Probablemente usted haya adquirido durante su vida, al menos, una deuda. Estoy segura de que no tiene más de US$5000 en una cuenta por si le sucede una emergencia y menos aún tiene ahorros para su fondo de jubilación fuera de la pensión obligatoria.
Como padre de familia sueña con que sus hijitos sean profesionales, vivan en un barrio bien lindo, tengan el mejor carro, la mejor casa y se conviertan empresarios exitosos. Todo eso puede ser real si les da las pautas necesarias.
Qué paso con usted?… es muy fácil, sus papás nunca le desarrollaron su inteligencia financiera, no a la manera de Kiyosaki, sino a la manera que Dios planeó. Pero no se frustre. La realidad financiera de sus retoños puede ser totalmente diferente a la suya si aplica los siguientes consejos:
1) Deles un salario o mesada. Pero no le de dinero de gratis. Es decir, solo por sus hermosas caritas, sino porque tienen que cumplir ciertas obligaciones en la casa (cortar el zacate, regar las matas, recoger hojas secas, limpiar ventanas y muebles, lavar trastes, etc).
2) Enséñeles a distribuir ese dinero en tres partes: Dar, Guardar y Gastar. Al principio pueden distribuirla en partes iguales.
3) Tenga una conversación sabia con sus hijos (si son mayores de 8 ellos le entenderán perfectamente). Explíquenles las malas decisiones financieras que han tomado durante toda su vida.
4) Grafíquele las pautas que deben seguir para no hacer lo mismo que usted:

  1. a) Vivir bajo un plan de gastos.
  2. b) Vivir libre de deudas. Si no tienen dinero para comprar algo entonces NO se compra.
  3. c) Tener un fondo de emergencia. Este le permitirá solventar sus necesidades más urgentes sin tocar su entrada constante de dinero.
  4. d) Ahorrar para metas de corto, mediano y largo plazo.

5) Es importante que aproveche cada momento para explicarles conceptos como oferta y demanda, la escasez de los recursos y su uso eficiente.
6) Le recomiendo juegos de inteligencia financiera.
Para mayor detalles contáctenos. Realizamos talleres para chicos y adolescentes. Síganos en Facebook. www.facebook.com/acoyolpartidocoyolcomido

Tengo una amiga que pasa sus tardes de tienda en tienda, todo se lo mide, lo compara, lo prueba y deja a las pobres muchachas desesperadas con TOOODA la ropa en los probadores y después de ir, a no menos de 32 tiendas, finalmente, va contenta con los mejores precios (según ella) y con las gangas de la época.
En la tarde, mientras sus chicos hacen tareas, ella navega en Internet buscando ofertas y ¡¡exclusividades!!… constantemente, hace números, cálculos, y sueña con esto, lo otro… aquello para la casa, esto para los chicos… aquel detalle para sus amigas… esto para su mamá, etc, etc, etc. Yo diría que el 85% de su tiempo, mientras está despierta está pensando en comprar.
El problema viene cuando le toca ¡¡¡pagar!!!!!… y continuamente tiene discusiones con su esposo porque ella no tiene control sobre la tarjeta y menos sobre sus impulsos.
Si la historia se le hace conocida y usted se identifica con mi amiguita, déjeme decirle que usted está enfermo (a).
NO ES BROMA
Sí, es una enfermedad y se llama falta de dominio propio o descontrol. Y es probable que usted también se descontrole con los alimentos, con sus pasiones. Es más, usted no tiene límites y posiblemente cuando era pequeño sus papás le dejaron hacer absolutamente de todo y peor aún le complacieron todos sus berrinches.
La gastadera descontrolada provoca: divorcios, estrés, enredos mentales, enfermedades psicosomáticas, depresión, ira, aburrimiento, falta de concentración en el trabajo, insomnio, males gástricos, nerviosismo y en casos extremos el suicidio.
Al igual que muchas otras enfermedades conductuales ésta también tiene solución. Si sigue estos pasos como una medicina, le aseguro que su vida será más bonita y su billetera dejará de sufrir.
            Paso a Paso
Comprométase con estas recomendaciones, dadas por Crown Financial Ministries:
La gente necesita aprender a manejar la cosa más pequeña que Dios ha puesto bajo su autoridad: su dinero.
1) Establezca la autodisciplina: Antes de ir de compras haga una lista de las cosas que quiere. Ponga un límite de tiempo de cantidad de tiendas. Aférrese a la lista.
2) Apéguese a un límite de dinero: “cada compra debe considerarse teniendo en cuenta el presupuesto establecido. Se debe evitar la compra impulsiva de cualquier artículo que no esté en su lista y menos presupuestado. Especialmente, si no tiene el efectivo para pagarlo de contado.
3) Si tiene problemas con el dinero, mejor aplique “tijereta p tu tarjeta”. Córtelas, devuélvalas. No salga con ellas.
4) Rinda cuentas a alguien: Busque a una persona de confianza que le ayude con el problema. Obviamente, un amigo o familiar de confianza y muy disciplinada con el dinero. Además, que tenga un matrimonio ejemplar y de muchos años. Eso dice cosas muy buenas de esa persona, pues en el mundo de hoy se necesita carácter para sostener una familia.
5) Si tiene deseos de comprar algo espérese una semana más. Y cuando llegue el momento, posponga esa decisión otra semana más. Y así hasta que su impulso desaparezca.
6) Manténgase ocupado en cosas productivas o que le han estar relajado.
7) Ore mucho y ponga su debilidad en manos del Todo Poderoso. Jesús es la gran solución a todos nuestros problemas.

A penas estás en enero y ya tenés dispuesto el aguinaldo del próximo año y pasás todo tiempo pensando en cómo lo vas a gastar. Te hago la siguiente pregunta: de todos los aguinaldos que has recibido en tu vida ¿cuánto dinero tenés invertido para tu jubilación, para una emergencia o por si te morís antes de que tus hijos entren a la universidad?… podría apostar (aunque no creo en las apuestas) a que no hay un cinco guardado. Todo se fue como espuma de jabón.
Es hora de poner un alto en esa forma de devorarte la plata, de dar rienda suelta a ese espíritu insaciable.
Una persona que ha devengado, en promedio, un salario mensual de 550 mil colones, en los últimos cinco años y suponiendo que hubiese ahorrado el 50% de sus aguinaldos, tendría en este momento 1.375.000 colones. Eso sin contar ganancias por intereses. ¿Dónde están tus aguinaldos?
Cámbiese el chip
Piénselo muy bien… ese dinero le costó mucho esfuerzo, trabajo, madrugadas, colerones, desveladas, lágrimas, pleitos y sudor para que se lo dispare como si le hubiese llovido del cielo. Cambie su mentalidad, el aguinaldo NO es para gastar.
Para que no le suceda lo mismo este año aquí van algunos consejos. Distribúyalo, porcentualmente, de la siguiente forma:
1) Si tiene deudas, utilice el 80% de su aguinaldo en pagarlas. Pague primero las más pequeñas. Y si son en tarjetas de crédito, las que tienen el interés más alto de primero.
2) Un 15% ahórrelo. Este dinero lo va a guardar en una cuenta de ahorro (eso no gana nada, pero al menos, no se lo va a gastar). Si son más de US$500 entonces piense en invertirlo en un fondo de inversión de mediano o largo plazo.
3) El 5% restante lo puede usar en los regalitos de navidad. Pero, únicamente, en sus familiares muy muy muy cercanos. A los demás, les invitamos a un cafecito, un fuerte abrazo, un te amo y listo.
Si no tiene deudas aquí van algunas ideas:
1) 20% para ahorro de largo plazo. Este dinero será Intocable. Es para una emergencia.
2) Un 10% para la cuesta de enero. Yo no creo en esa cuesta, en nuestros cursos enseñamos a aplanarla. Pero, mientras se matricula en nuestros talleres, enfréntela.
3) Un 40% para el pago de las escuelas y universidades de sus hijos.
4) Un 15% para algunos arreglitos de la casa, el carro o ambos.
5) Un 5% para los regalos y fiestas navideñas. Éstos no deberían salir de su aguinaldo. En nuestros talleres le enseñamos a salir de las compras de navidad mucho antes de diciembre. Pero, mientras se matricula, no compre por impulso, camine, compare y compre.
6) El 5% restante para darse un gustito, aunque sea un helado.
Aquí no pongo marchamos, impuestos territoriales u otras obligaciones tributarias, porque todos éstos deberían salir de su salario regular. Si no es así, entonces disminuya el 15% de los arreglitos de la casa y el 10% para la antojadiza cuesta de enero y úselos para esos pagos. Ya lo sabe, para el 2016, prepárese desde enero, con un ahorro para marchamos e impuestos.

Gustos, necesidades y deseos

Mi mentor, Andrés Panasiuk, fundador del Instituto para la Cultura Financiera, dice que antes de distribuir el dinero, primero haga una lista de todas las cosas en las que podría gastar ese 15% sugerido, anteriormente, para arreglos de casa y carro : arreglo de canoas, pintura, compra de muebles, cambiar el carro, cambiar puertas, arreglo de compensadores, etc.
Una vez que tenga clara esa lista distribuya cada rubro en las siguientes categorías: necesidades, gustos y deseos.
                        Necesidades: Son aquellas cosas fundamentales para enfrentar el año que viene. Por ejemplo, la ropa para trabajar, las goteras de su casa.
            Gustos: Son aquellas cosas necesarias pero de mejor calidad. Por ejemplo, una necesidad puede ser un carro. Un gusto es sea un BMW.
Deseos: Son caprichitos. Por ejemplo, unas vacaciones en la playa, una ida de compras a Miami, una pantalla plana, etc. Si estos deseos están presupuestados y estás libre de deudas, puedes darte tus lujos sin ningún remordimiento. El problema viene cuando te endeudas o dejas de pagar la escuela de tus hijos solo para satisfacer tus caprichos.
Primero satisfaga sus necesidades, luego los gustos y si aún queda dinero puede entrarle a los caprichos. Repito, si tiene deudas apunte todos sus esfuerzos en salir de ellas y comenzar el 2016 LIBRE DE DEUDAS!!!!
Como dice Andrés Panasiuk: “Cuide de sus cincos que los pesos se cuidan solos”.
Tenemos talleres para empresas y familias. Consúltenos a demigconsultores@gmail.com

