Libros, historias, documentales, cursos y miles de estrategias están diseñadas para quienes quieren convertirse en millonarios y ojalá de la noche a la mañana.
Pero, realmente te has puesto a pensar ¿qué significa ser millonario? y para ¿qué quieres serlo?… sabías que el 90% de las personas que se ganan la lotería el dinero no les dura más de 3 años y generalmente se les evapora.
El problema de los seres humanos es que pensamos que si somos ricos vamos a ser más felices, más plenos o, al menos, podríamos irnos de viaje por todo el mundo y tener una preciosa manción de tres pisos y cientos de hectáreas. Pero, realmente eso te haría feliz?
Las riquezas sí ayudan
Claro! No voy a satanizar las riquezas económicas. Definitivamente, es más divertido tener dinero que no tenerlo. Tienes acceso a miles de facilidades, beneficios, lujos y otros placeres.
Pero la riqueza en realidad es todo aquello que Dios nos confía: nuestro tiempo, talentos, tesoros.
El polémico libro de la Biblia dice en el libro de Proverbios 10:22 que “La bendición de Jehová es la que enriquece, y No añade tristeza con ella”. Significa que efectivamente, puedes tener muchas posesiones, pero si éstas están añadiendo tristeza sobre tristeza, en realidad no sos millonario. Y tampoco estás siendo bendecido.
El problema está en darle al dinero un lugar incorrecto en nuestra vida. Es necesario que trabajes, que seas diligente e inclusive que tengas aspiraciones. Lo que no es correcto es que te afanes, te enfermes, te endeudes y pierdas a tu familia con tal de conseguir más y más.
El gran problema está en tu actitud frente a las riquezas. En sí éstas no son malas. De hecho, Dios nos las da para que las disfrutemos, el problema está vivir disconforme con lo que tenemos, sea mucho o sea poco.
Esa inconformidad nos lleva enviciarnos, a una gran trampa de exclavitud, el endeudamiento. Y cuando menos te percatas estás ahogado en deudas y haciendo malabares para salir de éstas y caes en otras nuevas.
Entonces, ¿quién es realmente millonario?: aquel que sabe disfrutar de todas las circunstancias económicas de su vida. Que sabe vivir con órden en sus finanzas. Es millonario quien ha aprendido a vivir en en la escacez y en la abundancia, quien sabe disfrutar en lo mucho o en lo poco.
Es millonario quien a pesar de tener solo pan, huevos y café vive feliz, sin quejas, sin estrés, sin endeudamientos insanos. Si quieres aprender a ser millonario, contáctanos y matricúlate en nuestros cursos. demigconsultores@gmail.com.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *