“¡Es tan difícil esto de la compradera!… todo se me antoja, pero luego me arrepiento de la mitad de lo que compro. No puedo disfrutar las cosas porque después no tenemos para otras más importantes como la colegiatura de los niños.  Podría jurar que soy acumuladora compulsiva”, me dijo una de mis alumnas en un curso de finanzas personales que impartí en Colombia.
Una vez que somos conscientes de lo botaratas que somos, y comenzamos a ordenar nuestras finanzas caemos en lo que yo llamaría el “pánico a comprar”. El problema no está en ir de compras, sino en que no hay metodología para disfrutarlas sin remordimiento.
Pensando en esta necesidad, les comparto una serie de reglas, que implementamos en mi casa. Ahora que están de moda las reglas del futbol, es bueno aplicar lineamientos en otras áreas también. Estas Nos han funcionan a la perfección. Además, nos evitaron el 80% de los conflictos de pareja. Imprimilas y ponelas en la refrigeradora:
REGLA #1: Cuando el gasto es menor a US$50, solo asegúrate de que esté dentro del plan de gastos familiar.
REGLA #2:Cuando la compra es mayor a los US$50 debes consultar, si o si, con tu esposo (a) o con tu consejero financiero, en caso de que estés soltero.
REGLA #3:Para gastos mayores a los US$100 y menores a US$1.000 averigua en varios lugares. Busca cotizaciones. Mínimo 3. Y sin discutir, la compra solo será posible si los esposos están de acuerdo o si tenés la bendición de tu consejero financiero.
6 Ideas para Ahorrar en el Super
REGLA #4:Si alguien en tu casa es comprador compulsivo. Entonces, podés aplicar esta regla: cuando exista algún antojo tendrás que anotarlo en la “libreta de antojos”. Después vas a pedir cotizaciones. Pero, sí y solo sí, esa compra puede ejecutarse después de 15 días de que vino la emoción por comprar. Antes no.
REGLA #5: Clasifica tus gastos en: necesidades o caprichos o lujos. Las primeras son aquellas indispensables para sobrevivir, sin las cuales podrías desaparecer del planeta tierra. Y los segundos creo que no requieren mayor explicación. Podés gastar en los caprichos o lujos si ocurren las siguientes condiciones:

  1.  Condición #1: Estás libre de deudas.
  2.  Condición #2: Ya cumpliste con las necesidades esenciales para tu sobrevivencia y la de tu familia.

REGLA #6:Si no está en el plan de gastos NO se compra. Toda compra debe estar, necesariamente, sustentada dentro del plan de gastos familiar.
REGLA #7:Esta aplica para compras mayores a US$1.000. Primero, revisar cuánto dinero disponible tenés para ejecutar el gasto planeado. Con ese dato en la mano, reviso las opciones del mercado, según el efectivo disponible. Debes pedir 4 cotizaciones. NUNCA compres sin saber cuánto podes gastar. Esto evitará que caigas en la tentación del mercadeo, del crédito o en las garras de buenos vendedores.
REGLA #8: Aprovechar todas las ofertas posibles. Pero, sí y solo sí, lo que se quiere comprar está dentro del plan de gastos. Aunque los productos estén en oferta, no tenés por que comprarlos, si no lo estás necesitando. Así que mucho ojo con esta regla.
Si tenés más ideas contámelas en monica@misfinanzasencontrol.compara enriquecer esta publicación. Compartila con tu círculo de influencia y ayudame en mi lucha contra la esclavitud financiera.
No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tus móviles, descargando la aplicación: Podcast de i Tunes ó SoundCloud, y buscás  Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Orden.
Menú de comidas para 16 semanas

Y recuerda: Organízate y sé libre.

 

Ir de compras al supermercado no suele ser una de mis actividades favoritas. Cada vez que lo hago se me enmaraña la cabeza: ¿valdrá la pena comprar en este súper, será mejor el del frente?. Tal vez sea más barato este, el otro, aquel. Oh cielos, hasta me remuerde la conciencia si me permito ir al más elegante y prestigioso.

Para evitarte esta angustia, en Mis Finanzas en Control, nos dimos a la tarea de visitar los supermercados más populares de Costa Rica y comparar los precios de los productos de la canasta básica. Acá te dejo una tabla para que descargues los precios  en los diferentes supermercados. Encontrala abajo de este artículo.

Así que descanse y compre feliz. Hay muy poca diferencia en los productos esenciales.

En el estudio están incluidos los siguientes productos: arroz, frijoles, espaguetis, azúcar, sal, harina de trigo, huevos, atún, aceite, manteca, pan, café, cereales, leche, mortadela, natilla, jabón de baño, cepillo de dientes, champúes, toallas sanitarias, desodorante, papel higiénico, jabón en polvo, pañales y desinfectantes.

6 Ideas para Ahorrar en el Super

Basados en la investigación concluimos lo siguiente:

  • Hay poca variedad de precios entre los supermercados estudiados. Así que debes analizar tu costo de traslado, gasolina y tiempo al escoger tal o cual establecimiento.
  • Sí hay diferencias en artículos que no, necesariamente, están dentro de la canasta básica.
  • En general, los supermercados están agrandando las porciones, apostando más a la venta por volumen.
  • El Automercado sigue siendo el líder en cuanto a la variedad de artículos para platillos sofisticados.
  • La mayoría de los super ya incluyen su propia estantería para productos libres de gluten.

Descarga un comparativo con los precios de la canasta básica en los supermercados más populares de Costa Rica.
Informe Supermercados Mayo 2018
Menú de comidas para 16 semanas

Si notas otro detalle interesante cuando salís de compras contámelo a monica@misfinanzasencontrol.com

Por favor, compartí esta publicación con tu círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tu Podcast de i Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo.

Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora Finanzas y el Orden.

Y recuerda: Organízate y sé libre.

De los peores sentimientos que uno puede experimentar es cuando te roban. Impotencia, rabia, coraje, susto, incertidumbre, todo revuelto al mismo tiempo. Surgen los pensamientos más macabros: “Es que si lo tuviese al frente, lo agarraría del cuello”…
Pero… ¿no te parece MUUCHO peor cuando descubres que esa persona que se empeña en robarte, en dejarte en la ruina y se ensaña contra tu billetera para que llegues al final del mes sin un cinco, está parado frente al espejo y tiene tu mismo rostro?.
Es que cuando me di cuenta  de que, mensualmente, yo me robaba, prácticamente, el 100% de mis ingresos, casi muero de una gastritis del puro colerón.
Si querés escuchar este episodio solo dale click acá mismo:
http://acoyolpartidocoyolcomido.libsyn.com/podcast_14-cunto-te-robas-a-vos-mismo
Aquí tienes algunas de tus trampas. Mucho ojo!!! Tu peor enemigo está en tu cabeza y conoce, a la perfección, las claves de tus cuentas bancarias y tus gustos.
1) Te robas cuando vivís sin un plan de gastos. Si un orden en tus finanzas personales cualquier gasto es un desperdicio.
2) Te robas cuando no pagas tus tarjetas a tiempo y comenzás a girar solo los mínimos.
3) Te robas cuando, en un préstamo a 30 años,  pasas más de la mitad de tu vida regalándole el dinero a un banquero gracias a los intereses.
4) Te robas a vos mismo cuando compras chunches (artículos innecesarios) solo para salir de la depresión.
5) Te robas cuando pedís un préstamo por un automóvil del año y no tenés ni US$1.000 en tu cuenta de ahorros.
6) Te robas cuando destinás el dinero en cosas que no te generan: (autos, juguetes electrónicos, lanchas, carteras, zapatos, lujos varios). No es que sean cosas malas o no que no debás tenerlas. Claro que sí, siempre y cuando estés sin deudas y sean parte de tus proyectos de inversión.
7) Te robas cuando no destinás, ni siquiera, un 10% de tus entradas para invertir en proyectos que te generen nuevos ingresos.
8) Te robas cuando pedís prestado.
9) Te robas cuando salís a comer fuera de casa y no estás destinando, ni si quiera, un 15% de tus ingresos mensuales para tu pensión.
10) Te robas cuando compras electrodomésticos o muebles a crédito. Esa es la peor de las estafas.
11) Te robas cuando te tragas el cuento de las tasa cero y “sin intereses”.
12) Te robas cuando te das lujos teniendo deudas.
13) Te robas cada vez que pasas tu tarjeta de crédito por un datafono. Solo ese movimiento, en Costa Rica, te cuesta entre un 5% y un 9% de tu compra. Y no lo paga el comercio.
14) Te robas cuando salís de viaje y una deuda te espera al regreso.

Si tiene más ideas puede compartírmelas a monica@misfinanzasencontrol.comy las actualizaré en esta publicación con el fin de enriquecer los artículos.
Por favor, comparta esta publicación con su círculo de influencia y ayúdame en mi lucha contra la esclavitud financiera.

No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tu Podcast de i Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Órden.

Y recuerda: Organízate y sé libre.

 

El exquisito y amaderado aroma de la colonia de mi papá revuelto con el olor a alfombra vieja de una cabina de locución, curiosamente, se mezclaron en mis sentidos de una manera deliciosa y mágicamente adictiva. Esa sensación, escuchar al hombre de mi vida con su voz de trueno detrás del micrófono y la esperanza de comernos una dona a la salida de la radio, forjaron mi destino profesional. A mis 7 años, tenía la certeza que me convertiría, algún día, en una comunicadora.
Para escuchar el artículo completo: http://acoyolpartidocoyolcomido.libsyn.com/podcast_15-8-consejos-para-pagar-la-u-de-tus-hijos
Y efectivamente, a mis 22 años me gradué como periodista y mi pasión por la radio se convirtió en una de mis grandes obsesiones, de ahí que produzco mi PodCast Consejos Prácticos para tu Bolsillo y semanalmente hago locuciones comerciales.
Tuve la suerte de escoger mi profesión a los 7 años. Y aunque he estudiado otras cosas como economía, administración de empresas, banca y finanzas personales, mi verdadero deleite sigue siendo el arte de comunicar, aunque les confieso que soy mejor al micrófono que con la pluma.
Tengo hijos adolescentes y me enfrento a mi realidad, en menos de cuatro años estarán en realizando sus estudios superiores. Yo apoyo el emprendedurismo al 100% y creo, plenamente, en que todos debebemos ser libres financieramente y no depender de un trabajo de 8 a 5. Pero, sí creo en que los jóvenes deben tener, al menos, un par de profesiones para desarrollar carácter, visión de mundo y cazar oportunidades de mercado.
Me llegó el momento de soltar la flecha y lanzar a mis tesoros a la vorágine empresarial y orar para que encuentren su  pasión y ésta les genere su medio de subsistencia. A continuación les comparto nuestros consejos para prepararnos, económicamente, para esa gran etapa.
Puedes descargar una guía con todas las universidades privadas de Costa Rica, sus carreras y sus precios, actualizada a mayo del 2018.
8 Consejos
 1) Si tu pequeño es menor de 5 años podés comenzar a invertir un 15% de tus ingresos con ese propósito. Escogé un instrumento de inversión que te paguen interés capitalizable (interés sobre interés). Preferiblemente, un fondo de inversión. En algunos países existen fondos mutuos dirigidos al pago de universidades y tienen incentivos fiscales. Te dejo la tarea de averiguar qué hay en el tuyo.
2) Si las edades de tus hijos oscilan entre los 6 y los 12 años, tendrás que prepararte con, al menos, un 25% de tu plan de gastos. Recordá que el dinero que ahora destinas para el colegio, no necesariamente, será el mismo en la U.
3) Si tienen entre 15 y 17 años ya estás sobre el tiempo. Entonces, somételos a examenes y evaluaciones de vocación. Llévalos a charlas sobre profesiones. Vean videos vocacionales y dales todas aquellas herramientas que les permita visualizarse y ubicarse en algo que les interese.
4)Con ese detalle claro, podés pedir precios de las carreras y prepararte con un fondo de reserva, de al menos un año y mantenerlo durante el proceso.
5) JAMÁS, JAMÁS, JAMÁS, NUNCA, NUNCA, NUNCA lo sometas a un préstamo estudiantil. Es mejor que no estudie a que lo lances al mercado laboral endeudado. Es muy sencillo, si no tienes los medios para que estudie tal o cual profesión o en tal o cual universidad, simple y sencillamente NO puede estudiar esa profesión o en esa universidad.
6) Y en esa misma dirección JAMÁS, JAMÁS, JAMÁS y NUNCA, NUNCA, NUNCA te sometas a un préstamo para pagarles sus estudios. Es una deuda altamente riesgosa, especialmente, porque no sabes si tu pequeño, podrá encontrar trabajo rápidamente o inclusive si vos vas a tener o no las mejores condiciones económicas para seguir con el financiamiento. Recordá que las deudas son una peste en cualquiera de sus formatos o propósitos.
7) No permitas que sea un “hijo(a) de papi” o “niño (a) rico(a)”, él también debe aportar algo para sus estudios. Aunque tengas todo el dinero para costearle su profesión, los chicos a quienes la vida no les cuesta nada, definitivamente y esto se lo discuto a cualquiera, no tendrán el mismo carácter, ni valorarán sus estudios como aquellos chicos que han tenido que aportar algo para sostenerse. Mi recomendación es que se paguen, al menos, un 15% de sus estudios. Para eso existen trabajos para estudiantes de medio tiempo y becas estudiantiles a cambio de horas laborales. Incluso, si puede iniciar colaborando en alguna empresa para aprender estaría perfecto. Desarrolla tu creatividad.
8) Procura saldar todas tus deudas, al menos, 5 años antes de que tus hijos entren en su etapa final del colegio o educación escolar. Esto te permitirá tener un respiro en tu presupuesto y cambiar las deudas por la profesión de tus retoños.
Universidad Final
Por favor, compartí esta publicación con tu círculo de influencia y ayudame en mi lucha contra la esclavitud financiera.
No te perdás mis lecciones de finanzas personales en tu Podcast de i Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo.
Y todos los viernes te espero de 10:00 am a 11:00 am en Facebook Live: (www.facebook.com/acoyolpartidocoyolcomido) en mi consultorio financiero: Consultas con la Doctora de las Finanzas y el Orden.
 

Y recuerda: Organízate y sé libre.

 

¡Qué desastrosa era aquella escena!. Casi caigo de espaldas cuando, después de casi una hora, de escuchar y escuchar, los dimes y diretes de la pareja, finalmente me presentaron su tabla de Excel con su “inteligente” y bien planificado presupuesto.
Entre los gritos de los esposos y los razonamientos de los adolescentes logré descifrar el “sudoku” financiero. Entre los dos ganaban más de US$5.300. Nada despreciable para los ejecutivos y su parejita de casi adultos. El gran problema No eran los ingresos, el meollo del asunto se encontraba en los gastos.
Se los resumo de esta forma:
1) El 60% lo destinaban para pagar una deuda de su auto nuevo.
2) Un 30% al préstamo de su casa, la comida y los servicios básicos. Y muy básicos por cierto.
3) Y el 10% se les iba en entretenimiento. Solo piensen un momento: US$530 mensuales en ¡¡comidas en restaurantes!!.
La situación empeoró cuando la madre de Hugo contrajo diabetes tipo 2 y se agravó su Alzheimer. La pareja decidió hacerle frente a los gastos médicos, especialistas, enfermera y demás cuidados sin medir el alcance financiero de tal decisión. Aquí comenzó la trágica historia de las deudas sobre deudas y más deudas para pagar las deudas primeras, las segundas y refundir deudas para pagar las deudas de un lado y las del otro. En Fin…
Perdónenme que use tanto la palabra DEUDA, en el buen periodismo ya me hubiese sacado el artículo de circulación. Se las remarco para que no se les olvide que las deudas son y serán una desgracia en cualquier circunstancia.
Por supuesto, que la hermosa tablita de Excel, con colorcitos y todo, de Ana y Hugo, pasó por mis tijeras. Diseñamos un plan para salir de los préstamos, recortamos muchas cosas, vendimos otras, buscamos más fuentes de ingresos y le aplicamos una “reingeniería” al plan de gastos familiar.