Para algunos no tener casa propia es toda una tortura existencial. Pero esta decisión podría convertirse en una completa pesadilla que puede acabar con tu matrimonio, tu salud y hasta con tu modo de andar si no se hace correctamente.
El libro Cómo Compro Inteligentemente de Andrés Panasiuk, mi mentor, señala muchos principios básicos antes de dar este importante paso. A continuación algunos de ellos:
http://acoyolpartidocoyolcomido.libsyn.com/podcast_n_12-comprar-casa-la-decisin-ms-tonta-o-la-ms-inteligente
Los pasos que debes dar son:
1) Análisis presupuestario. El gran error que cometen las familias es ir a ver casas sin saber cuál es su disponibilidad real de crédito y de dinero para el pago de la propiedad. Así, se enamoran de una vivienda y son capaces de empeñar hasta su alma con tal de comprarla. Para evitar ese error el proceso de compra debe iniciar con la ejecución de un buen plan de control de gastos. Y será ese plan el que guiará la decisión.
El dinero máximo que deberías gastar para tu vivienda es el 35% de tus ingresos disponibles (después de impuestos y ofrenda). Esa cantidad incluye la hipoteca o el alquiler, impuestos, seguros, agua, electricidad, cable, teléfono, mantenimiento de áreas comunes, internet y todo lo relacionado con el inmueble.
Jamás te permitas que ese porcentaje llegue o supere el 40%. Eso es igual que ponerte una soga al cuello.
2) Confirmación de la capacidad crediticia: En Costa Rica y en mucho otros países, cada persona tiene una puntuación de acuerdo a su capacidad crediticia. Es decir, es su historial de cumplimiento de compromisos con entidades reconocidas. Esta información la puede obtener en la Superintendencia General de Entidades Financieras (SUGEF) . Para ingresar a su expediente debe tener una firma digital. ‘
La entidad debe calificar, individualmente, a los deudores en una de las ocho categorías de riesgo, las cuales se identifican con A1,A2,B1,C1,C2,D y E, donde la primera (A1) es la menor riesgo y la categoría E es la de mayor riesgo para la institución que presta.
3) Préstamo pre aprobado: Una vez que conoce su capacidad de crédito diríjase al banco que le ofrece la mejor opción y solicite un préstamo pre aprobado. Esto para asegurarse de que tiene el dinero. “No salga a mirar casas si no tiene el dinero en la mano, o por lo menos un préstamo pera probado”, asegura Andrés Panasiuk. Compare bancos y evalúe todas las opciones disponibles para ese fin. Endéudese solo en la moneda de sus ingresos. Es decir, si gana colones en colones y si gana dólares puede endeudarse en esa moneda.
4) Haga una lista de las cosas que quiere tener en su casa: Por ejemplo, si tiene o no cochera, jardín, terraza, tres cuartos, baños, centros comerciales cercanos, distancia de la escuela y los trabajos, etc.
5) Ahora compare su lista con las opciones disponibles de acuerdo a su presupuesto. Busque en los periódicos, ofertas, Internet, Corredores de Bienes Raíces. Todos los medios posibles para salir a buscar su casa.
6) Hora de comprar: Ya teniendo el presupuesto, el dinero pre aprobado, sus necesidades claras, vaya y busque la casa de sus sueños sin ningún remordimiento ni incertidumbre.
Cuidado!!! Alerta con lo siguiente:
En general, los bancos realizan el siguiente análisis: multiplican su salario total mensual por 0,28%, aproximadamente, para prestarle la mayor cantidad de dinero que se pueda. Ese es su negocio.
Mejor sea conservador y esté seguro de que su familia tiene el dinero, no solo para pagar la hipoteca, sino para ahorrar, educar a sus hijos, para comprarles ropa, mantener la casa, y el resto de gastos necesarios en un hogar. Así que no se embarque.
1) En una hipoteca de 30 años se durará casi 24 años en bajar la hipoteca a la mitad de la cantidad de dinero que se solicitó originalmente.
2) En los primeros 15 años, menos del 20% de los pagos se aplicarán al principal.
3) En los primeros 7 años, el 91% de los pagos se aplicarán a los intereses.
4) En una hipoteca a 30 años, los dueños pagarán 3 veces y medio el valor de su casa.
 
            Cuidado con la letra menuda
Los aspectos anteriores son cosas que el “asesor” crediticio nunca le va a decir. Es más, es muy probable que tampoco lo sepa. Por eso, es importante, que antes de solicitar un préstamo para vivienda, asegúrese de tener claro los siguientes aspectos:
1) Que no haya multa por pronto pago.
2) Que el plazo a pagar no sea mayor a 15 años.
3) Si la opción anterior no es válida para el mercado costarricense, entonces, asegúrese de llevar, al menos, un 35% de prima y no un 20% como lo solicitan las entidades.
4) Haga todos los pagos adicionales posibles para salir de su deuda en el menor tiempo posible y ahorrarse millones en intereses. Así por ejemplo, al pagar US$25 extra cada mes a una tasa fija a 30 años, en una hipoteca de US100 mil, al 7%, los dueños se ahorrarán US$18 mil en intereses y acortarán el plazo del crédito a 3 años. Del mismo modo, si se pagaran US$100 adicionales cada mes, la deuda podría reducirse 10 años, ahorrando más de US$60 mil en intereses.
Opciones en el sistema bancario nacional
Banco Popular: Para un crédito en colones trabajan con una tasa del 10,25%. Y en dólares una tasa fija del 7,75% durante tres años. Esta institución ofrece la posibilidad de realizar el crédito a 15 años. Ellos cobran un 3% de multa por pagos anticipados, pero únicamente en los primeros 5 años del crédito. Después de ese período usted puede hacer aportes extraordinarios.
Banco Nacional: En este momento, la entidad solo ofrece créditos para vivienda a 30 años. Pero, cabe la opción de negociar el plazo, primero, realizan un estudio de la capacidad de pago del cliente. Cobran una multa del 2,50% del monto del crédito, en ese momento, si se cancela antes de la mitad del tiempo establecido.
Banco de Costa Rica: Este banco solo trabaja con créditos a 30 años para todos los usos. Además, cobran un 2% sobre el monto del crédito por gastos de formalización y una penalidad del 3% por pagos anticipados en créditos superiores a los US$10 mil. La multa solo aplica durante los primeros 5 años del préstamo. También, exigen un seguro de desempleo para personas asalariadas y que sean empleados permanentes.
Una vez finalizada la obra (construcción) el cliente deberá cancelar la suma de US36 por inspección pericial.
Bac San José: Este Banco da un plazo máximo de 20 años. Y a una tasa e interés del 7,25% en dólares. Entonces, si usted quiere solicitar un préstamo por US$100 mil, deberá tener un ingreso familiar, mínimo, de US$1.556.

Libros, historias, documentales, cursos y miles de estrategias están diseñadas para quienes quieren convertirse en millonarios y ojalá de la noche a la mañana.
Pero, realmente te has puesto a pensar ¿qué significa ser millonario? y para ¿qué quieres serlo?… sabías que el 90% de las personas que se ganan la lotería el dinero no les dura más de 3 años y generalmente se les evapora.
El problema de los seres humanos es que pensamos que si somos ricos vamos a ser más felices, más plenos o, al menos, podríamos irnos de viaje por todo el mundo y tener una preciosa manción de tres pisos y cientos de hectáreas. Pero, realmente eso te haría feliz?
Las riquezas sí ayudan
Claro! No voy a satanizar las riquezas económicas. Definitivamente, es más divertido tener dinero que no tenerlo. Tienes acceso a miles de facilidades, beneficios, lujos y otros placeres.
Pero la riqueza en realidad es todo aquello que Dios nos confía: nuestro tiempo, talentos, tesoros.
El polémico libro de la Biblia dice en el libro de Proverbios 10:22 que “La bendición de Jehová es la que enriquece, y No añade tristeza con ella”. Significa que efectivamente, puedes tener muchas posesiones, pero si éstas están añadiendo tristeza sobre tristeza, en realidad no sos millonario. Y tampoco estás siendo bendecido.
El problema está en darle al dinero un lugar incorrecto en nuestra vida. Es necesario que trabajes, que seas diligente e inclusive que tengas aspiraciones. Lo que no es correcto es que te afanes, te enfermes, te endeudes y pierdas a tu familia con tal de conseguir más y más.
El gran problema está en tu actitud frente a las riquezas. En sí éstas no son malas. De hecho, Dios nos las da para que las disfrutemos, el problema está vivir disconforme con lo que tenemos, sea mucho o sea poco.
Esa inconformidad nos lleva enviciarnos, a una gran trampa de exclavitud, el endeudamiento. Y cuando menos te percatas estás ahogado en deudas y haciendo malabares para salir de éstas y caes en otras nuevas.
Entonces, ¿quién es realmente millonario?: aquel que sabe disfrutar de todas las circunstancias económicas de su vida. Que sabe vivir con órden en sus finanzas. Es millonario quien ha aprendido a vivir en en la escacez y en la abundancia, quien sabe disfrutar en lo mucho o en lo poco.
Es millonario quien a pesar de tener solo pan, huevos y café vive feliz, sin quejas, sin estrés, sin endeudamientos insanos. Si quieres aprender a ser millonario, contáctanos y matricúlate en nuestros cursos. demigconsultores@gmail.com.

Si no cuidas los recursos de la empresa para la que trabajas, si te llevas los lapiceros y las hojas de tu oficina para la casa no esperes tener tu negocio propio.
Dios en Su Palabra establece el principio de mayordomía. Es decir, quien es fiel en lo poco también será fiel en lo mucho. y Quien es  infiel en lo poco, será infiel en lo mucho. Además, El Todo Poderoso agrega que quien es fiel con las riquezas ajenas tendrá las suyas propias.
Este principio lo podemos aplicar, no solo al cuido del dinero, sino de todas las posesiones que tenemos. No esperes prosperidad si tienes las gavetas de tu cuarto desordenadas, si los zapatos están tirados debajo de la cama y sucios; no esperes que Dios mejore tu condición económica si no cambias el cepillo de dientes desde hace un año; si tu coche da asco; si en los  cajones de tu cocina te puedes encontrar desde galletas hasta frutas podridas.
Comienza YA MISMO a ser fiel con las cosas (muchas o pocas) que Dios te ha concedido. La clave está el orden y la limpieza. Si quieres profundizar en el tema, contáctame a demigconsultores@gmail.com y pregunta por nuestros cursos de finanzas personales.

Sé que tienes dudas de por dónde comenzar a tener orden en tus finanzas. Yo también pasé por eso. Mira, te voy a dar algunos consejos que me funcionaron muy bien y sé que le han servido a millones de familias en Latinoamérica.

  1. Lo primero que debes hacer es recopilar toda la información posible de tus gastos. Toma una caja de zapatos y comienza a guardar absolutamente todos los recibos. Si compraste unos tacos en la esquina o una empanada y no te dieron factura anota ese gasto en un papel.
  2. Haz ese mismo ejercicio durante un mes completo. Entre más información mejor. Luego, pide a alguien que te cuide a los niños un fin de semana y comienza a clasificar todo ese papelero en categorías (vestimenta, alimentación, transporte, vivienda, entretenimiento, salud, reparaciones, educación, etc).
  3. Ahora totaliza tus gastos. Compáralos con los ingresos. Como diría mi mentor, Andrés Panasiuk, si esa diferencia te sale positiva sos de otro planeta.
  4. Una vez que tienes el panorama claro comienza a recortar gastos de forma tal que éstos se acomoden a tus ingresos.

A veces el proceso  de socarte la faja es doloroso. Debes tener carácter y firmeza para rechazar tentaciones (salidas con amigas, unos bellos zapatos, el vestido en promoción).  Con el tiempo ese esfuerzo traerá su recompensa.
Apégate a tu nuevo presupuesto. Escríbelo en todas partes. Haz un compromiso con alguien de confianza de que los vas a seguir al pie de la letra.
Buena suerte, si tienes dudas escríbeme a mi correo: demigconsultores@gmail.com

Si te acabas de quedar sola, sin esposo o enviudaste o simplemente el irresponsable ése se fue con otra… lo primero que debes hacer es respirar profundo. No entres en pánico. Sigue los siguientes consejos al pie de la letra:

  1. Haz una lista de todos tus gastos.
  2. ¿Cuáles son tus ingresos disponibles?
  3. Una vez que tienes el panorama completo de tus gastos y tus ingresos. Asómate en el closet y analiza qué puedes vender. Vende todo lo que puedes convertir en dinero en efectivo ya mismo. Eso te ayudará por unas semanas.
  4. Cómprate una tijera bien grande y comienza a recortar gastos y gastos (comidas afuera, meriendas rápidas, peajes, parqueos, cafés, regalos de cumpleaños, el cable, el gimnasio, menos tintes, por ahora, no hay superfoods, no más ropa nueva), etc.
  5. Ajusta tus gastos a tus ingresos y si aún así no sales, deberás buscar un ingresito extra por un tiempo.
  6. Haz un fondo de emergencia de US$500 a US$1.000.
  7. Después del fondo de emergencia apúrate a pagar TODAS las deudas.
  8. Es hora de comenzar a guardar platica para tu jubilación. Al menos, un 15% de tus ingresos.

http://acoyolpartidocoyolcomido.libsyn.com/podcast_n_13-te-quedaste-sola-y-ahora
Ante todo mantén la calma. La tormenta pronto pasará y si estás lista, económicamente, el impacto será menor.

Y Recuerda: ¡Organízate y Se Libre!