gracias por regalarme el dinero. Frase común: “Eso ya lo se”.

Monstruo #5: El hablador: Son aquellos que solo hablan y hablan de supuestos negocios, grandes cosas, pero nunca avanzan.

Monstruo #6: El resentido.  No somos una botella de agua en el desierto. Es decir, pensar que todo el mundo tiene que ponernos atención. Que todo el mundo debe colaborar con nosotros. Nadie tiene la obligación de ponernos atención. Siempre hay que pensar si hemos o no trabajado lo suficiente para merecer la atención de las personas. Frase común : “Este qué se creyó”.

Monstruo #7: Falta de enfoque: Cuando estamos limpiando deudas o tenemos una meta de inversiones y proyectos de largo plazo, será necesario el enfoque. Y algunas veces tendremos que sacrificar cosas, nivel de vida, horarios, etc. Pero, la meta es lo más importante. Frase común: “Es que me apareció una oportunidad”.

Monstruo #8: Buscar atajos y salidas rápidas: Tanto en ganar dinero como en salir de las deudas, no hay salidas rápidas. Los atajos solo te llevan a caminos más largos. Las personas que siempre están buscando formas de ganar dinero rápido, generalmente, se meten en enredos y enredos financieros. Su frase común es: “me salió una oportunidad de negocio*. No conozco ningún millonario que hubiese ganado dinero con atajos.

Monstruo #9: El Indeciso: La persona inconstante lo es en, prácticamente, todas las áreas. Hoy está casado mañana no, hoy  trabaja en esta empresa, mañana no. Hoy abre un negocio, mañana lo cierra. Frase común: “Aun no me he decidido”.

Monstruo #10: Absolutamente todos los grandes empresarios y personas sobresalientes en sus campos, tienen un común denominador: aman la lectura. Este hábito marcará la diferencia en todas las áreas de tu vida. Pero especialmente, en el área de tu especialidad. Frase común: “no tengo tiempo para leer”.

Si te gustó este artículo, te pido que, por favor, lo compartas con tu círculo de influencia y me ayudas en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero todos los martes a las 6:00 pm en Consultas con la Dra.Finanzas, por mi canal de you tube: Dra.Finanzas o por cualquiera de tus redes favoritas.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

Para muchos, la compra de una vivienda representa el gran proyecto de vida. Y pasan más de 30 años soñando con el día en que, efectivamente, paguen el último centavo, motivo de gran celebración.

Pero, ¿será este tiempo de pandemia, un buen momento para endeudarse por una vivienda?.

La respuesta tiene dos aristas: La primera se relaciona con la oportunidad de mercado y la otra con las condiciones financieras a lo interno de cada hogar.

Condiciones de mercado

Este podría ser un excelente momento para adquirir una vivienda a precios descontados.

En vista de que muchos se han visto obligados a abandonar sus obligaciones con los bancos podría encontrarse propiedades a precios de remate.

Los bancos se rigen por normas internacionales de supervisión y riesgo. Es decir, que tienen que hacer muy  buen trabajo en su cartera de morosidad y evitar el crecimiento de aquellos activos, no relacionados a la actividad financiera per se del banco, como las viviendas que la gente deja de pagar.

Así que muy posiblemente, en unos cuantos meses, encontraremos a los bancos liquidando  esos activos a precios de oportunidad.

Desde este punto de vista siempre recomiendo asesorarse con buen corredor de bienes raíces, pues no necesariamente, aunque estén a buen precio, todas las viviendas aumentan su valor en el tiempo.

Por otro lado, encontraremos dueños, sin empleo y  desesperados por obtener liquidez,  dispuestos a vender sus propiedades a precios rebajadísimos.

Así que las condiciones del mercado dictan que éste podría ser un excelente momento para comprar barato.

Pero no todo el mundo tiene la condición necesaria para adquirir una deuda de casa en este momento. Les recomiendo analizar las siguientes condiciones. Si usted las cumple todas adelante. Pero si no cumple, con al menos, dos de ellas, será mejor esperarse un poco más.

¿Alquilar o Comprar Casa?