También incluimos los 4 rubros fundamentales que no deben faltar en todo buen plan de gastos:
1) Pago de impuestos: aunque usted sea asalariado es muy probable que tenga que pagar impuestos municipales o de otra índole. Revise muy bien. Este rubro es esencial y el saltárselo puede traer consecuencias muy nefastas para su bolsillo.
2) El segundo pilar son aquellos gastos indispensables para subsistir. Es decir, es todo aquello sin lo cual no puedes habitar sobre el Planeta Tierra. Tal es el caso de la comida, el agua, la luz, el techo, la vestimenta y en muchas ciudades, el transporte.
3) El tercer rubro, que muy pocas personas toman en cuenta, es todo aquello que puedas guardar para tu “yo viejito”. Es decir, darle de comer a tu yo viejito es una tarea que inicia hoy mismo y no esperarse a la madura para hacerlo.
4) Y El cuarto rubro es todo aquello que proteja tu activo más importante: vos mismo. Aquí entran los seguros de salud y vida. Una enfermedad o la muerte de un ser querido puede acabar con los ahorros y el patrimonio de años y años de arduo trabajo.
Si querés aprender sobre cómo armar un plan de gastos inteligente y que sí funcione escribime a monica@misfinanzasencontrol.com que pronto te invitaremos a nuestros divertidos cursos en línea.
También podés descargar nuestras lecciones quincenales: Consejos Prácticos para tu Bolsillo en i Tunes.

Caminaba por los pasillos del supermercado y mientras buscaba, desesperadamente, mi azúcar orgánica, me salió de frente con su ceño fruncido y cara de frustración, la pobre doñita. Nuestras manos se encontraron en la misma bolsa de azúcar y le dije tómela y como si le hubiese expresado una mala palabra, la pobre señora no paró de quejarse y quejarse.
No pudo aguantar su espantosa retaíla de queja tras queja: “Señora, me dijo, ¿usted ya vio lo que cuesta es mísera bolsa de azúcar?”… me quede en silenció, observando su tormentosa expresión.
-“Vea, es una barbaridad, las cosas suben y suben. Ni que uno tuviera un palo de billetes en el patio. El dinero ya no alcanza para nada. Antes, uno hacía compras, a carro lleno, con 60 mil colones. Ahora, con eso no se llena ni la mitad. Tras de malas, tengo las tarjetas hasta el tope. Los regalos de Navidad, los tamales, las fiestas, las compras y ahora…. Los güilas entran a clases en febrero. Antes entraban en marzo y uno tenía dos meses para recuperarse de los gastos de diciembre. Ahora ni eso”.
Yo me quedé impávida observado la escena y compartiendo su sufrimiento con miles de familias costarricenses cuya historia se repite diariamente.
Antes era la cuesta de febrero. Pero la pesadilla se acorta cada vez más. Hay personas que ya no disfrutan ni las fiestas de diciembre por el sufrimiento que les espera.
    ¿Pero qué los llevó a esa situación?
1) Gastar más de lo que gana. Parece básico, pero no lo es. La gente cree que el aguinaldo es inagotable. Sus ingresos tienen un límite y por lo tanto, sus gastos, también debería tenerlo.
2) Aparentar. Constantemente, veo gente muy sencilla con aparatos celulares ultra modernos y no tienen ni donde caer muertos. Es mejor vivir de forma sencilla, pero con dignidad que tener un Mercedes Benz parqueado en la cochera, pero su verdadero dueño es el banco.
3) Falta de planificación: Vivir en día a día es la peor de las decisiones. Lo mejor que puede hacer es sentarse a escribir cómo va a gastar su sueldo en el 2018. Gástelo en el papel primero.
4) Quedar bien con los demás: No si seremos solo los ticos o en otros países sucede lo mismo. Pero muchas veces, con tal de complacer a media familia, hacemos gastos innecesarios o que no están en nuestras posibilidades.
5) Hacerle caso al comercio: Esta es la peor de las trampas. ¿Quién dijo que en diciembre había que darse regalos?. Al fin y al cabo, lo que se celebra es el nacimiento de Nuestro Señor y no el nacimiento de media humanidad. Bueno, fue el COMERCIO quien ideó sacarnos el dinero a como diera lugar. No estoy diciendo que no de regalos en esta época, al final y al cabo, es un mes muy lindo y a todos nos encantan los presentes. Pero, regale solo según su capacidad económica. No más.
Si tenés más argumentos compartímelos a monica@misfinanzasencontrol.com Y escucha, quincenalmente, lecciones de finanzas personales y organización en tu PodCast: Consejos Prácticos para tu Bolsillo. Búscalo en I tunes.
Descargue nuestra guía para enfrentar la cuesta de enero y que no le suceda lo mismo en el 2019.

           Podemos ser administradores de empresas, tener una maestría en finanzas y haber estudiado economía, que cuando se trata de la despensa  de la casa parece haber un gran abismo entre nuestra teoría educativa y la realidad de nuestras compras y gastos caseros.

         ¿Por qué sucede eso? Porque en las empresas nos comportamos como los administradores que somos, pero en casa somos los dueños y señores de las cosas. Así que tomamos decisiones financieras con emoción y sin control. Como si el dinero fuera ilimitado.

            Les confieso que el cuarto de pilas de mi casa parecía una sucursal del PriceSmart. Habia tres cajas de jabón de ropa; 5 botellas de las grandes de suavisador; 80 bolsas de prensas de ropa, como si fueran para comer; 5 galones de cloro, como para blanquear todo el barrio y más de 10 palos de escoba de todos los tamaños.

            Y ni qué decir de la alacena de la cocina: unas 12 latas de atún; 10 cajas de macarrones vencidos; como 10 bolsas de arroz, apenas para alimentar un ejército; bolsitas de frijoles en cada rincón; tinta de pasteles; medicinas vencidas; galletas aplastadas y un galón gigante de condimento.

            Si todo hubiese estado en buen estado creo que en ambas despensas contenían unos US$2 mil estancados.

            6 consejos

            Después de entrar en razón, decidimos tomar algunas medidas que nos permiten tener lo suficiente, lo necesario y ahorrar dinero. Se las comparto:

1) Primero hicimos un menú. El nuestro es de unas 16 semanas. Con esta idea no solo variamos los alimentos, sino que sabemos exactamente qué comprar. Así no se gasta más de lo necesario.

Menú de comidas para 16 semanas

2) Segundo, hacemos un chequeo semanal de todas las despensas para asegurarnos que haya lo suficiente para sobre vivir el mes completo. No más, ni menos de eso.

3) La tercer idea es que cuando vamos al súper procuramos ahorrar el 10%. Es decir, si tenemos de presupuestado gastar 100 mil colones, entonces ahorramos 10 mil colones. Así nos medimos más con los gastos y tenemos una buchaquita para un día de lujos y antojos.

4) Un día de lujitos. Como a todos nos gustan ciertas cositas y darnos ciertos gustitos, con el dinero que hemos venido ahorrando, designamos un día de lujos y antojos. Ese día cada uno de nosotros tiene derecho a comprar cualquier cosa que no esté dentro del menú aunque no sea costoso y poco nutritivo.

5) Tenemos un sistema de compras: No se asusten, no es nada complicado. Simplemente, compramos las cosas no perecederas (que no se vencen rápido) en lugares donde venden por volumen, pues las cosas salen más baratas y alcanzan para el mes. Las frutas, las verduras y algunas carnes las compramos, semanalmente, preferiblemente, en la feria o en granjas orgánicas.

6) Nunca vamos con hambre al súper.  Cuando vas con hambre se te antoja todo y no precisamente lo más nutritivo. Así que mejor anda con la pancita llena y el corazón contento.

7) Y la sétima idea te toca a vos compartírmela para ir enriqueciendo cada post. Contámela a través de mi blog o a través de mi correo: monica@acoyolpartidocoyolcomido.com

Aquí va la sétima idea de un fiel lector:
7) En el última entrada 6 ideas para Ahorrar en el Súper hecha en su blog, nos motiva a proponer ideas, por este motivo le escribo y quiero compartirle un consejo que en lo personal me ha funcionado para el mejoramiento de las finanzas personales, el cual es dejar de último los pasillos en donde los supermercados nos promocionan productos que no son de primera necesidad, con esto evitamos comprar cosas que no necesitamos, ya que cuando dejamos de último estos pasillos, ya nuestro carrito va lleno y uno lo piensa más en agregar algo innecesario ya que hay un efecto psicológico de que ya debemos pagar bastante por ese carrito, eso nos puede ayudar.
 

Y Por favor, bajá mi PodCast en I Tunes: Consejos Prácticos para tu Bolsillo y recibe lecciones de finanzas personales. Compartilo con tu círculo de influencia.

Como decimos los ticos, el aguinaldo es un alegrón de burro porque si bien, su llegada nos pone muy felices, en menos de un mes, la mayoría de las familias, no tendrán ni un cinco.
Este año organice muy bien cada dolarcito. Es más, si se suscribe a este blog, hoy mismo, recibirá GRATIS una guía para hacer uso inteligente de su aguinaldito.
Solo póngase a pensar ¿cuánto dinero ha pasado por sus manos en sus años laborales?. Ahora, contésteme esta pregunta: ¿Dónde está ese dinero?, es más…¿cuánto le queda de lo que recibió el año pasado?.
Hágale números. En Costa Rica, por ejemplo, el salario mínimo de una empleada doméstica es de US$292 mensuales. Supongamos que usted recibe US$300 mensuales y trabajó un año completo, significa que en diciembre recibirá otros US$300. Ese es su aguinaldo.
Piense en los siguientes escenarios, basado en un salario de US$300:

  • Si durante los últimos 5 años usted hubiese ahorrado el 15% de su aguinaldo, para su jubilación, en este momento, su yo viejito tendría: US$225 ahorraditos.
  • Si en los últimos 5 años usted hubiese guardado el 30% de ese treceavo salario para comprarse unos muebles nuevos. Hoy tendría casi US$1.000 para irse de compras y SIN deudas!!!!
  • Se lo pongo más bonito: si este año usted guarda el 90% de su aguinaldo en un fondo de inversión (que paga un 2% en dólares), para el 2018 tendrá US$275 con este dinero puede: irse de compras, adquirir un tiquete de avión; una promoción vacacional o simplemente, una buena salidita a comer, una buena cartera; algunos pares de zapatos nuevos; lindos regalos para sus hijos y todo esto SIN DEUDAS.

No sea tonto, esta vez, mida muy bien cada cinco y no deje la publicidad decida por usted. Tenga paciencia. Al fin y al cabo por qué quiere satisfacer todos sus gustos de una buena vez.
Suscríbase a este blog y reciba nuestra guía GRATIS de cómo invertir el aguinaldo de manera inteligente. Comparta esta publicación con su círculo de influencia y escuche nuestras lecciones por I tunes en el Podcast: Consejos Prácticos para su Bolsillo.

Las monedas virtuales como los bitcoins  no tienen  respaldo alguno de organismos serios ni aquí en Costa Rica ni en ninguna parte del mundo por eso no puede obligarse a nadie a aceptarlas como medio de pago para transacciones de bienes o servicios.
Y si alguien pretende usarlas como inversión, esperando recibir intereses, y hacerlo desde su computador, es bajo su propio riesgo.
Así lo advirtió el Banco Central de Costa Rica y sus ODM. » Una vez analizada la evolución que presentan las criptomonedas como el bitcoin y otras similares y con el objetivo de evitar confusiones con respecto a los mercados financieros, de valores, de seguros y de pensiones, así como las casas de cambio, agentes de remesas, sectores económicos y público en general, sobre los riesgos asociados a su adquisición. El BCCR advierte que las criptomonedas no tienen ningún respaldo», dice el comunicado emitido por el BCCR.
«De igual manera, al no ser emitidas por un banco central extranjero no pueden ser consideradas como moneda o divisa extranjera bajo el régimen cambiario, razón por la cual no están cubiertas por la seguridad que ofrece la intermediación cambiaría ni la libre convertibilidad de la moneda, consagrada en los artículos 48 y 49 de la Ley Orgánica del Banco Central, aclaró el Ente Emisor de Costa Rica.
Estas monedas virtuales no pueden considerarse como un medio de pago fidedigno. No gozan con el respaldo de ningún Estado. Así que su efectividad o uso como medio de pago no puede ser garantizado, prácticamente, en ninguna economía.
 
 

A todos nos encanta ir de compras. Sí, aunque no parezca y no lo crean a mi también. Amo gastar y gastar.

Pero es más delicioso cuando no nos endeudamos. Cuando nos hemos preparado, con suficiente tiempo, para ese gran día.

Todas las compras pueden ser inteligentes si cumplen los siguientes requisitos:

[iframe style=»border:none» src=»//html5-player.libsyn.com/embed/episode/id/5722532/height/100/width/480/thumbnail/no/render-playlist/no/theme/custom/tdest_id/532270/custom-color/#87A93A» height=»100″ width=»480″ scrolling=»no» allowfullscreen webkitallowfullscreen mozallowfullscreen oallowfullscreen msallowfullscreen]
Check out this episode!