Si no cuidas los recursos de la empresa para la que trabajas, si te llevas los lapiceros y las hojas de tu oficina para la casa no esperes tener tu negocio propio.
Dios en Su Palabra establece el principio de mayordomía. Es decir, quien es fiel en lo poco también será fiel en lo mucho. y Quien es  infiel en lo poco, será infiel en lo mucho. Además, El Todo Poderoso agrega que quien es fiel con las riquezas ajenas tendrá las suyas propias.
Este principio lo podemos aplicar, no solo al cuido del dinero, sino de todas las posesiones que tenemos. No esperes prosperidad si tienes las gavetas de tu cuarto desordenadas, si los zapatos están tirados debajo de la cama y sucios; no esperes que Dios mejore tu condición económica si no cambias el cepillo de dientes desde hace un año; si tu coche da asco; si en los  cajones de tu cocina te puedes encontrar desde galletas hasta frutas podridas.
Comienza YA MISMO a ser fiel con las cosas (muchas o pocas) que Dios te ha concedido. La clave está el orden y la limpieza. Si quieres profundizar en el tema, contáctame a demigconsultores@gmail.com y pregunta por nuestros cursos de finanzas personales.

Sé que tienes dudas de por dónde comenzar a tener orden en tus finanzas. Yo también pasé por eso. Mira, te voy a dar algunos consejos que me funcionaron muy bien y sé que le han servido a millones de familias en Latinoamérica.

  1. Lo primero que debes hacer es recopilar toda la información posible de tus gastos. Toma una caja de zapatos y comienza a guardar absolutamente todos los recibos. Si compraste unos tacos en la esquina o una empanada y no te dieron factura anota ese gasto en un papel.
  2. Haz ese mismo ejercicio durante un mes completo. Entre más información mejor. Luego, pide a alguien que te cuide a los niños un fin de semana y comienza a clasificar todo ese papelero en categorías (vestimenta, alimentación, transporte, vivienda, entretenimiento, salud, reparaciones, educación, etc).
  3. Ahora totaliza tus gastos. Compáralos con los ingresos. Como diría mi mentor, Andrés Panasiuk, si esa diferencia te sale positiva sos de otro planeta.
  4. Una vez que tienes el panorama claro comienza a recortar gastos de forma tal que éstos se acomoden a tus ingresos.

A veces el proceso  de socarte la faja es doloroso. Debes tener carácter y firmeza para rechazar tentaciones (salidas con amigas, unos bellos zapatos, el vestido en promoción).  Con el tiempo ese esfuerzo traerá su recompensa.
Apégate a tu nuevo presupuesto. Escríbelo en todas partes. Haz un compromiso con alguien de confianza de que los vas a seguir al pie de la letra.
Buena suerte, si tienes dudas escríbeme a mi correo: demigconsultores@gmail.com

Si te acabas de quedar sola, sin esposo o enviudaste o simplemente el irresponsable ése se fue con otra… lo primero que debes hacer es respirar profundo. No entres en pánico. Sigue los siguientes consejos al pie de la letra:

  1. Haz una lista de todos tus gastos.
  2. ¿Cuáles son tus ingresos disponibles?
  3. Una vez que tienes el panorama completo de tus gastos y tus ingresos. Asómate en el closet y analiza qué puedes vender. Vende todo lo que puedes convertir en dinero en efectivo ya mismo. Eso te ayudará por unas semanas.
  4. Cómprate una tijera bien grande y comienza a recortar gastos y gastos (comidas afuera, meriendas rápidas, peajes, parqueos, cafés, regalos de cumpleaños, el cable, el gimnasio, menos tintes, por ahora, no hay superfoods, no más ropa nueva), etc.
  5. Ajusta tus gastos a tus ingresos y si aún así no sales, deberás buscar un ingresito extra por un tiempo.
  6. Haz un fondo de emergencia de US$500 a US$1.000.
  7. Después del fondo de emergencia apúrate a pagar TODAS las deudas.
  8. Es hora de comenzar a guardar platica para tu jubilación. Al menos, un 15% de tus ingresos.

http://acoyolpartidocoyolcomido.libsyn.com/podcast_n_13-te-quedaste-sola-y-ahora
Ante todo mantén la calma. La tormenta pronto pasará y si estás lista, económicamente, el impacto será menor.

Y Recuerda: ¡Organízate y Se Libre!