Carlos y Elena están muy felices porque recién tuvieron su primogénito, el precioso Diego. Lo que sus papás y el mismo Dieguito no saben es que este nuevo tico trae, bajo el brazo, una deuda por 170 mil colones en tarjetas de crédito.
Esta es la triste realidad del costarricense, cada uno de nosotros debe, en promedio unos 170 mil colones en plástico. De acuerdo con la Dirección de Investigación Económica del Ministerio de Economía (MEIC), la deuda total, por este rubro, ascendió, en julio del 2015, a los 798.670 millones de colones, representa un 3,2% del Producto Interno Bruto (PIB) y registró un incremento del 6% en comparación con julio del 2014.
Así que si su familia consta de 5 miembros, ustedes deben 850 mil colones en tarjetas. ¿Qué está esperando para volarles tijera?
            El cáncer de los intereses
Lo más serio del endeudamiento es que el 72,1% de los tipos de tarjeta cobran una tasa anual en colones entre el 40% y el 50,4%. Lo cual es una locura!!!… Es decir, si usted tiene una deuda por 200 mil colones, terminará pagando, al año, sólo en intereses, 100 mil colones más.
De acuerdo con el estudio, el 74% de los tipos de tarjetas cobran una tasa anual en dólares entre el 30% y el 36%. Así que si usted no gana en dólares, no solo tendrá que pagar un interés muy elevado, sino que a ese porcentaje deberá agregarle la tasa de devaluación promedio. Significa que estará pagando un interés adicional por su endeudamiento.
El engaño de las tasas Cero
¡No caiga en la trampa!…¡No se deje engañar!. Las tasas cero TAMBIÉN son deudas. Aunque te hagan creer que no, por no pagar intereses, Si es una deuda.
Haz la siguiente prueba: deja de pagar una cuota y verás cómo, para el siguiente mes, vendrá, en tu estado de cuenta, un cobro por intereses que podrían oscilar entre un 20% y un 30% anual, por morosidad.
La estrategia del tasa cero es sólo para hacerte comprar, comprar, comprar y seguir comprando y para acostumbrarte, nuevamente, al endeudamiento.
¿Cómo pagarlas?
Lo primero que debe hacer es ordenar sus deudas de mayor a menor (la que paga más intereses de primero). Hacer esfuerzos adicionales. Una buena combinación sería recortar todos los gastos posibles, buscar fuentes de ingreso adicionales, vender juguetes, ropa, muebles y todo aquello que ya no utilice. Y apuntar todos esos esfuerzos en pagar, lo más pronto posible, esa primer deuda.
Una vez que está paga, tomar todo el dinero disponible (la cuota que se pagaba por la tarjeta anterior más los ingresos adicionales que consigas) y apuntar a eliminar esa segunda tarjeta y así suscesivamente hasta acabar con las deudas.
Usted es candidato para aplicar nuestra receta: “Tijereta pa tu tarjeta”. Si no lo hace, en un par de meses, estará endeudado nuevamente. El problema suyo es de fondo, está en su carácter. Nuestros cursos le permitirán vivir en orden y paz financiera. Contáctenos en demigconsultores@gmail.com
Mercado de Tarjetas de Crédito

Cantidad de emisores29
Tipos de tarjetas440
Tarjetas en circulación/12.019.570
Millones de colones de saldo de deuda/2798.670
Morosidad de 1 a 90 días7,9%
Morosidad a más de 90 días4,9%
1/Incluye tarjetas titulares y adicionales.
2/Monto colonizado (incluye deudas en colones y en dólares)

Fuente: MEIC

7 comentarios
  1. Manuel Párraga
    Manuel Párraga Dice:

    Gracias Mónica por tu artículo, no podemos esperar que los medios de comunicación tradicionales aborden estos temas de manera crítica y de frente porque perderían la pauta publicitaria de los “tarjeteros”, gracias a Dios por gente como vos que tiene un interés genuino por los demás y particularmente porque ordenemos las finanzas personales haciendo uso de las verdades expuestas en la Biblia. Yo he sido estudiante de Mónica y valoro muchísimo lo aprendido.
    Realmente da tristeza que la mayoría de personas no tengan el carácter para vivir con lo que Dios les provee y acepten con una cierta resignación irresponsable las graves consecuencias de sobre endeudarse, poniendo en riesgo el futuro de sus hijos, no sólo por el inmenso costo económico de las deudas, sino por el triste costo emocional producto del estrés de no tener como enfrentarlas, el desbalance de las prioridades por tener que buscar dinero a como de lugar y la desesperanza de los hijos de recuperar el tiempo y la paz que un día sus padres perdieron.
    Gracias Mónica por compartir esa maravillosa guaca de sabiduría enfocada a reparar lo que el exceso de deudas ha dañado a nuestra sociedad.
    Manuel Párraga

    Responder
    • Moni
      Moni Dice:

      Muchas gracias don Manuel por tomarse el tiempo para leer las publicaciones y enviarme sus comentarios. Realmente, valoro mucho sus aportes, no solo porque su prestigio profesional, sino por ser un excelente alumno. Gracias a Dios que todo los dejó bien claro en Su Palabra. El Creador no nos dejó cabos sueltos en ningún tema y menos en el financiero.

      Responder
  2. Antonio Chaves
    Antonio Chaves Dice:

    Excelente entrevista en NC Once, super enrriquesedora, sabes de algún caso en que una persona está endudada en un 90% y con un proceso de cobro judicial, pero quisiera salir esa situación unificando deudas pero no puede por la calificación que SUGEF da y le impide hacerlo, no pudiendo salir de ella,

    Responder
    • Moni
      Moni Dice:

      Gracias por tomarse su tiempo para escribirme. Pues, en realidad no conozco ningún caso así. Sin embargo, la solución para salir de deudas nunca será contrayendo más deudas o unificándolas. Existen otras metodologías más eficientes y menos comprometedoras para el afectado.

      Responder
      • Antonio Chaves
        Antonio Chaves Dice:

        Hola más bien gracias a usted por tan buenos consejos y como cual sería una alternativa teniendo que sólo tiene un 15% de su ingreso libre, gracias

        Responder
        • Moni
          Moni Dice:

          Aquí habría que revisar muy bien los gastos. Es posible que no tenga un plan de gastos bien ordenado. Ajustarse la faja y la alternativa siempre será buscar ingresos adicionales en momentos de emergencia. Por ejemplo: hacer ventas de garaje, vender el auto, buscar un trabajo de fines de semana. Es decir, todos los esfuerzos adicionales necesarios para disminuir las deudas. También se le podría diseñar un plan de pagos para que salga más rápido del meollo.

          Responder
    • Moni
      Moni Dice:

      Antonio me muero de la pena de contestar hasta ahora. Pero por alguna razón, mi host no me envió la alerta del comentario. Si he conocido varios, pero sabes cuál es la buena noticia?.,, Ya está fuera de esta terrible situación. Ellos llevaron nuestros cursos, aplicaron los principios y hoy son libres financieramente. Sí se puede lograr. Ese fue nuestro caso y hoy damos talleres para ayudar a miles de familias costarricenses.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *