Entradas

De los peores sentimientos que uno puede experimentar es cuando te roban. Impotencia, rabia, coraje, susto, incertidumbre, todo revuelto al mismo tiempo. Surgen los pensamientos más macabros: “Es que si lo tuviese al frente, lo agarraría del cuello”…
Pero… ¿no te parece MUUCHO peor cuando descubres que esa persona que se empeña en robarte, en dejarte en la ruina y se ensaña contra tu billetera para que llegues al final del mes sin un cinco, está parado frente al espejo y tiene tu mismo rostro?.
Es que cuando me di cuenta  de que, mensualmente, yo me robaba, prácticamente, el 100% de mis ingresos, casi muero de una gastritis del puro colerón.
Si querés escuchar este episodio solo dale click acá mismo:
http://acoyolpartidocoyolcomido.libsyn.com/podcast_14-cunto-te-robas-a-vos-mismo
Aquí tienes algunas de tus trampas. Mucho ojo!!! Tu peor enemigo está en tu cabeza y conoce, a la perfección, las claves de tus cuentas bancarias y tus gustos.
1) Te robas cuando vivís sin un plan de gastos. Si un orden en tus finanzas personales cualquier gasto es un desperdicio.
2) Te robas cuando no pagas tus tarjetas a tiempo y comenzás a girar solo los mínimos.
3) Te robas cuando, en un préstamo a 30 años,  pasas más de la mitad de tu vida regalándole el dinero a un banquero gracias a los intereses.
4) Te robas a vos mismo cuando compras chunches (artículos innecesarios) solo para salir de la depresión.
5) Te robas cuando pedís un préstamo por un automóvil del año y no tenés ni US$1.000 en tu cuenta de ahorros.
6) Te robas cuando destinás el dinero en cosas que no te generan: (autos, juguetes electrónicos, lanchas, carteras, zapatos, lujos varios). No es que sean cosas malas o no que no debás tenerlas. Claro que sí, siempre y cuando estés sin deudas y sean parte de tus proyectos de inversión.
7) Te robas cuando no destinás, ni siquiera, un 10% de tus entradas para invertir en proyectos que te generen nuevos ingresos.
8) Te robas cuando pedís prestado.
9) Te robas cuando salís a comer fuera de casa y no estás destinando, ni si quiera, un 15% de tus ingresos mensuales para tu pensión.
10) Te robas cuando compras electrodomésticos o muebles a crédito. Esa es la peor de las estafas.
11) Te robas cuando te tragas el cuento de las tasa cero y “sin intereses”.
12) Te robas cuando te das lujos teniendo deudas.
13) Te robas cada vez que pasas tu tarjeta de crédito por un datafono. Solo ese movimiento, en Costa Rica, te cuesta entre un 5% y un 9% de tu compra. Y no lo paga el comercio.
14) Te robas cuando salís de viaje y una deuda te espera al regreso.

Si tiene más ideas puede compartírmelas a monica@misfinanzasencontrol.comy las actualizaré en esta publicación con el fin de enriquecer los artículos.
Por favor, comparta esta publicación con su círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tu Podcast de i Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Órden.

Y recuerda: Organízate y sé libre.

 

Caminaba por los pasillos del supermercado y mientras buscaba, desesperadamente, mi azúcar orgánica, me salió de frente con su ceño fruncido y cara de frustración, la pobre doñita. Nuestras manos se encontraron en la misma bolsa de azúcar y le dije tómela y como si le hubiese expresado una mala palabra, la pobre señora no paró de quejarse y quejarse.
No pudo aguantar su espantosa retaíla de queja tras queja: “Señora, me dijo, ¿usted ya vio lo que cuesta es mísera bolsa de azúcar?”… me quede en silenció, observando su tormentosa expresión.
-“Vea, es una barbaridad, las cosas suben y suben. Ni que uno tuviera un palo de billetes en el patio. El dinero ya no alcanza para nada. Antes, uno hacía compras, a carro lleno, con 60 mil colones. Ahora, con eso no se llena ni la mitad. Tras de malas, tengo las tarjetas hasta el tope. Los regalos de Navidad, los tamales, las fiestas, las compras y ahora…. Los güilas entran a clases en febrero. Antes entraban en marzo y uno tenía dos meses para recuperarse de los gastos de diciembre. Ahora ni eso”.
Yo me quedé impávida observado la escena y compartiendo su sufrimiento con miles de familias costarricenses cuya historia se repite diariamente.
Antes era la cuesta de febrero. Pero la pesadilla se acorta cada vez más. Hay personas que ya no disfrutan ni las fiestas de diciembre por el sufrimiento que les espera.
    ¿Pero qué los llevó a esa situación?
1) Gastar más de lo que gana. Parece básico, pero no lo es. La gente cree que el aguinaldo es inagotable. Sus ingresos tienen un límite y por lo tanto, sus gastos, también debería tenerlo.
2) Aparentar. Constantemente, veo gente muy sencilla con aparatos celulares ultra modernos y no tienen ni donde caer muertos. Es mejor vivir de forma sencilla, pero con dignidad que tener un Mercedes Benz parqueado en la cochera, pero su verdadero dueño es el banco.
3) Falta de planificación: Vivir en día a día es la peor de las decisiones. Lo mejor que puede hacer es sentarse a escribir cómo va a gastar su sueldo en el 2018. Gástelo en el papel primero.
4) Quedar bien con los demás: No si seremos solo los ticos o en otros países sucede lo mismo. Pero muchas veces, con tal de complacer a media familia, hacemos gastos innecesarios o que no están en nuestras posibilidades.
5) Hacerle caso al comercio: Esta es la peor de las trampas. ¿Quién dijo que en diciembre había que darse regalos?. Al fin y al cabo, lo que se celebra es el nacimiento de Nuestro Señor y no el nacimiento de media humanidad. Bueno, fue el COMERCIO quien ideó sacarnos el dinero a como diera lugar. No estoy diciendo que no de regalos en esta época, al final y al cabo, es un mes muy lindo y a todos nos encantan los presentes. Pero, regale solo según su capacidad económica. No más.
Si tenés más argumentos compartímelos a monica@misfinanzasencontrol.com Y escucha, quincenalmente, lecciones de finanzas personales y organización en tu PodCast: Consejos Prácticos para tu Bolsillo. Búscalo en I tunes.
Descargue nuestra guía para enfrentar la cuesta de enero y que no le suceda lo mismo en el 2019.