Probablemente, usted no está invirtiendo para su jubilación, no tiene un fondo de emergencia, ni si quiera tienen un seguro de vida y si se muere hoy probablemente su esposa tendrá que empeñar hasta la lavadora para enterrarlo. Pero en cambio, debe miles de colones al banco por un medio de transporte al que podrían declarar pérdida total en fracción de segundos y el cual se deprecia un 20% el mismitico día que lo saca de la agencia.
Eso se llama irresponsabilidad.
¿Qué sentido financiero tiene deber un aparato que pierde de valor cada segundo?. Y si a eso se le agrega que en Costa Rica subirse en un auto es lo mismo que montarse en una bomba de tiempo.
Hay semanas en que básicamente es imposible transitar por nuestras carreteras: accidentes cada 20 metros, camiones enormes estorbando en nuestras estrechas autopistas, huecos cada 150 metros. Y ojalá llueva, porque el caos se multiplica. La semana pasada duré SEIS horas yendo y viniendo por mis hijos a la escuela, trayecto en el que, normalmente, duro 1 hora.
La aplicación Waze lo confirma, pues calificó a Costa Rica (entre 32 países) como el décimo peor país del mundo para manejar, de acuerdo con su publicación en el Índice Global de Satisfacción del Conductor, publicado en octubre anterior.

¿Y entonces?

Ya se qué está pensando en miles de justificaciones para su irresponsabilidad: lo necesito para trabajar; un carro nuevito es más seguro que uno usado; el modelo que tengo es muy seguro; es que la familia se nos hizo grande; es mi machete; ando muchas horas en pista y por eso requiero de un auto especial, etc, etc, etc…
Las justificaciones son miles, pero lo cierto es que financieramente, no es rentable tener una deuda por un vehículo. Terminas pagando hasta un 50% más del valor del auto y cuando, finalmente, acabas con la deuda, ya tu carro vale mucho menos de lo que pagaste.
Por ejemplo, compraste un auto nuevo en el 2000 y lo que vendiste tres años después (2003). La depreciación fue del 43%. Suponiendo que el vehículo costaba US$26 mil, en tres años, usted perdió la suma de US$11.180. Ese carro ahora solo vale US$14.820.
Lo peor sucede si te endeudaste para comprarlo. Suponiendo que adquiriste un préstamo por 5 años al 10% anual y después de haber pagado cuotas por casi US$20 mil, para enero del 2003, aún se debían US$11.500. Quiere decir que, después de pagar casi US$20 mil en cuotas mensuales, vendes el auto, pagas el préstamo y te quedan en el bolsillo únicamente US$3.320. ¡Qué pésima decisión!

La mejor forma de comprar auto
 
            Lo ideal es que tu próximo carro lo compres cash. Así, no solo puedes conseguir buenos descuentos, sino que no estarás pagando caprichos en intereses. Y esto NO es un mito. En Costa Rica sí se puede comprar un carro cash, pero necesitas tener carácter y seguir lo siguientes consejos, los cuales son recopilados del libro de mi mentor, Andrés Panasiuk, fundador del Instituto para la Cultura Financiera, “Cómo Compro Inteligentemente”.
1)Lo primero que debes hacer es un plan de control de gastos. Esto para determinar cuánto dinero tienes disponible para todos los gastos del vehículo (impuestos, gasolina, seguros, reparaciones, mantenimiento, etc).
2) Ese monto NO debe ser mayor al 15% de sus ingresos disponibles. Si esa cifra es mayor, haga un alto!, ese vehículo NO es para usted.
3) Una vez que tiene claro cuál es el monto disponible, ahora sí, haga una lista de opciones, de acuerdo con ese presupuesto.
4) Ahorre suficiente dinero para la prima. Ojalá más del 20%.
5) Con su dinero en la mano, su lista de necesidades y sabiendo la realidad de su plan de gastos, ahora sí puede ir a ver las opciones del mercado. Antes no.
6) Compre un auto más antiguo ahora y ahorre para comprar uno más nuevo después.
7) Mientras hace su ahorro use el transporte público.
8) Y si aún así tiene que endeudarse propóngase salir del compromiso cuánto antes.

Y buena suerte con esta gran decisión. Si desea aprender a manejar sus finanzas personales, pregunte por nuestros cursos. Envíeme un correo a demigconsultores@gmail.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *