Una vez más aparecía frente a mí con su actitud cabizbaja y demacrada. Yo no soy psicóloga y sinceramente, tengo poca tolerancia a las malas actitudes. Pero esta vez, sus lágrimas me conmovieron.  No es común ver un hombre llorar.

¿Qué pasa pregunte?… vea doña Mónica todo me sale al revés. Nadie me da trabajo. Solo me aparecen ofrecimientos para vender cosas y yo nunca he vendido nada. Estoy ahogado en deudas. No soporto esta situación. No tengo ni para un helado. Además, me acaban de embargar el auto y mi suegra nos está corriendo del apartamento. Dice que soy un vago.

Después de escuchar su retahíla le dije: ¿Y qué haz hecho para mejorar tu situación, digo desde que te conozco tenés una nube negra encima. Te regale el Curso Mis Finanzas en Control y qué decisiones tomaste con esa información?

“Es que usted no me entiende. Yo no nací para estar metido en una oficina de 8 a 5. Yo nací para cosas más grandes. Para otras aventuras. Para andar en un buen auto, una buena casa. Comer en buenos restaurantes. Pero el jefe que tenía antes era insoportable. Yo no pude soportar que mi pidiera cosas y cosas cada cinco minutos. La otra doñita, la dueña de la tienda, me hostigaba todo el día: tráigame esto, lléveme acá, resuelva esto. Esto me tenía agotado”, dijo el personaje de mi historia, que por razones obvias, me guardaré su identidad. Que la estupidez no supere capacidad de generar dinero

El problema suyo, le contesté, está en su corazón. Usted cree que el entorno es el responsable de su situación económica. Pero usted es el único dueño de su destino, financiero. No hace, absolutamente, nada por mejorar. Y yo tampoco puedo ayudarle más. Me levanté y me fui.

Helena (nombre ficticio) vino la primera vez a mi oficina rogándome que le echara una mano con sus enredos financieros. Así lo hice, juntas, montamos un plan de gastos. Un plan para limpiar sus deudas. Hasta una carta para que presentara a los bancos le redacté.

Llevó dos de mis cursos con mucha ilusión. Unos meses después me decía: “Ahy Moni, no lo logro. Tengo falta de carácter y me compré una ropita para entrenar. Hay Moni ya identifiqué dónde se me va el dinero: en comidas afuera. Pero, cómo no voy a comer afuera?… Esta chica gana US$8 mil mensuales. Es soltera y vive con su mamá.

Su último mensaje, hace unos dos años fue: “Moni, necesito ayuda. Pero no puedo pagarte. Me darías otra asesoría”, adivinen cual fue mi respuesta: un rotundo NO.

Analizando las actitudes de ambos jóvenes y comparándolo con aquellos alumnos que sí tomaron las riendas de su bolsillo. Que lograron salir de las deudas, que ahora su patrimonio crece y crece y que a mitad de la pandemia han generado nuevas oportunidades, me puse a pensar en aquellos monstruos internos que nos hacen perder dinero.

Los 10 Monstruos

Monstruo #1:  Actitud de víctima: Creer que todos los demás tiene la culpa de mi realidad. Frase más común:  “No es justo”.

Monstruo #2: Quejas y más quejas: No se si ustedes comparten este criterio conmigo, pero no hay algo que choque más que conversar con alguien de cuya boca solo sale basura. Su frase común es “Que tirada”.

Monstruo #3: Todo lo quieren gratis: Es increíble, en mi curso Rediseña Tu Vida Financiera, se inscriben, mensualmente, un poco mas de 200 personas. Pero en lo cursos de pago, no entra ni la cuarta parte. Y me escriben correos con toda su problemática y les digo que contraten una mentoría y me he llevado hasta insultos. Para que se den una idea, yo he pagado en mentirías, libros, tutorías y capacitaciones, relacionadas con finanzas personales, un poco más de US$10 mil.  Me he capacitado con los mejores. He pagado por ir a las mejores conferencias. Por eso salí adelante. Frase más común: “Estoy en una situación difícil, por ahora, no puedo pagar”.

Monstruo #4: Actitud sabe lo todo: El otro día un ejecutivo me contrató para una mentoría. Y ni siquiera había comenzado a hablar, cuando su primer frase fue: “si, eso ya lo se, pasemos al siguiente paso. Eso también, lo que sigue”. Al final le dije, bueno ya que los sabes todo, gracias por regalarme el dinero. Frase común: “Eso ya lo se”.

Monstruo #5: El hablador: Son aquellos que solo hablan y hablan de supuestos negocios, grandes cosas, pero nunca avanzan.

Monstruo #6: El resentido.  No somos una botella de agua en el desierto. Es decir, pensar que todo el mundo tiene que ponernos atención. Que todo el mundo debe colaborar con nosotros. Nadie tiene la obligación de ponernos atención. Siempre hay que pensar si hemos o no trabajado lo suficiente para merecer la atención de las personas. Frase común : “Este qué se creyó”.

Monstruo #7: Falta de enfoque: Cuando estamos limpiando deudas o tenemos una meta de inversiones y proyectos de largo plazo, será necesario el enfoque. Y algunas veces tendremos que sacrificar cosas, nivel de vida, horarios, etc. Pero, la meta es lo más importante. Frase común: “Es que me apareció una oportunidad”.

Monstruo #8: Buscar atajos y salidas rápidas: Tanto en ganar dinero como en salir de las deudas, no hay salidas rápidas. Los atajos solo te llevan a caminos más largos. Las personas que siempre están buscando formas de ganar dinero rápido, generalmente, se meten en enredos y enredos financieros. Su frase común es: “me salió una oportunidad de negocio*. No conozco ningún millonario que hubiese ganado dinero con atajos.

Monstruo #9: El Indeciso: La persona inconstante lo es en, prácticamente, todas las áreas. Hoy está casado mañana no, hoy  trabaja en esta empresa, mañana no. Hoy abre un negocio, mañana lo cierra. Frase común: “Aun no me he decidido”.

Monstruo #10: Absolutamente todos los grandes empresarios y personas sobresalientes en sus campos, tienen un común denominador: aman la lectura. Este hábito marcará la diferencia en todas las áreas de tu vida. Pero especialmente, en el área de tu especialidad. Frase común: “no tengo tiempo para leer”.

Si te gustó este artículo, te pido que, por favor, lo compartas con tu círculo de influencia y me ayudas en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero todos los martes a las 6:00 pm en Consultas con la Dra.Finanzas, por mi canal de you tube: Dra.Finanzas o por cualquiera de tus redes favoritas.

Y Recuerda: Organízate y Sé Libre

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *