Podemos ser administradores de empresas, tener una maestría en finanzas y haber estudiado economía, que cuando se trata de la despensa  de la casa parece haber un gran abismo entre nuestra teoría educativa y la realidad de nuestras compras y gastos caseros.

         ¿Por qué sucede eso? Porque en las empresas nos comportamos como los administradores que somos, pero en casa somos los dueños y señores de las cosas. Así que tomamos decisiones financieras con emoción y sin control. Como si el dinero fuera ilimitado.

            Les confieso que el cuarto de pilas de mi casa parecía una sucursal del PriceSmart. Habia tres cajas de jabón de ropa; 5 botellas de las grandes de suavisador; 80 bolsas de prensas de ropa, como si fueran para comer; 5 galones de cloro, como para blanquear todo el barrio y más de 10 palos de escoba de todos los tamaños.

            Y ni qué decir de la alacena de la cocina: unas 12 latas de atún; 10 cajas de macarrones vencidos; como 10 bolsas de arroz, apenas para alimentar un ejército; bolsitas de frijoles en cada rincón; tinta de pasteles; medicinas vencidas; galletas aplastadas y un galón gigante de condimento.

            Si todo hubiese estado en buen estado creo que en ambas despensas contenían unos US$2 mil estancados.

            6 consejos

            Después de entrar en razón, decidimos tomar algunas medidas que nos permiten tener lo suficiente, lo necesario y ahorrar dinero. Se las comparto:

1) Primero hicimos un menú. El nuestro es de unas 16 semanas. Con esta idea no solo variamos los alimentos, sino que sabemos exactamente qué comprar. Así no se gasta más de lo necesario.

Menú de comidas para 16 semanas

2) Segundo, hacemos un chequeo semanal de todas las despensas para asegurarnos que haya lo suficiente para sobre vivir el mes completo. No más, ni menos de eso.

3) La tercer idea es que cuando vamos al súper procuramos ahorrar el 10%. Es decir, si tenemos de presupuestado gastar 100 mil colones, entonces ahorramos 10 mil colones. Así nos medimos más con los gastos y tenemos una buchaquita para un día de lujos y antojos.

4) Un día de lujitos. Como a todos nos gustan ciertas cositas y darnos ciertos gustitos, con el dinero que hemos venido ahorrando, designamos un día de lujos y antojos. Ese día cada uno de nosotros tiene derecho a comprar cualquier cosa que no esté dentro del menú aunque no sea costoso y poco nutritivo.

5) Tenemos un sistema de compras: No se asusten, no es nada complicado. Simplemente, compramos las cosas no perecederas (que no se vencen rápido) en lugares donde venden por volumen, pues las cosas salen más baratas y alcanzan para el mes. Las frutas, las verduras y algunas carnes las compramos, semanalmente, preferiblemente, en la feria o en granjas orgánicas.

6) Nunca vamos con hambre al súper.  Cuando vas con hambre se te antoja todo y no precisamente lo más nutritivo. Así que mejor anda con la pancita llena y el corazón contento.

7) Y la sétima idea te toca a vos compartírmela para ir enriqueciendo cada post. Contámela a través de mi blog o a través de mi correo: monica@acoyolpartidocoyolcomido.com

Aquí va la sétima idea de un fiel lector:
7) En el última entrada 6 ideas para Ahorrar en el Súper hecha en su blog, nos motiva a proponer ideas, por este motivo le escribo y quiero compartirle un consejo que en lo personal me ha funcionado para el mejoramiento de las finanzas personales, el cual es dejar de último los pasillos en donde los supermercados nos promocionan productos que no son de primera necesidad, con esto evitamos comprar cosas que no necesitamos, ya que cuando dejamos de último estos pasillos, ya nuestro carrito va lleno y uno lo piensa más en agregar algo innecesario ya que hay un efecto psicológico de que ya debemos pagar bastante por ese carrito, eso nos puede ayudar.
 

Y Por favor, bajá mi PodCast en I Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo y recibe lecciones de finanzas personales. Compartilo con tu círculo de influencia.

2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *