Para muchos, la compra de una vivienda representa el gran proyecto de vida. Y pasan más de 30 años soñando con el día en que, efectivamente, paguen el último centavo, motivo de gran celebración.

Pero, ¿será este tiempo de pandemia, un buen momento para endeudarse por una vivienda?.

La respuesta tiene dos aristas: La primera se relaciona con la oportunidad de mercado y la otra con las condiciones financieras a lo interno de cada hogar.

Condiciones de mercado

Este podría ser un excelente momento para adquirir una vivienda a precios descontados.

En vista de que muchos se han visto obligados a abandonar sus obligaciones con los bancos podría encontrarse propiedades a precios de remate.

Los bancos se rigen por normas internacionales de supervisión y riesgo. Es decir, que tienen que hacer muy  buen trabajo en su cartera de morosidad y evitar el crecimiento de aquellos activos, no relacionados a la actividad financiera per se del banco, como las viviendas que la gente deja de pagar.

Así que muy posiblemente, en unos cuantos meses, encontraremos a los bancos liquidando  esos activos a precios de oportunidad.

Desde este punto de vista siempre recomiendo asesorarse con buen corredor de bienes raíces, pues no necesariamente, aunque estén a buen precio, todas las viviendas aumentan su valor en el tiempo.

Por otro lado, encontraremos dueños, sin empleo y  desesperados por obtener liquidez,  dispuestos a vender sus propiedades a precios rebajadísimos.

Así que las condiciones del mercado dictan que éste podría ser un excelente momento para comprar barato.

Pero no todo el mundo tiene la condición necesaria para adquirir una deuda de casa en este momento. Les recomiendo analizar las siguientes condiciones. Si usted las cumple todas adelante. Pero si no cumple, con al menos, dos de ellas, será mejor esperarse un poco más.

¿Alquilar o Comprar Casa?

Condiciones financieras personales

La primer condición, antes de solicitar un préstamos y volverse loco con los precios de oportunidad, es la siguiente:

  1. Tener al menos dos fuentes de ingresos. Es muy peligroso, en este y en cualquier otro escenario macroeconómico, depender de un solo ingreso. Con esto no quiero decir que mande a su esposa, que quiso quedarse cuidando los niños en casa, a trabajar. Es una decisión muy personal. Pero sí que haga todo lo posible por complementar su ingreso.
  2. Tener un fondo de emergencia de, al menos, US$1.000. Esto le permitirá hacerle frente a cualquier imprevisto sin usar la tarjeta o una deuda.
  3. No tener deudas. Es mejor iniciar el préstamo para la vivienda con el nivel de endeudamiento en cero. Será un escenario óptimo para cumplir con ese sueño.
  4. Contar con su ahorro para la jubilación. Al menos el 15% de sus ingresos debe estar dirigidos a darle de comer a su yo viejito. De lo contrario, todo el dinero se le irá en una propiedad que no será suya en el corto plazo.
  5. Tener un buen seguro de gastos médicos personal. No se atenga al seguro corporativo. Estos suelen tener coberturas muy bajas (menores a los US$250 mil) y si su empresa decide prescindir de sus servicios, usted quedará desprotegido. Así que mi recomendación es que siempre tenga una protección personal. Esto le permitirá proteger su patrimonio y su estabilidad financiera en caso de que algún ser querido sufra alguna crisis médica.  Y tampoco comprometerá el sueño de tener casa propia. Si quiere más detalles sobre este tema puede agendar una asesoría, gratuita, conmigo en el siguiente link: Consultar por un Seguro Personal
  6. Contar con, al menos, el 30% de la prima. Los bancos exigen el 20%. Pero no se lo recomiendo. Es mejor llegar con el 30%, así su deuda será del 70% y no del 80%. Entre menos deuda tenga mejor para usted y así saldrá más rápido.
  7. Pedir al banco que le hagan los cálculos para que con la cuota a pagar, pueda salirse de ese compromiso en 7 años máximo. Ese es el tiempo ideal en el  que usted está pagando por lo que efectivamente compró. Más de ese plazo, usted estaría comprando una vivienda y regalándole unas 4 adicionales a la institución financiera. Lo cual no tiene ningún sentido financiero.
  8. Que su cuota del banco más el mantenimiento no superen el 30% del total de sus ingresos.

     Si te gustó este artículo, por favor, compártalo con tu círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Te espero el próximo martes en Consultas con la Dra.Finanzas,  a las 06:00 pm, por mi canal de you Tube: Dra.Finanzas.

Y Recuerda: Organízate y Sé libre

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *