¿Te haz puesto a pensar, Mónica, que la vida financiera que estás viviendo en este momento fue construida tiempo atrás?, que nada es fortuito. La pregunta que quiero hacerte es… ¿qué estás construyendo en este momento?.

Esas palabras que me dijo el señor Juan quedaron resonando en mi mente durante años. Este señor es un gran empresario, tiene varios negocios en mi país. Le da trabajo a más de 200 familias. Tiene muy buenos hábitos de vida y la verdad es alguien de quien siempre se aprende mucho.

Cuando lo conocí, recién habíamos terminado de pagar la última deuda. Nosotros, por la gracia de Dios y la ayuda de mentores, limpiamos  US$350 mil en deudas en 24 meses. Eso sucedió hace unos 8 años, aproximadamente.

La transformación de tu billetera no es algo que va a suceder mágicamente. En nuestro caso, llegó después de mucho dolor. Pero, si tomas las acciones correctas sí podrás ver cambios de manera inmediata.

Haz esto en 5 días

Dia 1: Identifica si tenés mentalidad de pobre. Suena muy duro. Pero, definitivamente, los latinoamericanos, fuimos educados para ser tercer mundistas. El cambio debe ser espiritual. Algunas expresiones que denotan tu mentalidad de pobreza son las siguientes: «Ojalá me aprueben el préstamo»; «yo pago mis tarjetas de contado»; «estoy deseando que me pague el aguinaldo para comprar varias cosas de la casa»; así como me pagan el salario, así se me va»; «el dinero no me alcanza para ahorrar»; «después veo cómo lo pago», entre otras. En este día uno quiero que reflexiones y hagas una introspección para identificar esos patrones.

Día 2: Escribe todas las formas que se te ocurran para generar ingresos. Durante todo este día quiero que, cada vez que tengas unos minutos, escribas posibilidades para generar plata. No importa si en este momento no tenés los medios o la infraestructura para lograrlo. Ese no es el punto.

Lo que quiero es que desarrolles el músculo generador. El músculo de la abundancia y de pensar en grande.  Lo que yo llamaría: La creatividad generadora. Te cuento, desde pequeña me gustó mucho generar dinero. Así que a mis 6 años, junto con mi primo James, vendimos dos sacos de cocos del tío Oscar, que por cierto, se puso furioso porque eran de su trabajo. Vendimos los huevos, naranjas, mangos y cuánta cosa nos encontrábamos en la cocina de la abuelita. Curiosamente, ambos terminamos estudiando carreras relacionadas con finanzas. Luego,  a mis 11 años, monté una academia de danza. Recluté tres niñas del vecindario a quienes les enseñé pasos básicos de danza y les cobraba por eso .

A los 15 años, en mis vacaciones, era dependiente de una tienda por departamentos y los sábados lavaba carros en el vecindario. Aclaro, no era por necesidad, vivíamos bien. Era por pura ganas de tener dinero extra y negocios propios.

Eso desarrolló mi creatividad generadora. Cada día se me ocurren, al menos, dos formas de negocios diferentes. La mayoría no las llevo a cabo. Pero, tengo el músculo muy desarrollado. Precisamente, eso lo que quiero que hagas, que desarrolles el tuyo.

Día 3: Si tenés deudas vas a escribir un plan para pagar las deudas en el menor tiempo posible que se te ocurra. Claro, siendo  realista. Vas a poner una fecha límite. Quiero que escribas ese plan de acción y lo compartas con alguien de tu entera confianza y quien te puede apoyar en el proceso. Vamos comprométete con esa meta. Pégala en todas partes de tu casa. Ten ese objetivo frente a tus narices todo el día. Visualízate pagando la última deuda. Celebrando la victoria.

Día 4: Orden, orden y orden en todas las estancias de tu casa, oficina y automóvil. Eso sí, si tenés cosas que ordenar en tu cabeza y corazón, comenzá con esas. Son las más importantes. Luego, observa con mucha atención las gavetas de tu oficina, cocina, habitaciones; la zapatera; las alfombras de tu auto; los baños. Todo lugar donde tengas rango de acción tiene que estar impecable. Es impresionante el efecto que esta actitud tiene sobre una billetera. Aquí se cumple el principio que dice: «quien es el fiel en lo poco también en lo más es fiel».

Día 5: Lee un buen libro de hábitos exitosos, superación financiera. Te recomiendo el libro de Victor Hugo Manzanilla: Despierta Tu Héroe Interior; cualquiera de los libros de Jurgen Klaric. Me gusta el «Monge que Vendió su Ferrary». También te recomiendo: El Código de las Mentes Millonarias. Cualquier libro de Raimón Samsó. 

Haz todo esto por 5 días y verás una transformación de tu billetera. Si además, sostienes esos hábitos en el tiempo, realmente, saldrás de la mediocridad.  Por favor, escribe en los comentarios como te fue con esos 5 días y sus tareas. Me encantará saber cómo te fue. 

Y te espero todos los jueves a las 7:00 pm en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas por mi canal de you Tube: https://www.youtube.com/c/DraFinanzas

Además, martes y jueves, publico un episodio nuevo en mi Podcast: Consejos Prácticos para tu Bolsillo. El link está arriba en el menú de esta misma página.

Y Recuerda: Organízate y Sé libre!

Las matemáticas no fallan. Pero lamentablemente, cuando de autos se trata, muy pocos hombres están dispuestos a realizar números. Para ellos, un carro representa status, virilidad, poder, sueños prohibidos y otra herramienta de conquista.

Probablemente, ahorita que está leyendo, su cabeza le dice: «no es cierto, para mí solo es un medio de transporte». Efectivamente, eso es lo que su mente consciente le dice, pero para su yo inconsciente, el auto es su trono.

Este medio de transporte tiene tanto poder sobre los caballeros que los hace correr de rodillas al banco y perder dinero a mano suelta.

La Fórmula Nefasta

Depreciación Más Deuda Más Gastos de Mantenimiento

Los millonarios tienen un principio financiero que me ha tenido meditando por semanas: «Lo importante no es ganar. Lo verdaderamente importante es NO perder».

Basados en ese principio, un auto, de cualquier costado que se mire, SIEMPRE será una pérdida. Más adelante del artículo te compartiré algunas maneras de adquirir uno, perdiendo menos, pues soy consciente que es mucho más lindo tenerlo que andar en bus.

Por ejemplo: Un Gran Vitara Turbo nuevo  cuesta, en efectivo US$36.000. Pero, si lo compras con financiamiento, a un interés del 8,75% (en dólares). Tendrás que pagar una cuota mensual de US$528 durante 8 años. 

Al final de los 8 años habrás pagado: US$50.688. 

Eso no es lo peor.  Para el año 3 tu auto ya no vale los US$36 mil, sino que se ha depreciado un 30%, aproximadamente. Ahora vale US$25.200.  Para el año 8 (cuando termina de pagar la deuda) ese mismo vehículo tendrá un valor de mercado (gracias a la depreciación) de aproximadamente, US$19.800. 

Es decir, pagaste un total de US$50.688  y a razón de venderlo, 8 años después, el mercado te  dará, únicamente, US$19.800. Significa que habrás perdido nada más y nada menos que unos US$30.000.

Una Verdadera Fuga de Dinero

Como si la depreciación y el pago de los intereses  no fueran suficiente, un auto siempre tiene diversas fugas de dinero. Algunas de ellas:

Fuga 1: Un auto nuevo se deprecia un 20% en el mismo momento en que sale por el portón de la agencia. Es decir, que si usted pagó US$100 mil, cuando pase por el garaje, su vehículo valdrá US$80 mil. Los otros US$20 mil los tiró a la basura. Y durante su primer año habrá perdido entre el 30% y el 35% de su valor.

Fuga 2: Los autos se deprecian, en promedio, un 70% cada década. Significa que NUNCA serán una buena inversión y menos si se adquieren con deuda.

Fuga 3: Si usted lo debe, significa que en 8 años, usted habrá pagado casi dos veces más por el valor actual de ese carro. Es una verdadera fuga de dinero.

Fuga 4: El pago del marchamo o derecho de circulación

Fuga 5: Costos asociados a su mantenimiento (cambios de aceite, de llantas, repuestos, seguros y gasolina).

8 Consejos para comprar un Auto de Manera Inteligente

La única manera de perder menos es comprar un auto  cash. Así, puedes conseguir buenos descuentos y no estarás pagando caprichos en intereses.

Y esto NO es un mito. En Latinoamérica sí se puede comprar un carro cash, pero necesitas tener carácter y seguir lo siguientes consejos:

1)Lo primero que debes hacer es un plan de control de gastos. Esto para determinar cuánto dinero tienes disponible para todos los gastos del vehículo (impuestos, gasolina, seguros, reparaciones, derechos de circulación, mantenimiento, etc).

2) Ese monto NO debe ser mayor al 15% de sus ingresos disponibles. Si esa cifra es mayor, haga un alto!, ese vehículo NO es para usted.

3) Una vez que tiene claro cuál es el monto disponible,  haga una lista de opciones, de acuerdo con ese presupuesto.

4) Con el dinero en  mano, su lista de necesidades y sabiendo la realidad de su plan de gastos, ahora sí puede ir a ver las opciones del mercado. Antes no.

5) Ahorre suficiente dinero  para adquirir  uno lo más barato y bien cuidadito posible. Obvio de segunda. Este primer auto lo vas a comprar cash, por eso tiene que ser bien baratico.

6) Luego, te recomiendo hacer el siguiente ejercicio: ahorrar la cuota que hubieses tenido que pagar al banco. Por ejemplo, y basados en el ejemplo del Gran Vitara Turbo. Si por un financiamiento tenés que pagar una cuota mensual US$528. Ese mismo dinero lo vas a guardar en tu cuenta de ahorro. Así, en 2 años tendrás US$12.672.

7) El siguiente paso será tomar esos US$12.672 más el dinero de la venta del carro actual  y comprar otro  mejor. Ese mismo ejercicio se hace las veces que sea  necesario, hasta llegar al auto de tus sueños, totalmente cash. El objetivo es ir escalando.

8) Ese cambio de auto debe hacerse en un mínimo de 3 años y un máximo de 5. Entre más tiempo pase más difícil hacer los cambios.

Si te gustó este artículo te pido que lo compartas con tu círculo de Influencia y así me ayudarás en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te espero todos los martes a las 7:00 pm en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de You Tube: Dra.Finanzas.

 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

Ese día cuando mi esposo abrió los libros financieros de nuestro hogar y vi el tamaño de las deudas (más de US$350 mil), jamás imaginé que  sería el inicio de un gran propósito de vida: ayudar a ejecutivos de alto nivel a limpiar deudas superiores a los US$100 mil en un tiempo corto. Ni por la mente me pasó que semejante noticia abriría la puerta hacia la libertad financiera a cientos de familias.

En nuestro  camino y  el de nuestros alumnos, cometimos muchos errores y nos hemos enfrentado a muchísimos problemas a la hora de limpiar deudas.

Pero más allá de  las marañas financieras, tema acostumbrado de mis Post, quiero hablarte de los 5 peores problemas que enfrentan mis clientes. Más nefastos que deuda en sí.

¿Deudas Buenas y Deudas Malas?

Los Peores  Problemas No son las Deudas

Problema 1: Ellos mismos. Suena feo lo sé, pero así es. La mayoría no sale de los obstáculos financieros porque no confían en sus capacidades para generar dinero y ser creativos a la hora de pagar deudas. El temor y la falta de auto estima se anteponen en el proceso.

Problema 2: Sus paradigmas sobre el dinero y las deudas. Antes de iniciar el proceso de limpieza financiera con mis clientes, lo primero que hago es botar a la basura todos sus pensamientos limitantes sobre el dinero. Esas voces internas  les dicen que el dinero es malo, que la abundancia es pecado, que los ricos no van a entrar en el Reino de los Cielos (el versículo es totalmente cierto, pero no está criticando la riqueza, sino el amor a las riquezas, que es diferente), que la humildad es sinónimo de falta de dinero; que los ricos son narcos, etc, etc. 

Problema 3: Su cónyuge. En muchos casos cuando uno de los dos es consciente de la necesidad de ajustar los gastos, replantearse la manera de vivir y tomar medidas, el otro se convierte en un obstáculo. La buena noticia es que cuando ambos se ponen de acuerdo, la posibilidad de salir adelante es 7 veces mayor que cuando trabajan por separado. Aquí se cumple el principio que dice: «Toda casa dividida contra si misma no permanece».

Problema 4: No confiar en el proceso. Muchos vienen con la convicción de que deben salirse de las deudas. Pero cuando inician el proceso quieren poner sus propias reglas. Es ahí donde el auto, la casa y otras propiedades toman una dimensión en sus corazones, que les impide salir adelante. 

Problema 5: Su falta de convicción sobre la necesidad de vivir sin deudas. Es impresionante, es como si viniese un paciente con un cáncer, que se puede extirpar, pero piden a gritos, que al menos, se les deje un pedacito. Sucede lo mismo con quienes vienen a limpiar sus deudas, pero se abrazan a una tarjeta. «Pero al menos, puedo dejarme una para emergencias», suelen decir. Pero el cáncer siempre se limpia de raíz, no puede dejarse ni un centímetro del tumor porque puede generar metástasis.

7 Consejos para Manejar Emocionalmente el sobre Endeudamiento

Si te gustó este artículo te pido, por favor, compartirlo con tu círculo de influencia y te espero todos los martes a las 7:00 pm en mi programa: Consultas con la Dra. Finanzas. En vivo y por tu red favorita.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

Nada que me desarme más que ver a un hombre llorando… digamos que no puedo con eso. Y como si yo tuviese algo que ver en el asunto, me pedía perdón a gritos. Sus lágrimas caían sobre los papeles de mi escritorio, asunto que me tenía más acongojada de lo normal.

«Perdón!!!, perdón!!, sollozaba. No tenía idea que mi desliz sentimental me llevaría a mi ruina total. Perdí mi esposa, mi hogar, mis hijos, mis propiedades y mi dignidad. ¿Qué hago?», ¿qué más puedo hacer?, doña Mónica. Ayúdeme», vociferaba don Pablo Montero (nombre ficticio).

Todo comenzó con una mirada. Esa  mirada, que parecía  inocente, los llevó paso a pasó, a  romper todos los límites morales. Luego una sonrisa.  Eran compañeros de oficina, entre reuniones y reuniones, salidas a almorzar y el mismo estrés de resolver cosas juntos, los sumergió en una historia de amor prohibido, al mejor estilo de novela venezolana.

«Perdí mi cabeza. Ella también estaba casada. Pero nuestra incontenible pasión fue más fuerte que los lazos matrimoniales. Su encantó me hechizó de tal forma que cuando me di cuenta, había comprado un apartamento para nuestros encuentros. Teníamos cuentas en común. Hicimos una vida paralela a nuestros hogares. No entiendo cómo llegué a tanto», lloraba y gritaba el señor Montero.

Esa seudo relación le costó más de US$500 mil, sin contar las pérdidas familiares, morales y espirituales.

¿Cómo iniciar un negocio sin deudas?

Las Finanzas y el Espíritu

Somos seres integrales: cuerpo, alma y espíritu. Es imposible dividir esas tres partes y actuar con diferentes nortes en cada una de ellas. La mayoría de mi comunidad cree en Dios, así que voy a hablarles a todos desde el punto de vista espiritual.

En muchas ocasiones tratamos de sacar a Dios de nuestra billetera y consideramos que un ser tan Inmenso y Omnipotente no tiene tiempo para meterse en campos tan materiales y superficiales como el dinero.

Además, se nos ha metido en la cabeza, de manera equivocada, que la humildad es un rasgo de carácter cristiano (lo cual es cierto). Pero que el sinónimo de humildad es ser un «patas en el suelo». Cuando he conocido muchos soberbios sin un cinco y muchos humildes millonarios.

Lo cierto, es que El Señor nos creó como seres integrales, holísticos y tiene más de 2.350 versículos en Su Palabra que hablan del dinero.

Las deudas, en realidad, son verdadero reflejo de nuestro estado espiritual. Repasemos algunas de las causas por las cuales caemos en ellas:

Las deudas son problemas espirituales

Cuando el Creador nos hizo, estableció principios bajo lo cuales debemos regirnos. Mientras nos mantengamos alienados a estos principios, universales, las cosas seguirán un curso natural con  ciclos de aprendizaje, desarrollo y madurez en prácticamente, todas las áreas.

El asunto es cuando violamos esas pautas de vida. Ahí comienza el caos, la desintegración, el deterioro y la caída.

Algunos de estos principios, que violamos y nos hacen caer en deudas, son los siguientes. Todos están respaldos con versículos bíblicos. Pero no pretendo darles una prédica.

Sin embargo, si quieren ahondar al respecto les recomiendo los libros de mi gran mentor y amigo el señor: Andrés Panasiuk, escritor de más de 10 libros sobre finanzas personales, con fundamentos Bíblicos.

  1. Falta de contentamiento. Eso no significa que no vamos a tener aspiraciones. Claro que si, el asunto es TRABAJAR por ellas y NO endeudarnos por ellas.
  2. Falta de dominio propio: De la misma forma que con la comida, tenemos que tener el suficiente carácter para aprender a decir que no.
  3. Orgullo: Creemos que nos merecemos absolutamente todo. Y podría ser  cierto, pero podremos disfrutarlo con méritos, trabajo, estrategia, inteligencia, constancia, disciplina y NO con deuda.
  4. Deseo de riquezas rápidas: Es impresionante cómo la gente quiere con poco trabajo enriquecerse con la ley del mínimo esfuerzo. Como saben soy amante de la cultura china y me impresiona como ellos, hace 40 años, eran el mundo perdido y ahora han erradicado la pobreza extrema, convirtiéndose en una verdadera potencia mundial. No al estilo gringo (a punta de deuda), sino con muuuuchoooo trabajo, disciplina y enfoque.
  5. Falta de paciencia: Si existiese una palabra para definir a los grandes multi millonarios es esta. La paciencia es la verdadera fuente de riquezas, en todos los sentidos.
  6. Amargura: Este sentimiento es un come energías. Es un disipador de ideas. Es un veneno que carcome la fuente de dinero constante y sonante: el agradecimiento.
  7. Pereza y procastinar: Como decían nuestros abuelos: «No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy». Ambos comportamientos destructivos deterioran el carácter de cualquier persona y los imposibilita para salir adelante.
  8. Inmoralidad sexual y vicios: Este fue el caso del Señor Montero. Su falta de dominio propio y el dejarse llevar por sus deseos carnales, los hundió. Así sucede con cualquier tipo de vicio. Incluso, el mismo ejercicio podría ser muy dañino cuando no hay balance.
  9. Deshonra a los padres: Sí esto también es un principio que cuando violamos, produce múltiples cosas en el corazón que tambíén deterioran una billetera. Ahora, no te estoy pidiendo que vivas con padres abusadores o ausentes. Pero sí que los perdones y dejes ir esos sentimientos negativos. Pasa la página.
  10. Envidia: El tener envidia nos lleva a endeudarnos para aparentar.
  11. Infidelidad en los pequeños detalles: El principio es el siguiente: quienes son infieles en los pequeños detalles, lo serán en las cosas más grandes.
  12. Afán y ansiedad: El afán y la ansiedad nos lleva al descontrol y eso también nos hace caer en deudas.

Por eso, es que basados en todos esos principios, es que NO existen, bajo ningún punto de vista, las deudas buenas. Todas son malas, porque todas, violan, al menos, uno de esos principios.

¿Deudas Buenas y Deudas Malas?

Ya tengo más de 8 años de vivir sobria (sin la esclavitud de la deuda) y no he necesitado,  volver a caer en eso. He desarrollado diferentes negocios sin un cinco proveniente de un banco. No los necesito.

«Doña Mónica tengo que contarle algo que sé que le dará mucha alegría. Pedí perdón y comencé de cero. Rescaté mi matrimonio y aunque no tengo un cinco, mi corazón está lleno y con mucha energía para salir de las deudas», fue el último texto que recibí de don Pablo.

La dicha es que aunque hubiésemos violado todos esos principios y otros muchos, la paciencia y el amor de Dios es infinito así que se vale pedir perdón y a apelar a Sus misericordias que son nuevas cada mañana.

Si te gustó este artículo te pido compartirlo con tu círculo de influencia y ayudarme en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te espero todos los martes a las 7:00 pm (hora Costa Rica) en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de you tube.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

Este 2021 ya son 8 años desde que pagamos la última deuda de un total de US$350 mil.

Y la verdad ha sido absolutamente liberador. La sensación de control y de paz es indescriptible. Es más, no me explico cómo hicimos para vivir durante 17 años, pagando deudas tras deudas y acumular, siendo muy jóvenes, más de US$350 mil.

Las razones son obvias, presión social, mercadológica, falta de madurez, de carácter, falta de paciencia, querer aparentar, deseo de riquezas rápidas y podría seguir enumerando todas las razones que nos llevaron a semejante estupidez.

7 Consejos para Manejar Emocionalmente el sobre Endeudamiento

De frente

Cuando recuerdo el día en que mi esposo, quien por no preocuparme, pues los niños estaban pequeños y yo recién perdí la empresa, me abrió los libros de nuestras finanzas y como decimos en Costa Rica: «me destapó el tamal» (expresión utilizada para revelar un problema).

Un frío bajó por mi espalda. Pero, curiosamente, lo vi super retador. Era algo que resolveríamos en equipo.  Y sin más pleito ni problema, nos pusimos manos a la obra. A encarar el toro por los cuernos.

Gracias a la misericordia Divina y a la ayuda de Andrés Panasiuk y Andrés Gutiérrez (nuestros mentores y ahora amigos personales) 24 meses después estábamos cero deudas.

A partir de ahí comenzamos a desarrollar nuestra metodología y a llevar vida financiera a muchos ejecutivos de alto nivel.

¿Deudas Buenas y Deudas Malas?

8 años de sobriedad

Toda estrategia se compone de tácticas. Así que te enumero como he logrado vivir 8 años de sobriedad y creo que nunca más volveré a caer en el yugo de la esclavitud de la deuda.

Táctica 1: Contar con un fin en mente o un propósito financiero. Cuando no hay un rumbo con el dinero, los otros (bancos, tarjetas y el mercadeo de los negocios) son quienes lo definen.

Táctica 2: Vivir dentro de un plan de gastos. A muchos de mis clientes les da pereza vivir en el excel. Pero yo no encuentro otra forma posible para tener, absoluto control del dinero. Yo visito mi plan de gastos TODOS LOS DÍAS.

Táctica 3: Planeamiento de las compras futuras o gastos. Por ejemplo: quiero irme de vacaciones, entonces las planifico con anticipación. Hago un presupuesto y comienzo a ahorrar. Quiero cambiar de carro, comienzo a ahorrar. Tengo que renovar electrodomésticos, tengo un fondo para ese objetivo. Si no tengo el dinero, no lo compro y listo. Eso da demasiada paz.

Táctica 4: Aprendí a decir NO. Es increíble, muchas veces tenemos un fuerte impulso a comprar lo que sea. A salir a comer, aún cuando no tengamos dinero. A reservar un hotel sin pensar en los gastos, etc, etc. Pero la palabra más liberadora que  descubrió en muchísimas áreas de mi vida es NO.

Táctica 5: P A C I E N C I A Otra palabra mágica y mejor secreto. Cuando se puede se compra y cuando no, pues no. Y listo.

Comprar un Auto sin Deudas

Te espero todos los martes en Consultadas con la Dra. Finanzas a las 7:00 pm hora Costa Rica.

Cuéntame cuáles de estas tácticas vas a aplicar en tu vida financiera para lograr esa libertad?

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!!!

Yupiiii!!!!, gritaba por toda la casa. Me alisté con un vestido de fiesta. De esos de «dominguear». Jamás me maquillo, pues esa noche me puse una buena pintura roja, algunas sombras, zapatos de tacón, el mejor perfume. Me hice un super moño, al mejor estilo de bailarina de tango. Esa noche, el Señor Quirós, me llevaría a celebrar el pago de la última deuda. Jamás soñamos, con ver la luz detrás del gran hoyo financiero, en el que nos metimos recién casados, apenas teníamos 22 y 24 añitos. Unos bebés jugando de casita y ahogados en deudas.

Después de dos años de restricciones, pues teníamos muy claro nuestro norte: llevar las deudas a cero a toda costa. Así que dejamos de ir a fiestas, salidas a comer, sacamos a los niños de la escuela privada,  clubes deportivos, actividades extra curriculares. Vendimos todos los muebles y por supuesto cero actividades en pareja.

Pero el tan soñado día llegó. Lo más gracioso es que yo estaba vestida para comer en el restaurante más fino de Escazú. Cuando el señor Quirós me vio dijo: «¿A dónde cree que la voy llevar a cenar con ese vestuario?… sonrió. Solo nos alcanza para ir a la pollera de la esquina». No me importó. Así que me fui para la pollera con mi mejor look. jajajaj mis hijos aún se ríen al recordar la escena.

Para este tema invité a mi amiga y Coach Cristina Guevara, quien nos dará sus recomendaciones.

¿Cómo pudimos pasar por ahí?

Bueno, no fue fácil. Tampoco creas que todo el tiempo fue color rosa. Lo más impactante fue cuando el Señor Quirós me contó los pormenores de nuestro nivel de endeudamiento. La verdad, nunca he sido muy materialista así que, por suerte, ese no fue un conflicto matrimonial.

Al contrario, no se cómo hizo ese hombre para soportar tanta carga él solo. Me ocultó los detalles para guardar mis emociones, pues para esa época nuestros niños estaban bebés y yo recién me había salido de mi vida empresarial para dedicarme a nuestras criaturitas.

Pasamos por ahí por las siguientes razones:

  1. Hicimos una mancuerna. Formamos un equipo con un mismo norte: llevar las deudas a cero.
  2. Juntamos un poco de dinero para aprender sobre finanzas personales, basadas en la Biblia. Así que tomamos todos los cursos posibles con nuestro gran amigo y mentor: Andrés Panasiuk, fundador del Instituto para la Cultura Financiera. Es decir, pasamos a la acción.
  3. Nuestra primera reacción fue deshacernos de todo aquello que se pudiera convertir en efectivo y salir a pagar deudas. Por eso nos quedamos sin un solo mueble. Nuestra casa era un eterno salón de juegos para los chicos. Así que para ellos fueron momentos muy divertidos.
  4. Les avisamos a nuestros familiares que teníamos una meta de salir de deudas, así que les  pedimos no darnos regalos, ni hacer fiestas de cumpleaños. Siempre agradeceré a mis cuñados que tomaron con mucho amor nuestro proceso y ellos fueron quienes se encargaron de las fiestas de cumpleaños de mis hijos. Gracias tío Gabriel y tía Carolina.
  5. ENFOQUE ENFOQUE ENFOQUE ENFOQUE. No me equivoqué al escribirlo tantas veces. Cuando tu norte es es salir de las deudas, el ENFOQUE es vital porque te mantiene con un propósito. Te motiva. Te saca tu parte más creativa y te olvidas de los momentos duros, como sacar a los niños del colegio privado.
  6. Primero juntamos un fondo de emergencia de US$1.000. Eso fue hace 8 años. Toda la plata del mundo para ese momento.
  7. Y una vez que tuvimos el fondo de emergencia, nos dedicamos a matar todas las deudas como con una ametralladora descompuesta.

Ahora tenemos metodología

Tomamos muchas decisiones intensas, alocadas y sofocantes. Pero aprendimos lecciones preciosas que posteriormente, enseñamos a nuestros estudiantes. Entendimos que nuestro extremismo no era sano para todo el mundo. Al inicio cometimos muchos errores con nuestros alumnos. Por eso tuvimos que desarrollar una metodología.

Ahora, contamos con un método fácil, claro y sumamente divertido. Nuestros estudiantes ya no viven el proceso con tanto sofocamiento  y estrés como lo hicimos nosotros y nuestros conejillos de indias.

Nuestros alumnos salen de su maraña financiera en 24 meses. El método está diseñado para eso. Claro, siempre y cuando sean obedientes y aplique nuestras recomendaciones al pie de la letra.

5 Consejos para manejar, emocionalmente, el sobre endeudamiento

«Para  acabar con la deuda y empezar el camino de la recuperación económica, necesitamos una transformación completa desde dentro hacia afuera», dice Cristina Guevara.

«Hay que abrir completamente los canales de abundancia, desde las emociones y el pensamiento, con fe, certeza y confianza».

CONECTA CON LA ABUNDANCIA

¿Cómo hacemos esto?

  1. Acepta que tú eres el creador de todo lo que pasa en tu vida. Lo que te gusta y lo que no. Tú puedes crear deudas, pero tú también puedes crear las soluciones. Recuerda que desde el subconsciente tenemos el poder de crear nuestra realidad.
  2. Crea un lugar de la abundancia en tu mente que puedas visitar todos los días, sobre todo si te siente mal. Un lugar lleno de luz, de colores, de agua, de amor, donde respiras plenamente. Visualízate teniendo abundancia.

Aquí ayuda mucho el contacto con la naturaleza, que te da grandes ejemplos de abundancia, como fluir del río, el sonido del viento, el movimiento de los árboles, etc..

     3. Revisa tus creencias sobre el dinero: qué dices constantemente: El dinero no alcanza, se me va entre las manos. Sólo crecemos por medio del endeudamiento, el dinero siempre genera problemas, soy mala administrado el dinero, etc. Las creencias son las gafas a través de las cuales vemos le mundo, y ellas generan tu realidad.

       4.Hay que reclamar nuestro poder original,  pues todos nacemos en un banco, sin conceptos ni prejuicios, en abundancia infinita

     5. No debes luchar contra tu realidad actúa …debes crear una nueva realidad. Si te preocupas demasiado solamente haces que tus deudas se expandan.

     6. Una de las formas de impactar nuestro subconsciente con nuevas creencias es por medio de las afirmaciones, las cuales pude repetir varias veces al día y eso te ayuda a manifestar distinto .

Hacer afirmaciones es muy sencillo.  Buscas lo que deseas, lo identificas. Debes decirlo en positivo y en presente, de forma fácil y sencilla.

Ej: el dinero llega a mí de manera fluida y sencilla.

El dinero llega a mi vida, se queda y se multiplica.

Yo soy merecedora de abundancia infinita.

«Tenemos más de 40 mil pensamientos al día, si no haces un proceso consciente de creación, la mente crea lo que ha venido creando por años. Y la idea es romper el patrón y mantener el foco», explica Cristina Guevara Coach.

  • Debes sentir abundancia emocional: las emociones son vitales en todas las áreas de la vida y la parte financiera no escapa.
  • Debes salir del miedo, aprender a confiar una vez apliques las estrategias económicas correctas y tener paciencia. Recibimos con amor y gratitud cada experiencia de nuestra vida.

ANALIZA TU PERSONALIDAD FINANCIERA  Y LA DE TU PAREJA

El consejo número 7 para manejar, emocionalmente, el sobre endeudamiento  y salir de deudas es descubrir cuál es la personalidad financiera mía y de mi pareja. Eso ayudará mucho a formar equipo.

DIVA-son buenas haciendo dinero, frases usuales “me lo merezco” “he luchado por eso”. Les encantan las marcas. Quieren llenar vacío emocional con compras. Son los que suelen decir, que así como les llega el dinero también se les va. No logran retenerlo.

Solución: reforzar amor propio y autoestima.

DIONISIO excelente constructor de relaciones, es el típico encantador. Buen manifestador económico. Cree que lo aceptan si le da a las demás personas…pasa invitando a cenas, etc.. Le gustan los juguetes caros. Se acostumbra a vivir con deudas. Presta dinero

Solución: aprender a dar valor al dinero y autoestima.

AHORRADORES siempre les alcanza el dinero y trabajan mucho con el presupuesto. Viven con lo que necesitan y se sienten bien

Deben aprender a darse gustos y colocarse en primer lugar.

Hay que conectarlos con la abundancia.

DESPRENDIDOS son almas hermosas, que les fascina ayudar en obras sociales, no tienen una conciencia del dinero. Piensan mucho en los demás.

Debe hacer el ejercicio de pensar en su vejez y motivarse en su familia para ahorrar.

Si querés saber más sobre los servicios de Cristina Guevara, te invito a visitar su página: http://www.cristinaguevara.com

Si te gustó este artículo compartilo con tu círculo de influencia y así me ayudas en mi mucha contra le esclavitud financiera. Te espero todos los martes a las 7:00 pm (hora Costa Rica) en mi programa en vivo: Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de you tube: Dra.Finanzas.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!!!

Era una de esas tardes en las que estaba triste y melancólica. Llovía intensamente, y me dejé atacar por   el síndrome del impostor. Sentía que nada de mis esfuerzos por ayudar a otros, en sus esfuerzos por  salir de la esclavitud financiera, tenía sentido. Años de años creando contenido, haciendo mi programa en vivo y dedicando horas enteras a buscar técnicas, literatura, metodología y demás, no valían la pena.

De inmediato, el sonido de mi celular, me sacó del síndrome. Era uno de mis alumnos que con gran alegría me contó que ese día acaba de comprar su primera casa totalmente cash y libre de deuda. Dios sabe cuánto necesitaba esa llamada y semejante noticia.

«Si, profe, me dijo. La compré billete sobre billete y cero deudas», afirmó  wooo… esto se llama superar al. maestro.

Un joven de 35 años. En la flor de su juventud y vida laboral. Sin deudas y con casa propia, realmente, es admirable. Así que tuve que invitarle para que me contara su gran hazaña. Cuando lo escuché quedé muy sorprendida. Básicamente, lo que hizo fue sustituir gastos que te hacen perder dinero en el tiempo por inversiones. Genial.

¿Alquilar o Comprar Casa?

Por Etapas

El objetivo es evitar a toda costa el pago de intereses.

Es decir, no es un asunto de dinero. Si te das cuenta, en una deuda de 30 años, vas a terminar dándole a tu banco hasta 3,5 veces la casa que compraste. Eso gracias a los intereses que te cobran la institución.

En un préstamo, tendrás la vivienda de manera inmediata, pero estarás amarrado al banco por un mínimo de 20 años. Tiempo durante el cual esa propiedad no te pertenece. Además, le habrás regalado, prácticamente, 4 casas de ese mismo tamaño al banco. Eso, financieramente, no tiene ningún sentido. Así que la estrategia será, pagarte esas cuotas vos. Aplazar la satisfacción de tener la vivienda de tus sueños inmediatamente, no deberle nada a nadie y contar con tu activo antes de los 20 o 30 años.

A menos que tengas una herencia y te hubiesen dejado un lote o un activo de alto valor y podás comprarte la vivienda de tus sueños de una sola vez, lo ideal es comenzar por etapas. Es decir, no vamos a iniciar con la mansión de 4 pisos y cochera para 10 autos.

Vale la pena aclarar que entre una etapa y otra podés tardar, en promedio, unos 5 años.

Etapa 1: Vas a comenzar con un pequeño apartamento del más bajo valor que podás conseguir. No, necesariamente, tenés que habitarlo. Podés darlo en alquiler. Luego, con el dinero del alquiler más el dinero que vas ahorrando, vamos a pasar a la siguiente etapa.

Etapa 2:  Haz acumulado dinero que proviene del alquiler de la propiedad anterior más tus ahorros. Además, haz hecho esfuerzo por cambiar activos que te hacen perder dinero en el tiempo, por cash. Una vez realizados los pasos anteriores, vas a vender esta propiedad. Así, con la plata de esa venta más los ahorros anteriores, vas por la segunda vivienda. Esta vez, en un mejor barrio o en una mejor condición que el apartamento anterior.

Etapa 3: Vas a repetir el mismo proceso de la primera vez. Alquiler, más ahorros. Esperas, en promedio unos 5 años. Y repites ese mismo sistema hasta llegar a la casa de tus sueños.

Eso fue lo que hizo mi alumno. Con la ventaja de que, durante los últimos 5 años de su vida laboral, había ahorrado todos los aguinaldos y tenía un buen dinero.  Sin embargo, hay varios tips que quiero compartirte para que el proceso resulte muy divertido.

7 Tips para comprar Casa Cash

Tip 1: Debes plantearte tu estrategia financiera. Tu ruta de acuerdo con las etapas vistas anteriormente.

Tip 2: Limpia todas las deudas que tengas y ese dinero   úsalo para construir el capital de la primer vivienda de acuerdo con la etapa 1.

Tip 3: Vende  todos los activos que no generan valor en el tiempo. Tales como autos, acciones de un club, tiempos compartidos, etc. Éstos representan una fuga de dinero  y si a eso le sumamos la depreciación (en el caso de los vehículos) estás, prácticamente, tirando plata por la ventana y a lo tonto. Esta puede ser una medida temporal. Luego podrás volverte a comprar ese tipo de cosas. El objetivo es usar el dinero de su venta para ir acumulando capital para las diferentes etapas.

Tip 4: Ahorra, después de haber pagado deudas, el 35% de tus ingresos para la vivienda. Es decir, tenés que imaginarte que se trata de la cuota que le estarías entregando al banco. Ojalá tu banco te descuente esos ahorros de manera automática.

Tip 5: Busca ingresos adicionales dirigidos al objetivo: vivienda propia.

Tip 6: En las primeras etapas es ideal que esas  viviendas las des en alquiler. Y con ese dinero vas acumulando capital para la siguiente casa. Claro, al menos, que vos mismo te pagués ese dinero y vivás en la propiedad de la etapa 1. Pero esta ecuación es muy difícil de cumplir. Así que lo mejor será que vivas, mientras tanto, en casa de tus padres o hermanos, donde podás pagar una suma mínima de alquiler.

Tip 7: Durante todos esos años ahorra, al menos, el 70% de los aguinaldos, bonos, comisiones y demás dinero extra que recibas. Entre más dinero juntes más fácil será llegar a la casa de tus sueños. 

Espero que estos tips cambien tu paradigma que nos hemos hecho de que la única manera de adquirir una vivienda es con deuda. Muchos han logrado su sueño sin deber un solo centavo. Así que si te gusto este artículo te invito a compartirlo con tu círculo de influencia. Eso me ayudará mucho a combatir la esclavitud financiera.

Te espero todos los martes a las 7:00 pm (hora Costa Rica) en mi programa: Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de You Tube.  Podés plantearme tus inquietudes en vivo.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre!

Amaneció silvando y sonriendo. Ese día el sol brillaba diferente. Algo así como un viernes en feriado. Puso su mejor música, se preparó unos huevos con tocineta, exprimió unas naranjas y devoró su desayuno. Hoy sería un gran día. Meses atrás había perdido hasta el modo de andar en un mal negocio y su hermano decidió, como regalo de cumpleaños, pagarle la totalidad de sus deudas. En menos de tres horas, Oscar Villalobos, sería totalmente libre de de los bancos o los bancos serían libres de él.

Oscar tenía deudas superiores a los US$100 mil. Entre tarjetas, préstamos personales y la hipoteca de un lote en Turrialba, la pesadilla se acabaría en breve. Por el contrario, el hermano de Oscar, es un hombre sumamente ordenado, tanto en su vida personal como con su billetera y siempre se caracterizó por sus éxitos como agente de bienes y raíces. Este mes vendió un par de propiedades adicionales a su meta, así que decidió ayudar a su hermano con el único propósito de quitárselo de encima y no ver sufrir a la madre de ambos.

No es la primera vez que hermano menor le salvaba la tanda a su hermano mayor, quien además también había resultado un desastre en el amor. Dicen las malas lenguas que a sus casi 40 años ha tenido más relaciones que Luis Miguel. La vez pasada su hermano salió al rescate porque se metió en un negocio de una panadería con otro socio. La panadería resultó muy exitosa, pero Oscar se la comió viva y su socio decidió seguir por su cuenta, dejando al señor Villalobos con una mano adelante y otra atrás.

¡Cuidado! con el "Síndrome del Beverly Rico"

Marita la Loquita

Marita es buenisísisma gente. Es de esas señoras que todo el mundo ama porque suelen ser muy serviciales. Su aire de niña inocente, su suave y agudo tono de voz, y su arduo trabajo al servicio de la comunidad, hacen que hasta el corazón más frívolo se derrita ante sus encantos, que por cierto, no son físicos, sino emocionales.

Pero este lindo personaje suele tener un defecto, del que nadie logra escaparse, le encanta pedir prestado. Marita pide para ayudar a Carmelita con el rezo del niño. Pide para comprarle el vestido de primera comunión a la hija de doña Julia, pues están con enredos económicos.

Pidió prestado para hacerle una fiestecita al orfanato de la comunidad. Pide plata para comprarle unos lentes nuevos a Santiago, un niño de 10 años, que tiene problemas en uno de sus ojitos. Y las cuentas suman  y suman. Por un lado pide para pagarle a unos deudores y se vuelve a endeudar para pagarle a otros. «Acepto» Determina tu Realidad Financiera

Ese comportamiento se convirtió en un estilo de vida. Al punto que en el barrio todo el mundo dice: «Esta tiene más facilidad para hacer algo, que Marita para pedir prestado».  Hoy las deudas de esta encantadora señora rebasan los US$1 mil dólares. Pero su hija mayor, gerente de recursos humanos de una Multi Nacional, decidió acabar, de una buena vez, con las deudas de su mamá, advirtiéndole, que su buen corazón no debe meter en aprietos económicos a nadie.

Don Andrecito

«Papá ¿por qué se compro esta colonia si tiene un closet lleno de fragancias y nunca las usa?», le dijo su hijo Francisco Ordoñez el día del cumpleaños de don Andrés.

Andrecito, como le dicen sus amigos, es un viejito de 85 años, super coqueto. Dicen que de joven era un roba corazones, pues tenía un encanto particular para convencer a las mujeres, una hermosa apariencia y olía delicioso.

12 hijos más tarde, don Andrés conserva sus aires de jovialidad, unos hermosos ojos celestes y su coquetería, responsable de mil y un enredos. Su hijo, en son de broma dice que va a escribir un libro llamado: «Los Enredos de Don Andrés». Además, de tener problemas de faldas, don Andrecito ha pasado los últimos 20 años, desde que se popularizaron las tarjetas de crédito, de meollo en meollo.  Con la ventaja de que sus ahorros, cuenticas por acá y guarditos por allá, lo sacaron adelante.

10 Monstruos Roba Dinero

La última vez, la torta fue tan grande, que sus 12 hijos tuvieron que reunirse para tomar cartas en el asunto y matar toda posibilidad crediticia de su tortero papa. Lo llevaron a los bancos a ponerle fin a las tarjetas. Ellos le hacen las compras del super y le dan su pensión, a cuenta gotas y en efectivo, para evitar nuevas locuras.

La Mujer de Abangares

Hace poco un grupo de una Iglesia junto platica, con muy buen corazón y buena voluntad, para ayudar a pagar las deudas de una mujer de Abangares. Esta señora, madre soltera, muy pobrecitica, tenía deudas superiores al millón de colones. Sigo sin entender cómo le sueltan esa cantidad de dinero a una persona viviendo en ínfimas condiciones y sin ingresos fijos, pero así son los bancos.

La Iglesia no solo le pagó las deudas, sino que les dieron regalos a los muchachos en Navidad. Y el argumento fue que debemos ayudar porque manos que dan nunca estarán vacías.

Jamás pondría en duda el corazón de los feligreses. Pero le estarían haciendo un bien o un mal….

¿A quién debo pagar las deudas?

Todos los casos mencionados son historias de la vida real. A todos se les pagaron las deudas de una u otra forma. Sin embargo, ¿se les debió ayudar a todos ellos, a cuál de ellos sí a cuáles no y por qué?… Eso es parte del análisis que hago en el siguiente artículo.

Las deudas, aunque Pastores y mentores, insistan que no son pecado, la verdad es que siempre Dios, en Su Palabra, las relacionó con algo negativo. Están  asociadas a juicio, a consecuencia de la desobediencia. Y en el Nuevo Testamento Dios hace un cierre magistral del tema cuando dice: «No debáis a nadie nada».

Así que en resumen las deudas NUNCA son buenas. Y tampoco debemos basar esta premisa en el término, mal usado por los profesores de administración de empresas, que dicen que el sobre endeudamiento es el que está mal, cuando en realidad, las mediciones de sobre endeudamiento pueden ser muy relativas y peligrosas. Alguien puede caer en esa sobre deuda de la noche a la mañana solo por quedarse sin trabajo.

Así que TODA deuda es mala y si son pecado porque esconden muchas desobediencias, entre éstas falta de confianza en la providencia Divina, Jactancia del día de mañana, Avaricia, pues quiero un nivel para el que mi billetera no está preparada, falta de auto control y dominio propio, etc, etc.

Dejando de lado la parte Bíblica vamos a concentrarnos en cuándo debo pagarle o no las deudas a alguien. Y mi respuesta solo tiene una excepción que explico más adelante. NUNCA NUNCA NUNCA debemos pagarle las deudas a nadie, porque lejos de ayudarlos estamos creándoles un vicio, estamos contribuyendo a fortalecer una serie de patrones conductuales que alterarán su capacidad de desarrollo financiero.

Raíces conductuales peligrosas

No soy psicóloga y jamás pretendo serlo. Toda mi explicación está basada en más de 7 años ayudando a  más de 1.500 familias. En más de 10 certificaciones que tengo como asesora en finanzas personales y a la limpieza de más de US$2.500.000 en deudas en familias de, prácticamente, toda Centroamérica.  Y porque a Dios en su Soberana Voluntad, le plació ponerme a las personas correctas a enseñarme estos principios y a transmitírselos a todos ustedes.

Después de tener a mil último bebé,  quien ahora tiene 10 años, me costó muchisísimo bajar a mi peso normal (55 kilos) y un porcentaje de grasa del 20%. Mi pequeño estaba a punto de cumplir 8 años y yo seguía estancada y desesperada, pues siempre había sido bien escuálida y ahora  pesaba 63 kg y un porcentaje de grasa superior al 26%.

Abandoné a mi nutricionista, quien había estado conmigo por más  de 10 años. Di vueltas y vueltas hasta que llegué a un doctor en metabolismo, quien en menos de un trimestre, ya me tenía en los 55% kg y en un 20% de grasa. Con el único inconveniente que comía lo mismo y lo mismo, prácticamente todos los días.

Finalmente, encontré la raíz de todos mis males. Había acumulado en todo mi cuerpo, el famoso hongo cándida. Que no solo impedía bajar mi peso, sino que me había provocado diferentes tipos de cáncer. Cuando descubrí la raíz. ¿Adivinen qué hice?… iniciar mi tratamiento para eliminar el  hongo cándida. Y ahora mantengo mi peso en 55kg y mi porcentaje de grasa en un 22%, comiendo de todo y feliz.

Asi mismo sucede con las enfermedades de la billetera. Hay que encontrar la raíz de todos los males.   De nada sirve que les paguemos las deudas a los amigos o familiares y nos demos con una piedra por el pecho por nuestro buen corazón samaritano, cuando lejos de ayudar estamos acrecentando el problema.

En realidad, solo les estamos dando una ayuda temporal. Porque muy pronto, en lo que usted se voltea, todos ellos volverán a caer en el error de la deuda. En muchas ocasiones, el endeudamiento se vuelve patológico, adictivo y se convierte en una enfermedad conductual como cualquier otra.

Las personas sienten adrenalina al deslizar su tarjeta por  el datáfono y más cuando les llegan los estados de cuenta y no pueden pagarlos. Muchos sienten placer y emoción. Pero ninguna responsabilidad por salir del meollo porque aprendieron el arte de ginetear las deudas y sus ingresos.

Algunas de las raíces que más daño hacen son:

  1. Falta de perdón.
  2. Falta de dominio propio.
  3. Adiciones.
  4. Pornografía.
  5. Infidelidad.
  6. La queja.
  7. El sentirse pobrecito.
  8. Deseo de llamar la atención y causar lástima.
  9. Avaricia.
  10. Envidia.
  11. Baja auto estima.
  12. Presión social.

Solo por mencionar algunas cuantas. Si realmente quiere ayudar a alguien con deudas,  lo primero que se debe hacer es identificar los hongos de la billetera. Una vez que estos hongos están limpios, la persona descubrirá que, efectivamente, tiene muchos problemas y se propondrá a trabajar en ellos.

Automáticamente, cuando las personas se enfrentan a sus problemas conductuales y trabajan sobre ellos, sus billeteras comienzan a limpiarse  de los hongos. Ellos mismos hacen hasta lo imposible por limpiar sus deudas y sucede lo más precioso de todo: deciden, de una vez por todas, mantenerse sobrios de la deuda. Y es en ese momento, cuando comienzan a crecer financieramente.

La Excepción

Cuál es la única excepción que yo permito si usted quiere saldar las deudas de otra persona, es cuando se trata de sus papitos y ellos ya son muy mayores. La verdad es que a sus 70 años en adelante nadie los va a hacer cambiar.

Y una deuda podría traerles muchos dolores de cabeza, preocupaciones y deteriorarles  la salud y su calidad de vida. Así que si usted tiene la posibilidad de que sus papitos disfruten su última décadas en paz, no lo piense dos veces, vaya y págueles todo.

Por favor, si te gustó este artículo compartido con tu círculo de influencia y ayudame en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te espero todos los martes a las 6:00 pm (hora Costa Rica) en Consultas con la Dra. Finanzas, por mi canal de you tube: Dra. Finanzas. 

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

 

 

 

 

¡Qué conversación en la mesa de atrás!… yo estaba sola disfrutando de una ensalada con quinoa y pollo, una de mis favoritas. Traté de refugiarme en mi teléfono, pero era imposible no poner atención. Él hablaba, supongo que con su esposa, pues solo escuchaban sollozos, mientras le confesaba aquellos secretos que esconde como gerente.

Dios mío decía yo…¡¿Cómo hago para quedarme callada?!… ¡¿Cómo hago para no meterme en lo que se supone no debería importarme!?. Pero no puedo resistirme. No, ya no podía sostener mi lengua.

El hombre hacía un recuento de los daños y en un instante se soltó en llanto. Nada más acongojante que escuchar un adulto desecho y en pleno sitio público. Llegó la mesera, y de manera muy sutil le sirvió un vaso con agua y le puso una caja de toallas húmedas.

Como estaba a mis espaldas podía ver sus movimientos a través del reflejo de la ventana. Finalmente, me decidí a conversar con él. ¡Y cuando se volteó!… casi me caigo de la silla.  No podía del asombro. Hacía menos de un mes le había entrevistado. Era el gerente general de una transnacional de la industria médica.

¡Que congoja!… pero si ese señor gana, mínimo, unos US$20 mil mensuales, más bonos, acciones y otros privilegios que le dan por su puesto.

Hola, don Fabricio (por razones obvias le cambié el nombre), necesito ayudarle, le dije en frío. Y le prometo que guardaré sus secretos.

¿Quién debe manejar el dinero, él o ella?

Sus habilidades VRS Su Billetera

Un estudio realizado por la Universidad de Lund en Suecia y publicado por la revista Experimental Economics, dice que los gerentes son mejores que el resto de los mandos medios y ejecutivos en el desempeño de juegos cooperativos.

https://link.springer.com/article/10.1007/s10683-019-09604-3

“Dado que es más probable que los ejecutivos de la empresa tomen decisiones estratégicas en comparación con las personas que no ocupan puestos de liderazgo, es seguro que ellos tienen un mejor desempeño en los juegos cooperativos”, afirmó Hakal J. Holm, investigador de la Universidad de Lund.

Para el análisis, los autores tomaron un grupo de 200 gerentes de compañías grandes y medianas y un grupo de control de 200 personas. La gran mayoría (5% y 82%, respectivamente, eran hombres entre los 41 y los 45 años.

Los participantes jugaron tres juegos clásicos: el dilema del prisionero, la batalla de los sexos y los halcones y las palomas. Todos estos analizan la capacidad de coordinar acciones conjuntas.  De acuerdo con esa investigación, efectivamente, quienes ocupan puestos gerenciales o directivos tienen mayor capacidad para resolver diferentes juegos, trabajar en equipo, auto control, no aferrarse a las emociones, en comparación con el otro grupo experimental que no tenía esas posiciones de liderazgo.

No se crea muy hábil al pagar su tarjeta al contado

Y es sabido por muchas investigaciones que definitivamente, los gerentes y mandos altos de las corporaciones tienen habilidades especiales. Pero, ¿Qué pasa cuando se trata de dinero?

7 Secretos

Mi conversación con el señor Fabrio y con otras decenas de gerentes que veo mensualmente, puedo reseñar 7 secretos que los gerentes esconden en sus billeteras y que los está llevando a una silenciosa desesperación:

1) Por su posición, puesto o conocimientos, se consideran muy superiores al resto y tienden a competir entre sí por status: mejor auto, mejor casa, mejor club; mejor jugador del golfo, mejores carreras; mayor cantidad de tarjetas de crédito. Y esa competencia los hace vivir por encima de las posibilidades de su billetera.

2) Otro gran secreto es que se ahogan solos en sus pensamientos. Su orgullo les impide pedir ayuda abiertamente y menos reconocer que, efectivamente, tienen un problema financiero, que se resume en una sola frase: gastan más de lo que ganan.

3) Evidentemente, la siguiente conclusión no está científicamente comprobada. Pero me atrevería decir que la mayoría de ellos tienen gastos ocultos. Es decir, pagan cosas que no, necesariamente, son compartidas con sus esposas.

4) Muchos de ellos me han confesado que no duermen, pues no tiene claro su porvenir financiero. Y aún cuando reconocen, muy dentro de sí, que tienen un problema, no se atreven a comentarlo con nadie. El orgullo les gana.

5) Algunos de los gerentes se mantienen en sus puestos que odian, solo por miedo. Primero a ser señalados como inconstantes y segundo a perder su nivel de vida.

6) Jinetear el dinero. Esta manía es demasiado común y el tomar platas de aquí  y de allá, hace que en un determinado momento hayan perdido el control total de sus finanzas.

7) Poco o ningún soporte para su retiro. Es decir, se atienen a los regímenes gubernamentales o a los sistemas de pensiones complementarias, pero descuidan otras bases esenciales para tener un patrimonio a prueba de balas.

El antídoto

Es muy simple, hay un principio que dice: “Quien confiesa su pecado y se aparta alcanzará misericordia”.

Si estás en esta situación el primer paso será reconocer que efectivamente, estás en problemas. Buscar ayuda también es de hombres.

Otra medida buena será comenzar a controlar todo el dinero. Saber con exactitud cuánto ingresa y en qué se gasta.

Y otra muy buena medida es acabar con las tarjetas de crédito. Sí es posible vivir sin ellas.

Tres horas después salí del restaurante más asombrada que mi cliente ad honorem. Desconozco si puso en práctica mis recomendaciones. De lo que sí estoy segura es que ese hombre traía sobre sus espaldas una carga financiera que pudo haberlo llevado a la tumba.

¿Cuáles son tus secretos financieros?, ¿Qué le está doliendo a tu billetera?… compartímelos en la sección de comentarios o podés escribirme a mi correo: monica@misfinanzasencontrol.com

Y recuerda: Orgánizate y se Libre

  • Las tarjetas de crédito disminuyen el dolor inmediato de pagar, comparado con el dolor que se activa cuando se paga en efectivo.

  • Los estudios concluyen que las personas gastan un 18% más cuando pagan con tarjeta en comparación a cuando lo hacen con efectivo.

Ese día era su aniversario de graduación. Posiblemente, pocas personas recuerdan la fecha en que recibieron su título universitario, pero Juan Diego Ávila, lo llevaba impregnado en su cien por el resto de sus días. Era el único de su familia que podía presumir de su banda y un certificado. Jamás pensó que mientras desfilaba, tan orgulloso, lo tenían en la mira. Apuntando directamente sobre su cabeza.

Entre togas alquiladas, birretes y familiares, era el momento perfecto para  camuflar un disparo. ¿Quién podría notarlo?… ese momento glorioso para muchos, después de esfuerzos y sacrificios. En breve serán lanzados al alucinante mundo corporativo, lleno de oportunidades para gastar, pagar, comprar y despilfarrar.

No solo Juan Diego cayó en manos de sus depredadores, también sus 28 compañeros de una nueva generación de ingenieros aero espaciales. El tiempo transcurrió entre investigaciones, pasillos y análisis. El día de su graduación su nombre y el de sus compañeros quedaron enlistados como clientes top de una compañía de tarjetas de crédito, la cual se encargaría de anestesiar su proceso de compra. Ese día, se sintió tan elegante, con tanto prestigio, pues además de su cartón recibió su primer plástico.

Gastar hasta que duela

10 años después sus deudas sobre pasan los US$100 mil, solo en tarjetas. Tiene 2 hipotecas sobre la casa. Y debe su automóvil, un hermoso Mercedes Benz Clase C43  y un tiempo compartido por el  que debe pagar US$8 mil.Ávila dice que curiosamente, nunca sintió dolor al pasar y pasar las tarjetas. “Luego veo cómo las pago”, solía decir.

“Siempre creí que de algún modo saldría el dinero. Hasta me daba miedo ver los estados de cuenta. Así que estuve a ciegas por muchos años. Y las cosas comenzaron a salirse de control”, explicó el Ingeniero de 42 años. Lo que le pasó al Señor Juan Diego y a muchos de nosotros, no es nada extraño. De acuerdo con investigadores de Carneggie Mellon, Standford y MIT la gente gasta hasta que duele.

No se crea muy hábil al pagar su tarjeta al contado

El dolor de pagar

El estudio aparece en la revista especializada en neurociencia “Neuron” en el apartado de “neuroeconomía” que estudia los procesos mentales que impulsan las decisiones económicas. https://www.cmu.edu/homepage/practical/2007/winter/spending-til-it-hurts.shtml

George Loewenstein, profesor de ciencias sociales dice que “las tarjetas de crédito anestesian el dolor de pagar”.  “Ud pasa la tarjeta y no siente que esté dando nada a cambio de la compra.  Sucede diferente al dar billetes”.

En el experimento se le dio $20 a 26 adultos para comprar una serie de productos.  Si ellos no hacían ninguna compra, se podían quedar con el dinero.  Los participantes vieron los artículos mientras estaban conectados a un aparato de resonancia magnética funcional (fMRI). Así los investigadores estudiaban las zonas del cerebro activadas en el proceso de decisión de los voluntarios.

Lo primero que se estudió fue si los centros de dolor del cerebro eran activados cuando los participantes vieron los precios.

El resultado demostró que la “insula”, sección del cerebro asociada con el procesamiento del dolor, se activó cuando los participantes vieron que los precios eran muy altos.  La activación de la insula desincentivó el gasto.

Las tarjetas de crédito disminuyen el dolor inmediato de pagar, comparado con el dolor que se activa cuando se paga en efectivo.

En una investigación posterior realizada por Lowenstein, Scott Rick y Cynthia Cryder, lograron demostrar que las sensaciones de los consumidores cambian constantemente durante el proceso de elegir que comprar y sobretodo en el momento de pagar.

Intereses en tarjeta entre un 40% y 50%

Los economistas han manejado el concepto de que los consumidores toman sus decisiones de compra basado en sus preferencias y precio.

Sin embargo, los estudios de Lowenstein y su equipo, demuestran que los compradores se deciden por el placer inmediato que les da el consumir o adquirir el bien o servicio.

Esto explica el incremento en ventas de casi el 30% que experimentó la cadena de comida rápida McDonalds a partir del 2002 cuando decidió aceptar tarjetas de crédito y débito en sus restaurantes, ya que el tiempo que separa el pago de la compra es muy corto (comparado con restaurantes regulares) y al aceptar tarjetas,  disminuye el dolor de pagar.

Tan viciosas como el alcohol o los cigarrillos

Otro estudio realizado por Brian Knutson, profesor de psicología y neurociencia de la Universidad de Standford, y publicado en esa misma revista, confirma que el uso de tarjetas de crédito reduce el dolor que se produce al pagar.

http://thetartan.org/2007/1/29/pillbox/shopping

Las personas gastan un 18% más cuando pagan con tarjeta en comparación a cuando lo hacen con efectivo.

“Las tarjetas de crédito engañan los circuitos del cerebro de forma que el individuo toma decisiones que racionalmente no tomaría. Las tarjetas pronto estarán al mismo nivel que el cigarrillo, alcohol y drogas como vicios en el mundo”.

El plástico ha provocado comportamientos anómalos, donde se observa una tendencia creciente de los consumidores a ahorrar menos y gastar más cuando pagan con tarjetas en lugar de efectivo.

Por favor, compartí este artículo con tu círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera. Te invito a descargar mi PodCast: Dra Finanzas en itunes, Ivoox o Sound Cloud. También búscame en mi canal de you tube: Dra.Finanzas.

También podés hacerme tus preguntas en vivo por el Facebook Live Consejos Prácticos para tu Bolsillo. Te espero todos los sábados a las 10:00 am.

Y Recuerda ¡Organízate y Sé Libre!