Condiciones financieras personales

La primer condición, antes de solicitar un préstamos y volverse loco con los precios de oportunidad, es la siguiente:

  1. Tener al menos dos fuentes de ingresos. Es muy peligroso, en este y en cualquier otro escenario macroeconómico, depender de un solo ingreso. Con esto no quiero decir que mande a su esposa, que quiso quedarse cuidando los niños en casa, a trabajar. Es una decisión muy personal. Pero sí que haga todo lo posible por complementar su ingreso.
  2. Tener un fondo de emergencia de, al menos, US$1.000. Esto le permitirá hacerle frente a cualquier imprevisto sin usar la tarjeta o una deuda.
  3. No tener deudas. Es mejor iniciar el préstamo para la vivienda con el nivel de endeudamiento en cero. Será un escenario óptimo para cumplir con ese sueño.
  4. Contar con su ahorro para la jubilación. Al menos el 15% de sus ingresos debe estar dirigidos a darle de comer a su yo viejito. De lo contrario, todo el dinero se le irá en una propiedad que no será suya en el corto plazo.
  5. Tener un buen seguro de gastos médicos personal. No se atenga al seguro corporativo. Estos suelen tener coberturas muy bajas (menores a los US$250 mil) y si su empresa decide prescindir de sus servicios, usted quedará desprotegido. Así que mi recomendación es que siempre tenga una protección personal. Esto le permitirá proteger su patrimonio y su estabilidad financiera en caso de que algún ser querido sufra alguna crisis médica.  Y tampoco comprometerá el sueño de tener casa propia. Si quiere más detalles sobre este tema puede agendar una asesoría, gratuita, conmigo en el siguiente link: Consultar por un Seguro Personal
  6. Contar con, al menos, el 30% de la prima. Los bancos exigen el 20%. Pero no se lo recomiendo. Es mejor llegar con el 30%, así su deuda será del 70% y no del 80%. Entre menos deuda tenga mejor para usted y así saldrá más rápido.
  7. Pedir al banco que le hagan los cálculos para que con la cuota a pagar, pueda salirse de ese compromiso en 7 años máximo. Ese es el tiempo ideal en el  que usted está pagando por lo que efectivamente compró. Más de ese plazo, usted estaría comprando una vivienda y regalándole unas 4 adicionales a la institución financiera. Lo cual no tiene ningún sentido financiero.
  8. Que su cuota del banco más el mantenimiento no superen el 30% del total de sus ingresos.

     Si te gustó este artículo, por favor, compártalo con tu círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero el próximo martes en Consultas con la Dra.Finanzas,  a las 06:00 pm, por mi canal de you Tube: Dra.Finanzas.

Y Recuerda: Organízate y Sé libre

Aunque el título suena muy materialista, en realidad, lo que te voy a plantear en este artículo es más profundo de que imaginas. Verás, tengo un amigo extraordinario. Lo admiro mucho porque tiene el talento del Rey Midas: todo lo que toca se vuelve un negocio lucrativo con cientos de trabajadores y en varios mercados.

Marco Montealegre es increíble. No es excéntrico en sus gastos, es bastante accesible. Es un hombre de hogar, comprometido con sus hijos y vive y respira por su esposa. No conduce un auto de lujo, porque no le gusta llamar la atención. Pero maneja un imperio corporativo en varios mercados asiáticos.

Lo conocí en un gira de negocios, pues yo sueño en que mi empresa, China Trader, se convierta en un imperio como el suyo. Así que me quise “discipular” con él sobre el fascinante mercado oriental. Pero, a diferencia de lo que yo me había propuesto explorar, la personalidad y  la humanidad de este caballero me dejó perpleja. Me enseñó más de su vida que de sus estrategias empresariales.

Cuidado con el síndrome del Beverly Rico!

Aprendí algunos principios que quiero compartírtelos. Se que nos ayudarán a todos. Te confieso que, aunque Dios me ha dado el privilegio de ayudar a miles de ejecutivos a salir de la esclavitud de la deuda y a disfrutar su dinero con total libertad, realmente, luego de conocer al señor Montealegre, me siento en pañales en el arte de crear dinero.

7 Principios para Crear Dinero

  1. ¿Qué estás Creando?. Nuestra mente es absolutamente poderosa. “La diferencia está en lo que permitimos en nuestros pensamientos. En la basura  o en el alimento que le damos diariamente. Yo no pierdo tiempo en redes. No me gustan los chismes. Me concentro en aprender. Siempre estoy aprendiendo. Siempre estoy creando. Y cuando menos me doy cuenta mis propias creaciones mentales comienzan a materializarse”, me explicó mi amigo, cuando le pregunté en cómo se le ocurrían sus ideas de negocios.
  2. ¿ Gastas menos de lo que recibes y ahorras el resto?. Disfruto mucho mi vida. Simple y sencilla. Sin mucho. Pero tampoco sin disfrutar. Nos encanta llevar a los niños a esquiar.  Conocemos los mejores restaurantes de Tokio, Tapei, Beijing. Pero nunca sacrifico mis ahorros. Y desde que mi esposa y yo nos casamos vivimos con un 30% de nuestros ingresos. El resto lo ahorramos. Ahora, tengo varias empresas. Pero cuando nos casamos vivíamos en casa de mis suegros, mientras nacía mi primer emprendimiento, que por cierto, fue un fracaso rotundo”, recordó el señor Montealegre.
  3. ¿Sos disciplinado en cada área de tu vida?. Mientras caminábamos por algunas estancias de su casa, yo tomaba mis apuntes visuales. Pude ver trofeos de taekwondo, algunas cintas enmarcadas y varias medallas deportivas. Así que sin que notara mi mirada maliciosa, le eché un ojo a su espalda, hombros y brazos. La verdad me impresionó su atlética musculatura. (Espero que no llegue a leer este artículo porque muero de la pena). Pero, me animé y le pregunte: ¿Son suyas estas cintas y medallas?… si claro, soy tercer Dan en este arte marcial. Ahora, ya no compito. Pero sigo entrenando. “Me levanto a las 4 de la mañana y de 4:30 am a 6:00 am, tengo mis rutinas de pesas, mi arte marcial y aprovecho para realizar ejercicios de respiración. Amo la disciplina. De 6:00 am a 7:00 es mi tiempo para visualizar, crear. Amo ese tiempo. Y luego desayuno con los niños y los llevo al colegio. Está demás decir que definitivamente, quien hace cosas de este tipo tendrá que sobre salir si o si.
  4. ¿Tenes orden en cada estancia de tu casa?. Yo se que el señor Montealegre tiene dos servidoras domésticas. Y puedo entender que le mantengan la casa absolutamente pulcra. Pero si de algo estoy segura es que ellas no se meten a sus gavetas personales. Uno de los principios que siempre les enseño a mis alumnos es a revisar todas las gavetas de su cocina como un parámetro para evaluar el orden. Esta vez no fue la excepción y le dije: don Marco usted me permitiría ir a su habitación y ver alguna de las gavetas donde solo usted tiene acceso. El me miró con cara de espanto, pero accedió. Su comentario fue: “Ni a mi esposa la dejo abrir mi gaveta”. Creí que me encontraría cosas de las guardan los hombres y de camino ya iba arrepentida. Pero, cuando la abrió me impactó ver el orden tan exagerado. Tenía unas cajitas con los primeros dientes de cada hijo. Otras con los primeros dibujos de cada niño y otra con la factura de la primer salida a comer con su esposa. Era una preciosa estancia de tesoros, increíblemente ordenada.
  5. ¿Te dedicas a ella en primer lugar?. Me llamó la atención que la entrevista y el café con don Marco fue en su casa. Yo hubiese pensado que me recibiría en una lujosa oficina. Pero no fue así. Me atendió en el desayunador de su casa. Su elegante y dulce esposa nos compartió sus bocadillos favoritos y un delicioso cafecito con chocolate. “Ella debe ser lo primero en la vida de hombre de negocios. Ella no solo me inspira, sino que me garantiza estabilidad, seguridad, saciedad y paz. No concibo mi realización personal sin verla a diario, aun cuando muchas veces, tengamos discusiones”,  sonrió.
  6. ¿El lunes es tu día favorito? Sinceramente, no le pregunté a don Marco cuál era su día favorito. Pero pude notar la inmensa pasión que irradia por lo que hace. Lo vi contestando llamadas de su equipo con gran entusiasmo. Sus ojos brillan diferente cuando habla de su trabajo. Cuando me estaba contando sobre uno de sus proyectos, su esposa entró para dejarle unos documentos y me dijo: “Si le sigues platicando de trabajo te va a entretener hasta la 1 de la mañana”. Y es que efectivamente, los creadores de dinero aman trabajar. Mientras que la persona promedio espera que sea viernes.
  7.  ¿Andas en auto de lujo? No pude aguantarme las ganas de preguntarle por qué teniendo tanto dinero andaba en un auto que se veía viejito y de marca “patito”. Digo yo no se nada de carros. No son mi pasión, así que no supe cuál era la marca. Pero si noto cuando es un auto viejo y ese sí que lo era. Efectivamente, mi amigo me explicó que, conscientemente, él invierte dinero, únicamente, en cosas que le darán valor en el tiempo. Y no en las que pierden valor. “Compré este auto usado. En una venta de segunda. Estaba poco kilometrado, pero al menos, había pasado su período más fuerte de depreciación. Me parece absurdo tirar el dinero a la basura en algo que se deprecia cada día. Además, tampoco me gusta aparentar. Prefiero mantener perfil bajo. Así la gente no quiere aprovecharse cuando te conoce”, sonrió.

Si te gustó este artículo compartilo, por favor, con tu círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Y te espero el sábado a las 10:00 am (hora Costa Rica) en mi programa en vivo: Consultas con la Dra.Finanzas por mi canal de you tube.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre