Marta es madre soltera, profesional y ejecutiva de alto nivel. A duras penas sacó a su hijo adelante. Trabajando por turnos, sacando una maestría, luego un doctorado y combinando sus propias tareas con las de su hijo. Desarrollar hijos empresarios es una tarea que inicia, prácticamente, cuando los bebés están en el vientre.

A las 4 de la mañana, diariamente, estaba arriba, alistando almuerzos, loncheras, uniformes. A las 6:00 am rumbo a la escuela y después a su trabajo. Al medio día, de nuevo por su pequeño y terminar los pendientes del trabajo. Para a las 3 de la tarde, la universidad y llegar rendida, pasadas las 10 de la noche a realizar tareas y ver las anotaciones de los cuadernos escolares.

Hoy su pequeño retoño tiene 22 años. No ha terminado la Universidad. No trabaja. Le pide plata hasta para salir con su novia de turno. Duerme hasta las 11 de la mañana. Ve la novela del medio día y como a las 3 de la tarde sale, supuestamente, para la universidad, y regresa pasada la media noche.

Ni si quiera tiende su cama, no recoge los zapatos. No ayuda en nada.

Esta historia suena muy dura pero de ¿quién es la culpa?…nos duele reconocerlo, pero nuestros hijos son nuestra cosecha. Mal o bien. Debemos amar el resultado de nuestras acciones.

La ausencia de un padre; la carencia de amor maternal; la falta de recursos económicos; los problemas matrimoniales; que nació prematuro; que tuvo déficit atencional y otra serie de justificaciones  y razones no deben ser un impedimento para desarrollar futuros empresarios. Pero ese camino comienza, no cuando tienen 20 años, inicia, prácticamente, desde que están en la pancita.

Desde los 3 años

¿Cuál es el momento ideal para comenzar a hablar de dinero, negocios, administración, pérdidas, ganancias, competencia, utilidades, ventas y demás jerga administrativa?… así de simple: desde que el niño tiene conciencia de dinero. Es decir, desde el momento en que comienzan a pedir que se les compre cosas o cuando piden plata por primera vez. Normalmente, esto sucede a partir de los 3 años de edad.

El hablarles de la administración del dinero desde su temprana edad, no solo formará su carácter, valorarán mejor sus primeros esfuerzo, sino que desarrollarán su capacidad para ver oportunidades de negocio.

En la sociedad japonesa, una de las economías más disciplinadas y desarrolladas del mundo, tienen una serie de principios que permiten a los japonesitos desarrollar muchas habilidades en el manejo del dinero cuando son adultos. Obviamente, me enfocaré en la parte financiera. Pues lastimosamente, ese pueblo, tiene muchos problemas en el desarrollo de los afectos y capacidades de comunicación entre sus miembros.

Desarrolle la inteligencia financiera de sus hijos

7 Consejos

1) Enseñe hábitos a sus hijos, prácticamente, desde que están en el vientre. Horas para acostarse, levantarse, comer, ordenar su cuarto, juguetes. Hacer siesta. Etc. Los niños aprenden muy bien y se sienten seguros por la repetición de rutinas. Eso hará de su pequeño un ser disciplinado.

Dicen los japoneses que los hábitos vencen la inteligencia.

2) NUNCA por Nada del mundo les den las famosas mesadas. Estas solo destruyen su creatividad y la verdad es que nadie nos regala dinero por nuestra cara bonita. Ni siquiera el banco nos presta por hacerle ojos bonitos al cajero.

3) Cuando tenga conversaciones con ellos aproveche el tiempo para hablar sobre las variables que se involucran en los negocios, tal es como costos, ventas, utilidades, punto de equilibrio, mercadeo, entre otras. A diferencia de lo que usted piensa, si ellos crecen escuchando estos conceptos, les será muy fácil de recordarlos y aplicarlos.

4) Provean oportunidades para hacer sus pequeños emprendimientos.

5) Cuando son pequeñitos puede comprar tres cajitas, chanchitos o compartimentos y el dinero que se ganan, haciendo diferentes tareitas o pequeños trabajos, lo pueden distribuir, en partes iguales, en dar, ahorrar y gastar. Así los enseñará a formarse en esas tres disciplinas.

6) Enséñelos a negociar. Un futuro empresario tiene que manejar este arte muy bien.

7) Si me preguntan cuál es la habilidad más importante que debe tener todo pequeño y futuro empresario es la de saber vender. Quien no sabe vender no sabrá emprender.  Provéale escenarios y condiciones para que se ejercite en esta actividad.

8) Es muy importante que les desarrolle el hábito de la lectura. Yo recuerdo que a mi hijo mayor, cuando tenía 9 años, lo puse a leer el libro un Océano Azúl. Y al día de hoy tiene muy claro el identificar pequeños nichos de mercado y dejar la competencia atrás. Hoy tiene 17 años y hasta ha hecho llamadas a Inglaterra y Estados Unidos para  conversas con sus proveedores e iniciar su primera empresa formal.

Si tienes más ideas o consejos para mejorar este artículo, por favor, déjeme sus comentarios. Y si le gustó, por favor, compártalo con su círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

Y Recuerda Organízate y Sé Libre

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *