Entradas

Su mirada permanecía fija en el refrigerador, se escuchaba el rechinar de su dientes, no por frío, sino por una terrorífica e insegura realidad. Sus expresiones faciales eran nulas. El aliento de su alma pendía de la nada, su ceño fruncido y su languidez lo mantenían impávido.
Las imágenes de una vida abundante se entretejían en su petrificado cerebro. Los recuerdos de la pierna de cerdo; las 5 cajas de leche que solía comprar; el salmón; las almendras; la variedad de frutas silvestres; la carne de exportación; las conservas; las mermeladas francesas y las cremas italianas, lo atacaban noche tras noche.
Su congelador mantiene un poco de agua; un recipiente con lentejas del mes pasado, por aquello de una emergencia; unas rodajas de pan y tres huevos. “Es lo que me queda para dejarnos morir”, balbuceó Alfonso Márquez, un venezolano quien fuera dueño de varios negocios en Caracas.
5 Ingredientes Obligatorios en tu Emprendimiento
Sí, jamás pensó que un día la crisis tumbaría la puerta de su casa, llevándose además de sus posesiones materiales, su alma y su deseo de luchar. Alfonso pasa horas frente a la nevera porque este aparato representa el bien  más preciado y atesorado en este momento, la comida.
Que no te tome desprevenido
El Señor Márquez era un acaudalado venezolano que disfrutó, a manos llenas, la prosperidad de sus negocios y aún cuando olfateó que se avecinaba una crisis no reaccionó a tiempo.
“No, pues, los conflictos políticos afectarán a las clases más desprotegidas. A nosotros no tanto”, solía decir.
Contrario de lo que muchos piensan, quienes pertenecen a los estratos socioeconómicos más bajos, son los menos afectados ante las dificultades macroeconómicas. Piénselo de esta forma: de una u otra manera, están acostumbrados a la escasez.
Por el contrario, los que sí son, verdaderamente, golpeados son aquellos quienes pertenecen a las clases media baja, media media, media alta y alta. Y peor aún si ese estatus lo tienen a punta de deudas.
Las 6 Grandes Tonterías con el Dinero
8 Tips para que la crisis no le visite
1) Pague TODAS sus deudas cuanto antes. Propóngase un plazo no mayor a 24 meses para salir de todas. Deje en último lugar la de su casa.
2) Construya un fondo de emergencia de 6 meses a un año de sus gastos mensuales. Esto para que logre sobrevivir ese período sin ingresos.
3) Diversifique sus fuentes de ingresos. No dependa de un salario, únicamente.
4) Tenga, aunque sea, una fuente de ingresos pasivos fuera de su país. Es decir, que esos ingresos no dependan de las vaivenes macroeconómicos de su lugar de residencia. Por ejemplo, podría tener una propiedad en renta en otro destino.
5) Construya un plan de inversiones compuesto por: acciones en empresas multinacionales; fondos inmobiliarios; bienes raíces;  recursos naturales y tecnología médica. No ponga todo su patrimonio en una sola canasta.
6) Diversifique, diversifique y diversifique.
7) Adquiera un buen seguro de gastos médicos y páguelo anualmente. Así la salud de su familia estará protegida, al menos, durante un año. Y mientras tanto, vaya ajustando el dinero para el año siguiente.
8) Mantenga su visa y sus papeles de salida muy al día.
No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tus móviles, descargando la aplicación: Podcast de i Tunes; SoundCloud e Ivoox y descargá mi programa:  Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 10:30 am en Facebook Live en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Orden.

Y recuerda: Organízate y sé libre.

David Herrera tenía 5 años de soñar con la inauguración de su tiendita de repuestos para motocicletas. Había ahorrado, prácticamente, el 80% de sus salarios de los últimos 5 años, y amarse de todo lo necesario. El 5 de agosto del 2013 con mucha algarabía, altos parlantes y el agradable apoyo de su esposa y amigos, abrió las puertas: “Moto Actual”.
Así como muchos, David pidió un préstamo a su banco de confianza con el objetivo de amueblar el local, contratar empleados y pagar algo de mercadeo y publicidad en los medios locales. Su gran pecado y error garrafal fue hipotecar su vivienda.
Y como los bancos tiran los préstamos por las ventanas sin importar, absolutamente nada, así comenzó la historia de horror de David Herrera, quien 5 años después, perdió su negocito, el poco inventario que le quedaba, su casa y hasta su matrimonio.
El solo hecho de iniciar un negocio implica mucho desgaste intelectual, económico, de energías, sueño, hambre y todo será peor si en tus primeros pasos estás preocupado por los pagos al banco.

Tu Libertad Financiera Alzo Vuelo
            Las causales de la crisis
Fueron varios los aspectos que llevaron a la desaparición de “Moto Actual”:
1) Los repuestos se encarecieron muchísimo, especialmente, los originales.
2) Le costó más de un año llegar al punto de equilibrio y no estaba preparado para ninguna emergencia. Y sucedió que al año y 3 meses de la apertura se le metieron a robar y aunque no perdió mucho inventario, David no estaba listo.
3) A la vuelta de la cuadra la competencia puso su “cuartel de guerra”. Con la diferencia de que  había firmado un convenio con varios clubes de motos a quienes les ofrecían descuentos, promociones, paquetes especiales y combos, los cuales se convirtieron en un cañonazo para “Moto Actual”.
4) Cuando Herrera sintió los pasos de gigante de su competidor, se desesperó por atraer más clientela y decidió bajar precios; comprar otras líneas de productos y para eso, se volvió a endeudar.
Por ironías de la vida conocí a Sergio Hildago, su competidor, el que “asesinó” a sangre fría a “Moto Actual”. En una conversación de amigos, salió el tema de la desaparecida tiendita y le dije: ¿Podés dormir tranquilo después de semejante historia de horror?”.
Y su respuesta fue muy sabia: “Yo no lo maté, él se mató solo”. Nadie debe abrir un negocio, con tantas variables que se salen de control, con tanta incertidumbre, competencia y  endeudado. Es como iniciar con una pistola que tiene el gatillo medio jalado apuntando tu cabeza”.
¿Cuál es la vía para iniciar un negocio sin deudas? Le preguntamos al mismo Sergio Hidalgo, quien tiene tres tiendas de este tipo en su localidad, y sus recomendaciones son las siguientes:
1) Ahorre todo lo que pueda con el objetivo de nunca  recurrir al financiamiento.
2) Inicie algo pequeño. Aún cuando crea que tiene el capital suficiente como para montar un “mounstruo”. No lo haga. “Primero aprenda el mercado, de sus errores, de la competencia. Mida las variables, las situaciones de emergencia. Observe el comportamiento de su clientela. Es más sencillo resolver con negocios pequeñitos”.
3) Prepárese con un fondo de emergencia correspondiente a un año de capital de trabajo. Así podrá sobrevivir cualquier crisis sin necesidad de despedir personal de confianza o deshacerse de una parte del negocio.
4) Tenga paciencia. Es decir, muchas personas quieren abrazar el mundo cuando les llega una buena oferta o su principal distribuidor le piden un gran inventario para el que usted no está listo. “Es mejor crecer con paciencia. Despacio, pero a paso firme, que endeudarse por satisfacer una “gran” demanda. Crezca al ritmo para el que está preparado”, afirmó Hidalgo.
5) No le tema a la competencia. “Te lo digo de esta forma: puedo asegurarte que el 80% de mis competidores están endeudados. Significa que en una crisis estarán concentrados en ver cómo les pagan a los bancos. Pero yo estoy concentrado en cómo volverme más atractivo para mis clientes y ofrecerles lo que les conviene en tiempos de crisis”, explicó Sergio Hidalgo.
6) No comparta sus ganancias con los bancos.   Es muy sencillo, cuando tu negocio despega una buena parte de tus utilidades tendrás que destinarlas a pagar deudas. “Yo soy egoísta. Mis ganancias me las sudo yo. Y no estoy dispuestos a regalárselas a ningún banquero”, agregó el empresario de 42 años.
7) Ahorre, al menos, el 15% de las utilidades. Esto te permitirá aprovechar nuevas oportunidades de negocio y crecer sin recurrir al financiamiento.
8) Tenga un plan de crecimiento. La planificación es clave para que su empresa no se salga de control.
Si tiene más ideas puede compartírmelas a monica@misfinanzasencontrol.com y las actualizaré en esta publicación con el fin de enriquecer el artículo.
Por favor, comparta esta publicación con su círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.
No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tu Podcast de i Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Órden.
Y recuerda: Organízate y sé libre.

Caminaba por los pasillos del supermercado y mientras buscaba, desesperadamente, mi azúcar orgánica, me salió de frente con su ceño fruncido y cara de frustración, la pobre doñita. Nuestras manos se encontraron en la misma bolsa de azúcar y le dije tómela y como si le hubiese expresado una mala palabra, la pobre señora no paró de quejarse y quejarse.
No pudo aguantar su espantosa retaíla de queja tras queja: “Señora, me dijo, ¿usted ya vio lo que cuesta es mísera bolsa de azúcar?”… me quede en silenció, observando su tormentosa expresión.
-“Vea, es una barbaridad, las cosas suben y suben. Ni que uno tuviera un palo de billetes en el patio. El dinero ya no alcanza para nada. Antes, uno hacía compras, a carro lleno, con 60 mil colones. Ahora, con eso no se llena ni la mitad. Tras de malas, tengo las tarjetas hasta el tope. Los regalos de Navidad, los tamales, las fiestas, las compras y ahora…. Los güilas entran a clases en febrero. Antes entraban en marzo y uno tenía dos meses para recuperarse de los gastos de diciembre. Ahora ni eso”.
Yo me quedé impávida observado la escena y compartiendo su sufrimiento con miles de familias costarricenses cuya historia se repite diariamente.
Antes era la cuesta de febrero. Pero la pesadilla se acorta cada vez más. Hay personas que ya no disfrutan ni las fiestas de diciembre por el sufrimiento que les espera.
    ¿Pero qué los llevó a esa situación?
1) Gastar más de lo que gana. Parece básico, pero no lo es. La gente cree que el aguinaldo es inagotable. Sus ingresos tienen un límite y por lo tanto, sus gastos, también debería tenerlo.
2) Aparentar. Constantemente, veo gente muy sencilla con aparatos celulares ultra modernos y no tienen ni donde caer muertos. Es mejor vivir de forma sencilla, pero con dignidad que tener un Mercedes Benz parqueado en la cochera, pero su verdadero dueño es el banco.
3) Falta de planificación: Vivir en día a día es la peor de las decisiones. Lo mejor que puede hacer es sentarse a escribir cómo va a gastar su sueldo en el 2018. Gástelo en el papel primero.
4) Quedar bien con los demás: No si seremos solo los ticos o en otros países sucede lo mismo. Pero muchas veces, con tal de complacer a media familia, hacemos gastos innecesarios o que no están en nuestras posibilidades.
5) Hacerle caso al comercio: Esta es la peor de las trampas. ¿Quién dijo que en diciembre había que darse regalos?. Al fin y al cabo, lo que se celebra es el nacimiento de Nuestro Señor y no el nacimiento de media humanidad. Bueno, fue el COMERCIO quien ideó sacarnos el dinero a como diera lugar. No estoy diciendo que no de regalos en esta época, al final y al cabo, es un mes muy lindo y a todos nos encantan los presentes. Pero, regale solo según su capacidad económica. No más.
Si tenés más argumentos compartímelos a monica@misfinanzasencontrol.com Y escucha, quincenalmente, lecciones de finanzas personales y organización en tu PodCast: Consejos Prácticos para tu Bolsillo. Búscalo en I tunes.
Descargue nuestra guía para enfrentar la cuesta de enero y que no le suceda lo mismo en el 2019.